PIB de Colombia crecería entre 4,3 y 4,6 por ciento

Según el BM, este será el crecimiento del país para el 2014. La entidad bajó su pronóstico para Latinoamérica y el mundo.

El BM había dicho en abril que esperaba un crecimiento del PIB regional de un 2,3 por ciento.

Leonardo Castro

El BM había dicho en abril que esperaba un crecimiento del PIB regional de un 2,3 por ciento.

POR:
junio 11 de 2014 - 12:08 p.m.
2014-06-11

El Banco Mundial (BM) moderó su previsión para América Latina y el Caribe en 2014 a un 1,9 por ciento, pero anticipó que la expansión regional comenzará a fortalecerse a partir del próximo año, gracias a una recuperación de los países avanzados que fomentará las exportaciones de la región.

El organismo multilateral había dicho en abril que esperaba un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) regional de un 2,3 por ciento, lo que ya suponía una desaceleración frente a la expansión del 2,4 por ciento de 2013.

El BM atribuyó la ralentización de la actividad a una serie de efectos como la debilidad de la economía de Estados Unidos durante el duro invierno boreal, el menor crecimiento de China y un reciente aumento de impuestos en México.

Los pronósticos apuntan a que la economía de Brasil, la mayor de la región, crecerá un 1,5 por ciento este año, mientras que la de México se expandirá un 2,3 por ciento. En tanto, Argentina y Venezuela se estancarían.

No obstante, el banco espera que la economía de América Latina y el Caribe se acelere en 2015, a un 2,9 por ciento, por un fortalecimiento de las economías desarrolladas y mejores condiciones para las exportaciones.

"La depreciación de las monedas locales en gran parte de la región ayudará a los países a obtener una mayor participación en el mercado a medida que se acelera el crecimiento del comercio mundial", dijo el reporte.

Advirtió del riesgo de un lento crecimiento en el largo plazo a menos que se tomen medidas que mejoren la productividad. El Banco Mundial entregó los pronósticos para la región como parte de su reporte semianual Perspectivas para la Economía Global.

Andrew Burns, principal autor del reporte, dijo que los mercados emergentes aún no habían asimilado el endurecimiento monetario previsto en las economías más ricas. "La verdadera preocupación recae en lo que pasará en el 2015 y el 2016", dijo Burns, y añadió que las naciones en desarrollo debían tomar más medidas para abordar los problemas estructurales que están rezagando la expansión de sus economías.

Este sería el tercer año consecutivo en que las economías de países emergentes se expandirían a una tasa menor al 5 por ciento, un factor que ha contribuido al aumento del ratio de deuda respecto al PIB que podría dejar a esas naciones más vulnerables, dijo Burns.

"Aunque la situación en las naciones en desarrollo es bastante buena (...) No es la clase de crecimiento que vamos a necesitar si queremos lograr los avances sólidos para reducir la pobreza que estamos esperando", concluyó el funcionario.

La entidad también recortó su previsión de crecimiento para la economía mundial, argumentando que una combinación de eventos, desde la crisis en Ucrania hasta el gélido invierno que afectó a Estados Unidos, han perjudicado la expansión durante la primera mitad del año.

La institución que lucha contra la pobreza pronosticó que la economía mundial crecería un 2,8 por ciento este año, menos que su proyección de enero del 3,2 por ciento, pero expresó su confianza en que la actividad ya estaba ganando solidez.

En su reporte semianual dijo que las tensiones entre Ucrania y Rusia afectaron la confianza a nivel general.

El BM espera que el crecimiento se acelere más tarde este año, a medida que las economías más avanzadas se recuperan. Mantuvo sin cambios sus previsiones de expansión para los próximos dos años en 3,4 por ciento y 3,5 por ciento, respectivamente. Las estimaciones asumen que las tensiones en Ucrania persistirán este año pero no empeorarán.

RIESGOS PARA MERCADOS EMERGENTES

Una escalada en la crisis de Ucrania podría afectar más la confianza global y llevar a las compañías a aplazar inversiones, lo que impactaría a las economías en desarrollo en hasta 1,4 puntos porcentuales de crecimiento en el peor de los casos, dijo el banco.

"A los mercados y a los inversores no les gusta la incertidumbre", dijo Burns. "También está claro que existe un potencial de que la crisis en Ucrania se desarrolle o para que la situación se distienda", indicó.
Rusia y Ucrania están buscando resolver su disputa sobre los precios del gas, un asunto que está en el centro del conflicto entre los dos países. Un fracaso en el acercamiento podría retrasar iniciativas de paz que están ganando impulso tras semanas de violencia en el este ucraniano.

El Banco Mundial también sugirió la posibilidad de que se produzca volatilidad financiera en los mercados emergentes después de que la Reserva Federal estadounidense comience a subir las tasas de interés, reduciendo parte de la acumulación de liquidez en los mercados globales.

Reuters
 

Siga bajando para encontrar más contenido