Precios del petróleo suben ante optimismo
sobre congelación del bombeo

La referencia Brent cerró en 42,86 dólares por barril. El WTI finalizó la jornada por encima de los 40 dólares.

Petróleo

El precio del petróleo tocó su máximo de 2016 tras haber borrado las leves pérdidas registradas a principio de la jornada ya que el ánimo de los inversores sigue mejorando.

Reuters

Internacional
POR:
efe
abril 11 de 2016 - 07:21 a.m.
2016-04-11

Los precios del petróleo iniciaron la semana continuando con la tendencia alcista del viernes. El crudo mantuvo este comportamiento impulsado por el optimismo entre los inversores por la reunión en Doha el próximo domingo, en la que algunos de los grandes productores mundiales intentarán cerrar un trato para congelar sus extracciones. 

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) subió 1,6 % y cerró en 40,36 dólares el barril, superando así la barrera psicológica de 40 dólares, que no se alcanzaba desde el pasado 22 de marzo.

En la sesión del viernes, tras una semana de subidas y bajadas, el barril había conseguido subir hasta los 39,72 dólares el barril.

En algunos momentos de esta primera sesión de la semana se llegó a registrar un máximo de 40,75 dólares. Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del petróleo WTI para entrega en mayo subieron 64 centavos respecto a la sesión anterior.

Por su parte, el barril de crudo Brent para entrega en mayo cerró en el mercado de futuros de Londres en 42,86 dólares, un 2,68 % más que al cierre de la sesión anterior. El petróleo del mar del Norte, de referencia en Europa, terminó la jornada en el International Exchange Futures con un avance de 1,12 dólares respecto a la última negociación, cuando acabó en 41,74 dólares.

El mercado confía en que el próximo 17 de abril, en Doha, representantes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros productores puedan acordar algún tipo de reducción en la extracción de crudo.

Los precios del petróleo vienen desplomándose desde fines de 2014 por un exceso de oferta en el mercado y hasta ahora la OPEP se ha negado a reducir sus cuotas de producción, mientras crece la producción en otros países que no pertenecen a ese cartel.