Trump aprueba dos polémicos oleoductos

Fueron paralizados por Obama por problemas ambientales.

Donald Trump saluda al director ejecutivo de Ford Motor Company, Michael Fieldsse, ayer en la Casa Blanca.

Donald Trump saluda al director ejecutivo de Ford Motor Company, Michael Fieldsse, en la Casa Blanca.

Internacional
POR:
Portafolio
enero 24 de 2017 - 10:32 p.m.
2017-01-24

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este martes dos órdenes ejecutivas para resucitar los polémicos proyectos de los oleoductos Keystone XL y Dakota Access, con lo que cumple dos de sus promesas de campaña pese a las críticas de grupos ecologistas.

En una comparecencia en el Despacho Oval, Trump aseguró que la construcción de esos dos proyectos, planeados hace años pero paralizados por el Gobierno de Barack Obama, estará sujeta a “términos y condiciones” que su gabinete va a “negociar” con las empresas encargadas de construirlos. “Esto va a generar muchos trabajos en el sector de la construcción”, garantizó el nuevo presidente estadounidense.

El oleoducto Keystone SL, de la canadiense TransCanada, fue vetado por Obama en 2015 y tenía como objetivo transportar unos 830.000 barriles diarios de petróleo crudo sintético y bituminoso diluido desde la provincia canadiense de Alberta a distintos lugares de Estados Unidos, incluidas refinerías de Texas en el Golfo de México.

Por su parte, el Dakota Access, un proyecto de 3.800 millones de dólares, llevaría medio millón de barriles de petróleo desde los yacimientos bituminosos de Dakota del Norte a una infraestructura ya existente en Illinois.

Ambos afrontaron mucha resistencia de grupos ecologistas debido al poder contaminante del petróleo procedente de las arenas bituminosas, cuya producción emite 17 por ciento más de gases de efecto invernadero que la extracción convencional de crudo.

El segundo de ellos, además, había generado una fuerte protesta de la tribu indígena Standing Rock, para la que el oleoducto Dakota Access echará a perder tierras que consideran sagradas y contaminará las aguas del río Misuri, de las que depende su modo de vida.

Trump firmó además otra orden ejecutiva que establece que la tubería necesaria para construir esos oleoductos “debe estar fabricada en Estados Unidos, porque ahora muchas de las tuberías se fabrican en otros países”. “Vamos a construir nuestras propias tuberías, como solíamos hacer en otros tiempos”, sentenció el nuevo presidente.
La empresa responsable del proyecto Keystone XL, la canadiense Transcanada, ha expresado su interés en retomar la construcción del proyecto.

Canadá se congratuló por la decisión de Trump. “Estamos a favor de Keystone y, como todos saben, ese proyecto ya fue aprobado en el lado canadiense”, dijo la ministra de Exteriores de Canadá Chrystia Freeland.

Reducir regulaciones ambientales

Trump también aseguró que reducirá normativas, regulaciones medioambientales e impuestos para favorecer la vuelta de factorías a Estados Unidos.

Señaló que es “en gran medida, un medioambientalista” pero que va a reducir los requisitos medioambientales. “Vamos a hacer un proceso breve. Vamos a dar o no el permiso pero se va a saber muy rápido. Y en general vamos a dar los permisos. Vamos a ser muy amigables”, terminó declarando.

WASHINGTON/EFE