‘Plan Draghi’ se robó el show en el Foro Económico Mundial

La noticia suscitó buenos comentarios de banqueros y sector privado, mientras que los académicos se mostraron escépticos sobre su éxito.

BCE

REUTERS

BCE

Internacional
POR:
enero 23 de 2015 - 04:37 a.m.
2015-01-23

La decisión no se tomó en Davos, pero buena parte de quienes manejan las entidades más interesadas en el programa de compra de activos por 60.000 millones de euros mensuales que este jueves lanzó el Banco Central Europeo –anunciada desde Fráncfort por su presidente, Mario Draghi– sí se encuentran en los Alpes suizos. Debido a ello, cuando se conoció la noticia, que sorprendió por ir más allá de lo que esperaban los observadores, las reacciones no se hicieron esperar.

Ana Botín, la presidente del Banco Santander de España, sostuvo que “es una buena decisión, que compensará en parte la situación de estos años”. En el mismo sentido opinó Francisco González del BBVA, quien señaló que “es una medida muy positiva”.

Opiniones similares se escucharon entre los representantes del sector privado que aspiran a beneficiarse de una importante inyección de liquidez.

En contraste, más de un académico afirmó que los efectos no necesariamente serán similares a los que se vieron en los Estados Unidos, donde la política fue aplicada con particular éxito. Así lo dijo el exsecretario del Tesoro, Larry Summers, para quien las bajas tasas de interés que ya imperan en la zona comunitaria harán relativamente inocua la estrategia.

Sea como sea, lo hecho por el BCE se robó el show en la reunión que se celebra en la pequeña población helvética. El motivo es que responde a las preocupaciones expresadas por un buen número de los asistentes, que tienen que ver con la falta de dinámica del Viejo Continente.

Más de uno recuerda que los europeos todavía no alcanzan el nivel de producción que tenían en el 2007 y sufren un desempleo elevado.

Aparte de eso, más de una nación del área experimenta los síntomas de una deflación, un escenario en el cual caen los precios y se generan nervios entre los economistas. Con la posibilidad de que el valor de los activos y los salarios disminuya, el pago de las deudas se puede hacer más difícil y eso sería algo muy negativo.

Ante esa eventualidad, el Banco escuchó todo tipo de peticiones orientadas a impulsar el crecimiento.

A pesar de la oposición de Alemania, la mayoría se impuso y las compras de títulos –públicos y privados– comenzarán pronto. En total, se deberían adquirir el equivalente de un billón de euros en los 19 meses en que el ensayo estará vigente.

Si el audaz esquema es exitoso, es algo que solo se verá con el tiempo. Por ahora, las mayores probabilidades se centran en que el euro, que ha venido perdiendo terreno frente al dólar, se debilite más.

De hecho, más de uno ve cercana la paridad de ambas monedas, después de que hace unos años la cotización fuera de 1,4 a 1, en contra del billete verde.

En caso de que eso ocurra, la competitividad de las exportaciones europeas debería aumentar. Y líderes como el primer ministro de Italia, Mateo Renzi, insisten en que esa es la fórmula adecuada para sacar al Viejo Continente de la recesión.

EL ABC DEL PROGRAMA CONTRA LA DEFLACIÓN

¿Qué se comprará?

Serán “compras combinadas” de deuda pública y privada. El Eurosistema adquirirá en el mercado secundario bonos emitidos por los gobiernos de la zona euro y por agencias e instituciones europeas, además de deuda corporativa.

¿Cómo se repartirán las compras?

De acuerdo a la cuota de capital de cada país en el Eurosistema, con lo que la mayoría de la deuda se comprará en Alemania, Francia e Italia. La cuota de España se sitúa en torno al 12,5%.

¿Quién comprará?

Cada emisor comprará deuda en su país. El BCE, por su parte, adquirirá un 8% del total.

¿El riesgo es compartido?

Solo el 20 % de las compras estarán sujetas a un “régimen de riesgo compartido”: la deuda adquirida a las instituciones europeas (12 % del total del programa) y la que compre por sí mismo el BCE (8% del total).

¿Cuánto tiempo dura el programa?

Aunque en principio va hasta septiembre del 2016, Draghi ha precisado que el programa estará activo hasta que se compruebe que la inflación se encuentra en una “senda de ajuste sostenible y coherente” hacia la tasa deseada por el BCE, algo por debajo del 2%.

¿Se comprará deuda de todos los países?

Se adquirirán solo “bonos de grado de inversión”, lo que por el momento excluye la deuda que emita Grecia, calificada en la actualidad de ‘bonos basura’.

Director de Portafolio

Davos