Presidente Hollande declara "duelo nacional"

Hoy el mundo repudia la masacre que se vivió en el semanario Charlie Hebdo de París y Portafolio.co se suma a esta voz. Hechos como este deben ser rechazados en un solo grito de indignación y esperanza por un mundo donde se respete la libertad de expresión y la vida.

Hechos como este deben ser repudiados en un solo grito de indignación y esperanza por un mundo donde se respete la libertad de e

Archivo particular

Hechos como este deben ser repudiados en un solo grito de indignación y esperanza por un mundo donde se respete la libertad de e

Internacional
POR:
enero 07 de 2015 - 04:32 p.m.
2015-01-07

El presidente francés François Hollande decretó "jornada de duelo nacional" el jueves y pidió "unidad" al país tras el atentado contra el semanario satírico Charlie Hebdo, que causó 12 muertos y 11 heridos en París.

"Nuestra mejor arma es nuestra unidad. Nada puede dividirnos, nade debe separarnos" declaró Hollande en una alocución especial televisada.

El presidente anunció igualmente que las banderas serán puestas a media asta en los edificios oficiales durante tres días.

Expresó también el "reconocimiento a las familias, a los damnificados, a los heridos, a los amigos, a todos los que este cobarde asesinato los ha golpeado" declaró el jefe de Estado francés.

"Son nuestros héroes hoy y es por eso que mañana será un día de duelo nacional, así lo he decretado" añadió.

El mandatario precisó que al mediodía (11H00 GMT) del jueves se celebrará un minuto de silencio en todos los establecimientos públicos, e invitó a la población a observar ese momento de recogimiento.

"Hoy fue la República entera la que fue agredida. La República es la libertad de expresión, la República es la cultura, es la creación, el pluralismo, es la democracia", añadió.

ESPAÑA ELEVA SU ALERTA ANTITERRORISTA

Por su parte, España decidió este miércoles elevar su nivel de alerta antiterrorista, dejándolo en un grado medio, por precaución tras el ataque mortal contra una publicación satírica en Francia, anunció el ministro del Interior, pese a no constatar un riesgo adicional de atentado.

Horas después que hombres con el rostro cubierto y fuertemente armados irrumpieran en la redacción de la revista Charlie Hedo en París matando a 12 personas, el ministro español, Jorge Fernández Díaz, convocó de urgencia a los máximos responsables de seguridad del país.

“Uno de los resultados de esta reunión es la decisión de elevar el nivel de activación de la alerta antiterrorista, siquiera sea de forma transitoria mientras se investiga lo ocurrido en Francia”, anunció en rueda de prensa en Madrid.

En una escala de cinco niveles, cada uno con dos grados de intensidad, la alerta pasa así de nivel 2 con intensidad alta a nivel 3 con intensidad baja, explicó.

Esto implicará mayor vigilancia en infraestructuras clave aún por determinar y más presencia policial.

Esta medida, homogénea con las tomadas en otros países, precisó, pone a España en un nivel de vigilancia ligeramente inferior al que vivió durante 9 días en junio (nivel 3 con intensidad alta) con motivo de la proclamación del rey Felipe VI.

“No existe ningún elemento objetivo que permita hablar de un riesgo adicional de atentado para España como consecuencia de los sucesos ocurridos en París”, subrayó Fernández Díaz.

“Otra cosa es que el escenario internacional nos permite hablar de una amenaza genérica que compartimos todos los países occidentales”, agregó, aludiendo al islamismo: “existe una clara pugna por asumir el liderazgo en ese mundo terrorista, un liderazgo del terror, entre Al Qaida y el Vahes (la organización Estado Islámico) y que se puede traducir en el intento de cometer atentados cada vez con consecuencias más trágicas”.

La precaución española viene asimismo por la movilidad que existe en el seno de la Unión Europea y el probable efecto de emulación que este tipo de acontecimientos producen, precisó el ministro.

España se vio sacudida el 11 de marzo de 2004 por una serie de atentados islamistas, con bombas en cuatro trenes de Madrid en hora punta, que dejaron 191 muertos y más de 2.000 heridos.

EL PEOR ATENTADO EN MEDIO SIGLO SUME A FRANCIA EN LA CONMOCIÓN

Francia vive horas de angustia y conmoción tras sufrir el peor atentado en su territorio en más de medio siglo con la masacre perpetrada contra el semanario satírico Charlie Hebdo, en la que murieron doce personas y otras once resultaron heridas.

Los periodistas y dibujantes de la revista eran conscientes de vivir bajo la amenaza de los integristas islámicos tras haber difundido caricaturas del profeta Mahoma, pero pese a ello nunca habían cejado en su defensa de la libertad de expresión. Poco después de las 11.30 de la mañana (10.30 GMT), su lucha acababa en un baño de sangre sin parangón en Francia desde la guerra de Argelia (1954-1962).

Al menos dos hombres fuertemente armados -aunque el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, aseguró que se busca a tres criminales- irrumpieron en la sede del semanario, en el este de París.

