Presidente de Lufthansa ignora preguntas sobre el copiloto

El presidente ejecutivo de la aerolínea evadió una serie de preguntas sobre qué sabía la compañía acerca de los problemas de salud mental de Andreas Lubitz, quien se cree que estrelló deliberadamente un avión en los Alpes franceses la semana pasada.

El presidente de Germanwiings, Thomas Winkelmann (der.), y el responsable de Lufthansa, Carsten Spohr (izq.), visitan el monumen

Archivo particular

El presidente de Germanwiings, Thomas Winkelmann (der.), y el responsable de Lufthansa, Carsten Spohr (izq.), visitan el monumen

Internacional
POR:
abril 01 de 2015 - 02:48 p.m.
2015-04-01

La aerolínea alemana dijo el martes que había hallado correos electrónicos que muestran que Lubitz, quien trabajaba para la filial de bajo costo de Lufthansa -Germanwings-, le había informado a su escuela de aviación de un período severo de depresión tras una pausa en su capacitación.

La revelación aumenta los interrogantes sobre la idoneidad de las pruebas psicológicas para pilotos, y sobre las estrictas leyes alemanas de confidencialidad médico-paciente.

El presidente ejecutivo de Lufthansa, Carsten Spohr, declinó responder a las reiteradas preguntas de los periodistas después de visitar un lugar conmemorativo en Francia cercano al accidente, y se retiró luego de pronunciar una declaración preparada.

Lubitz, a quien se le permitió reanudar su formación después de volver a pasar todos los controles médicos y de idoneidad, tenía una nota en su licencia de vuelo que indicaba algún tipo de enfermedad, dijo a Reuters una persona cercana al asunto.

Pero de acuerdo a las leyes de confidencialidad doctor-paciente, Lufthansa como empleador no puede buscar información sobre las condiciones médicas de sus empleados. Lufthansa ha dicho que Lubitz había pasado las evaluaciones de los examinadores médicos en su última revisión anual.

El Ministerio de Transporte de Alemania también dijo que esperaría hasta el fin de las investigaciones antes de realizar modificaciones en materia de seguridad aérea.

Spohr dijo en su declaración preparada que no está claro qué llevó a Lubitz a estrellar el Airbus A320 en una zona montañosa remota de los Alpes, causando la muerte de las 150 personas a bordo del avión. "Cada día nos vamos enterando más de las causas del accidente", comentó, y agregó: "Nos tomará un largo tiempo entender cómo esto pudo suceder".

ALLIANZ GARANTIZA UNA TRAMITACIÓN "RÁPIDA Y JUSTA" DE DEMANDAS POR LA TRAGEDIA

Un consorcio de aseguradoras liderado por Allianz garantizó  "una rápida, justa y amplia tramitación de las demandas" tras el siniestro del avión de Germanwings en el que iban 150 personas, el pasado 24 de marzo, en los Alpes franceses.

Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS), división de Allianz, es la aseguradora principal a todo riesgo y de responsabilidad civil de Germanwings y su vuelo 4U 9525, que presuntamente estrelló el copiloto de forma voluntaria. AGCS dijo que estudiará cada demanda de forma individual y prometió "una estrecha colaboración con los familiares de los pasajeros y sus representantes".

Como es habitual en los seguros de aviación, AGCS asume la cobertura de forma conjunta con más aseguradoras. El presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, prometió en la localidad francesa de Le Vernet a los familiares de los pasajeros del avión de Germanwings que ambas compañías ofrecerán ayuda a las víctimas el tiempo que sea necesario.

Spohr visitó la zona del siniestro junto con el presidente de Germanwings, Thomas Winkelmann. AGCS prevé que, dadas las difíciles circunstancias, llevará algún tiempo la valoración de cada caso de indemnización.

El consorcio ha reservado una cantidad provisional de 300 millones de dólares (279 millones de euros) para cubrir los costes y reivindicaciones que deriven del seguro aéreo.

Estas reservas temporales comprenden pagos de indemnizaciones a los familiares de los pasajeros, así como el valor asegurado del avión, costes de medidas de seguridad e investigaciones en el lugar del accidente.

Lufthansa, por su parte, ya anunció que pagará 50.000 euros por cada pasajero a los familiares de las víctimas del vuelo 4U 9525 de su filial Germanwings. Estos pagos, que son una ayuda financiera inmediata, no afectarán a las reclamaciones que realicen las familias a las compañías aseguradoras.

Reuters/EFE