Inventarios petróleo en EE.UU. cayó desde
nivel récord y precios del petróleo subieron 

La referencia WTI ganó 1,86 dólares a 37,75, mientras que el Brent para junio subió 1,97 dólares a 39,84.

Petróleo

Reuters

Internacional
POR:
reuters
abril 06 de 2016 - 11:18 a.m.
2016-04-06

El petróleo subió este miércoles en Nueva York luego que Estados Unidos reportó que sus inventarios disminuyeron por primera vez en siete semana.

El barril de “light sweet crude” para entrega en mayo ganó 1,86 dólares a 37,75 en el New York Mercantile Exchange (Nymex).

En el mercado de Londres, el barril de Brent para junio subió 1,97 dólares a 39,84.

“Hubo muchas cosas para celebrar” en las cifras semanales del departamento de Energía estadounidense (DoE) sobre las reservas de productos petrolíferos, señaló Bob Yawger de la firma Mizuho Securities.

En la semana que concluyó el 1 de abril, las reservas comerciales de crudo se redujeron en 4,9 millones de barriles a 529,9 millones de barriles, mientras que los expertos consultados por la agencia Bloomberg pronosticaban un aumento de 2,85 millones de barriles.

La caída anunciada por el DoE es aún más pronunciada de la que había pronosticado la federación profesional American Petroleum Institute (API), (-4,3 millones de barriles).

Yawger se felicitó de la cifra del DoE al contrastar ésta con el fuerte aumento de reservas de la semana pasada y con lo que es habitual en esta temporada de mantenimiento de las refinerías.

Paralelamente, la producción estadounidense de crudo volvió a disminuir, en unos 14.000 barriles por día, lo podría significar que caiga por debajo del umbral simbólico de 9 millones de barriles diarios, por primera vez desde octubre 2014, señaló.

No obstante, Tim Evans de Citi, destacó que el informe del DoE también revelaba algunas cifras más preocupantes, como el aumento de reservas en la terminal de Cushing (Oklahoma, sur) y de reservas de gasolina y de productos destilados, lo cual generaría una tendencia a la baja, según este analista.

Pero Yawger se mostró menos pesimista al estimar que el bajo precio de gasolina presagiaba “una temporada de transportes muy prometedora”, al acercarse el verano boreal.