Tras matar a una persona en el exterior, se dirigieron a la segunda planta, donde se celebraba el consejo de redacción para preparar el próximo número, y allí asesinaron a sangre fría a ocho periodistas, un invitado y un policía que ejercía de escolta para uno de los responsables de la revista.

Entre los fallecidos, a falta de confirmación oficial, el director del semanario, Stéphane Charbonnier, "Charb", y tres dibujantes del semanario, tres verdaderas leyendas de la ilustración satírica en Francia: Jean Cabut, "Cabu", Bernard Verlhac, "Tignous", y Georges Wolinski. Los asesinos gritaban "Allahu akbar" ("Dios es el más grande") y decían "vengar al profeta" (Mahoma) al tiempo que cometían sus crímenes.

http://r.portafolio.eltiempo.com.co/sites/portafolio.co/files/muertos_0.jpg

El fuego de sus armas hizo retumbar la tierra y temblar los cuerpos, como confesó un testigo presencial que vivió la matanza a solo una veintena de metros de donde esta se producía.

Ya fuera del edificio, los agresores mantuvieron dos tiroteos con agentes de policía que les dieron el alto, en los que no hubo heridos, pero en una tercera refriega un policía recibió el impacto de los disparos de los fusiles kalashnikov. Malherido en el suelo, fue rematado por los atacantes antes de darse a la fuga.

En su huida colisionaron contra un vehículo, lo que les obligó a robar otro y escapar por el noreste de la capital francesa. Las autoridades han decretado el refuerzo del plan de seguridad hasta el nivel máximo, el de alerta por atentado, y se han lanzado a la búsqueda frenética de los agresores, para lo que han pedido la colaboración ciudadana.

El presidente francés, François Hollande, dirigió a última hora un breve mensaje a la nación, en el que anunció para mañana, jueves, día de luto nacional y apeló a la unidad en defensa de los valores de la República, como la libertad de expresión.

Pero antes de que Hollande se dirigiese a ellos, miles de franceses habían tomado de forma espontánea las plazas de las ciudades del país, convocados a través de las redes sociales, y agrupados en torno a un mensaje unánime: "Je suis Charlie" ("Yo soy Charlie").

La protesta de París tuvo lugar en un silencio escrupuloso, roto de forma esporádica por el llanto de alguno de los seguidores incondicionales de la revista, conocida por su tono provocador y su carácter libérrimo. "Es el día más triste de mi vida. ' Charlie Hebdo' es una publicación simbólica para la juventud francesa.

Ya no queda nadie que haga prensa de izquierdas", dijo Hugo, estudiante de secundaria. Esa independencia radical ya los situó como blanco de los intolerantes en 2006, cuando salieron en apoyo del diario danés "Jyllands-Posten" y publicaron caricaturas del profeta Mahoma, lo que despertó la ira de muchos musulmanes, radicales o moderados.

Desde entonces, pese a la protección policial, fueron constantes las amenazas y las agresiones, la última de ellas hace justo dos años, cuando su página web fue pirateada.

En noviembre de 2011, la sede del semanario había sido incendiada después de publicar un número sobre la victoria de los islamistas en Túnez. Sus autores nunca se arrugaron, aunque la sombra que se cernía sobre ellos estuvo presente hasta el final.

LA CARICATURA "PREMONITORIA" DEL ÚLTIMO NÚMERO DEL SEMANARIO 'CHARLIE HEBDO'

En sus páginas interiores contiene un dibujo firmado por Charb, el director del periódico y una de las víctimas, en el que está un personaje de un yihadista bajo el texto: “Francia sigue sin atentados”.

El último número del semanario satírico francés “Charlie Hebdo”, publicado este miércoles y dedicado al polémico escritor Michel Houellebecq, contiene en sus páginas una caricatura firmada por el director de la publicación, Charb, que parece premonitoria.

Charb, asesinado junto a otras once personas -entre ellas tres de los principales dibujantes de la publicación- por presuntos terroristas, dibuja en sus páginas el personaje de un yihadista bajo el texto: “Francia sigue sin atentados”.

La caricatura del supuesto yihadista, con el dedo índice alzado y la mirada perdida, replica a esa noticia y puntualiza: “Tenemos hasta el final de enero para presentar nuestros deseos...”.

La animadversión de los islamistas radicales hacia la revista viene de tiempo atrás, desde que en 2006 publicó las primeras caricaturas del profeta Mahoma en solidaridad con el periódico danés “Jyllands-Posten”.

El “Charlie Hebdo” dedica su número de esta semana a Houellebecq, protagonista de un encendido debate en Francia al haber imaginado en su nuevo libro un futuro en el que el jefe de un partido islamista moderado se convierte en presidente de la República con el apoyo de las formaciones tradicionales.

En sus viñetas, vuelve a mostrar el tono provocador y reivindicativo que lo caracteriza, dibujando al propio Houellebecq bajo un texto que reza: “¡Escándalo! ¡Alá ha creado a Houellebecq a su propia imagen!”.