Pico y placa en París por contaminación

Para compensar las molestias de no poder utilizar su propio vehículo y animar a no hacerlo a quienes cuentan con ese derecho, durante un día el transporte público fue gratuito en esta capital.

Autolib, el carro eléctrico.

Efe

Autolib, el carro eléctrico.

POR:
marzo 17 de 2014 - 11:57 p.m.
2014-03-17

París y sus suburbios limitaron ayer la circulación a la mitad de los vehículos por la elevada contaminación ambiental, que a menos de una semana de las elecciones municipales se convirtió en tema de campaña.

La nube de aire contaminado que cubrió el oeste de Europa, incluyendo parte de Francia, Alemania y Bélgica, justificó según las autoridades francesas las medidas drásticas adoptadas en París, sin precedentes desde 1997.

La restricción se levantó a la media noche de ayer, tras constatarse que disminuyó la concentración de partículas en el aire, resultantes de la combustión de motores e industrias, anunció el ministro de Ecología, Philippe Martin.

Unos 700 policías fueron desplegados en 60 puntos de control de la capital donde solo circularon vehículos con matrícula impar, salvo autorización especial.

Los automovilistas y motociclistas que circulaban con matrícula par debían abonar una multa de 22 euros si la pagaban de inmediato y 35 euros a partir de tres días después.

Según el primer ministro Jean-Marc Ayrault los automovilistas parisinos “aceptaron” las restricciones, comunes en otras ciudades contaminadas del mundo.

París está lejos de los récords mundiales de contaminación, ostentados por ciudades de Irán, India y Pakistán.

En Francia, el umbral de alerta se desencadena cuando hay más de 80 microgramos de partículas de 10 micras por metro cúbico.

Hay pocas grandes ciudades con una media anual dentro de los límites preconizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que es de 20 mcg/m3.

LANZAN VEHÍCULO ELÉCTRICO

El episodio de contaminación atmosférica que azota París, asfixiada desde hace una semana y sometida a medidas excepcionales para volver a la normalidad, ha convertido la nube de polución en el escaparate perfecto para el servicio de carros eléctricos y públicos de la capital francesa. El uso del llamado Autolib, un vehículo completamente eléctrico que desde 2011 completa la oferta de transporte público en París, ha registrado un aumento del 60 por ciento desde que la ciudad se encuentra en alerta ecológica.

AFP

Siga bajando para encontrar más contenido