Piden darle ‘dientes’ a la CAN contra la competencia desleal

En la Agenda Positiva, que el Tribunal del organismo busca que aprueben los países miembros, además hay normas de protección al consumidor, publicidad engañosa y denominaciones de origen.

La intención de la Agenda Positiva es eliminar escollos que hay actualmente para el intercambio comercial entre los países de la

Archivo particular

La intención de la Agenda Positiva es eliminar escollos que hay actualmente para el intercambio comercial entre los países de la

Internacional
POR:
marzo 12 de 2015 - 02:05 a.m.
2015-03-12

El Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) tiene serios indicios de empresas que se están repartiendo el mercado en distintos países de la zona, pero no ha podido combatir esta práctica que atenta contra la libre competencia, por la falta de una legislación común y de facultades para perseguir dicha conducta.

Este es uno de los puntos incluido en la llamada Agenda Positiva, donde están los cambios legislativos que quiere impulsar el organismo y que, de hecho, desde julio del año pasado están en manos de los gobiernos miembros (Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia) con el fin de ser discutidos.

El presidente del Tribunal, Luis José Díez Canseco, ha estado las dos últimas semanas en Colombia para participar en el Segundo Congreso Internacional de Derecho de los Mercados, que hizo la Superintendencia de Industria y Comercio, y el seminario Tendencias del Tribunal de Justicia de la CAN, que hizo la Asociación Colombiana de Propiedad Intelectual. Díez Canseco le explicó a Portafolio que el paso siguiente es que los cuatro ministros de Relaciones Exteriores le den el visto bueno al documento y le indiquen a la Secretaría de la CAN que prepare un borrador de acuerdo. Luego, se tendrían que reunir las comisiones técnicas.

“El Tribunal no tiene iniciativa legislativa, pero sí la capacidad de sugerir. Espero que estas sugerencias, que van por el bien del mercado y de la competencia, sean tenidas en cuenta”, dijo Díez Canseco.

El funcionario explicó que las cuatro naciones tienen niveles diferentes de desarrollo normativo, lo cual no garantiza una persecución eficiente a las prácticas contra la libre competencia. “Imagínese que Colombia y Perú tengan normas, pero Bolivia no: las empresas van a ser sancionadas en un país y no en el otro. De esta manera, se van a ubicar donde no haya castigo, que se van a constituir en ‘paraísos’”, indicó.

Añadió que aun si en cada uno hay normas, es posible que en unos la autoridad tenga un carácter más político que técnico y se afecten los fallos.

Por eso, la propuesta es homogeneizar las legislaciones y que el Tribunal de la CAN sea competente para dirimir casos con efectos transnacionales. Como ejemplo de la utilidad de este cambio, mencionó las investigaciones por cartelización de la Superindustria colombiana contra fabricantes de cemento, papeles, cuadernos y toallas higiénicas, entre otros, y que involucran a firmas con presencia regional, sin que se sepa si han incurrido en conductas similares en el resto de países.

PROTECCIÓN AL VIAJERO

La Agenda Positiva sugiere además mecanismos para que si una persona viaja a otro país, si compra algo y al retornar descubre alguna anomalía, pueda reclamar valiéndose de la coordinación de las dos autoridades de industria y comercio. Esto es más importante ahora que el abaratamiento de pasajes y la eliminación de visas produce un flujo turístico no visto antes.

Otra propuesta es homogeneizar lo relativo a etiquetas y rótulos, pues con normas disímiles como las actuales, cada que alguien exporta tiene que generar un empaque diferente, con un sobrecosto.

La tendencia de que la televisión por cable e internet no reconoce fronteras también hace urgente, según este juez, que se armonicen las reglas sobre publicidad. “Por ejemplo, aquí se han sancionado a empresas que prometen eliminar la calvicie sin que sea así, y de repente en otros países no los sancionan” debido a que tienen un estándar menos exigente contra los anuncios engañosos.

Finalmente, la Agenda Positiva contempla el reconocimiento común de las denominaciones de origen, llenando un vacío, pues, según Díez, ni la OMC es competente para reconocer este tipo de protección marcaria.

CONFLICTOS A DIRIMIR HAN AUMENTADO

Mientras en el pasado al Tribunal de la CAN no llegaban más de dos casos al año para dirimir conflictos, en el 2014 fueron más de 300 y en lo que va del 2015 van 150. El 90% son conflictos por propiedad intelectual, pero también por competencia desleal, pleitos laborales, arancelarios y tributarios. “Esto se atribuye al dinamismo que ha tomado el mercado, que hace que haya conflictos, y hay que resolverlos, lo cual es bueno, porque muestra que no es un mercado muerto”, anota Díez.

Este informó además que el año pasado el Tribunal dirimió 320 conflictos internacionales, siendo la tercera corte en resultados a nivel mundial.

Néstor Alonso López

Redacción Portafolio