Un dólar débil y problemas de producción impulsaron el precio del crudo más alto del año

Barriles de Brent y WTI cerraron por encima de los 50 dólares, luego de rozar los 27 dólares en febrero. 

Petróleo

El lunes se iniciaron trabajos preliminares para retomar la actividad de tres refinerías de la petrolera francesa Total, que habían paralizado en medio de las huelgas realizadas en todo el país.

EFE

Internacional
POR:
afp
junio 07 de 2016 - 07:45 a.m.
2016-06-07

Los precios del petróleo cerraron al igual que el lunes en su nivel más alto del año el martes, influidos favorablemente por un dólar deprimido y problemas de producción en el mundo.

El precio del barril de referencia (WTI) para entrega en julio, que la víspera había terminado en su techo desde el verano boreal pasado, ganó todavía 67 centavos a 50,36 dólares en el New York Mercantile Exchange.

En Londres, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en agosto ganó 89 centavos a 51,44 dólares en el Intercontinental Exchange (ICE), terminando también por segunda sesión consecutiva en su nivel más alto de 2016.

"En este momento el mercado petrolero saca gran parte de su fuerza (...) de la debilidad del dólar", señaló James Williams, de WTRG Economics.

Aunque el billete verde no evoluciona desde el comienzo de la semana, había caído el viernes luego de datos decepcionantes sobre empleo en Estados Unidos y eso se hizo sentir en el mercado petrolero, cotizado en dólares.

A ello se suman los persistentes problemas de producción en el mundo, en Libia, Venezuela y principalmente en Nigeria, mientras Canadá se repone de los efectos de los devastadores incendios forestales registrados en mayo.

"No hay realmente un factor dominante, son las mismas cosas de los últimos días: (...) la combinación de un dólar débil con temores persistentes sobre la oferta", consideró Matt Smith, de ClipperData.

El American Petroleum Institute (API), federación de sectores, publicará sus estimaciones semanales sobre las reservas estadounidenses luego del cierre del martes, antes de los datos oficiales del gobierno estadounidense, que se conocerán el miércoles.