Presidente de Total fallece en accidente con un quitanieves

Christophe de Margerie, presidente de la petrolera francesa, perdió la vida junto a tres personas más en un aeropuerto de Moscú. El presunto culpable del accidente, el conductor de vehículo quitanieves, fue detenido. Lo acusan de manejar en estado de embriaguez.

Christophe de Margerie, presidente de la petrolera francesa Total.

Reuters

Christophe de Margerie, presidente de la petrolera francesa Total.

Internacional
POR:
octubre 21 de 2014 - 12:31 p.m.
2014-10-21

El conductor del quitanieves envuelto en el accidente de avión en Moscú, que le costó la vida al presidente de la petrolera francesa Total, Christophe de Margerie, y a los tres tripulantes del aparato, fue capturado, informó su abogado, Alexandr Karábanov.

“Ha sido detenido y está bajo investigación”, dijo Karábanov, quien identificó a su cliente como Vladímir Martinénkov, de 60 años.

El abogado adelantó que los investigadores, que consideran a Martinénkov culpable del accidente, solicitarán al juez prisión preventiva para su defendido.

“En el momento del accidente él (Martinénkov) estaba sobrio”, recalcó Karabánov.

Por su parte, el portavoz del Comité de Instrucción de Rusia, Vladímir Markin, declaró que se había “establecido que el conductor del quitanieves se hallaba en estado de ebriedad”.

“Mi defendido sufre una enfermedad cardiaca crónica, no bebe y esto pueden corroborarlo sus familiares y médicos”, sostuvo el abogado del conductor del quitanieves.

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, aseguró que las autoridades harán todo lo posible por esclarecer cuanto antes todas las circunstancias que rodearon el accidente.

El avión del presidente de Total, un Dassault Falcon 50, se estrelló cuando se disponía a despegar tras colisionar con la máquina quitanieves, conducida por Martinénkov.

En el accidente, que se produjo pasada la medianoche en el aeropuerto moscovita de Vnúkovo, murieron también los tres tripulantes del Falcon, sus dos pilotos y una azafata.

La portavoz de Vnúkovo, Elena Krilova, declaró a la prensa local que el avión del presidente de Total no alcanzó a despegar y se incendió tras colisionar con el vehículo quitanieves, que se hallaba en medio de la pista.

Inicialmente se informó de que el conductor de la quitanieves también había muerto, pero más tarde la oficina de prensa del aeropuerto comunicó que éste había salido ileso del accidente.

El presidente francés, François Hollande, elogió el "talento" de Margerie y recordó que había colocado a Total "entre las primerísimas empresas del mundo", mientras el primer ministro Manuel Valls dijo que Francia pierde a "un gran capitán de la industria y un patriota".

Margerie, presidente de Total desde 2010, era un "verdadero amigo de nuestro país" y el actor de "una fructuosa cooperación entre Rusia y Francia" afirmó por su lado el presidente ruso Vladimir Putin.

Según el diario ruso Vedomosti, Margerie volvía a París después de una reunión con el primer ministro Dimitri Medvedev centrada en las inversiones extranjeras en Rusia.

El francés, con buenos contactos entre la dirigencia rusa, era favorable a las inversiones en este país, en un contexto de tensión por las sanciones occidentales a Moscú en el marco del conflicto ucraniano. Margerie consideraba inútiles estas sanciones y abogaba por un "diálogo constructivo" con Rusia.

GIGANTE MUNDIAL 

Presente en 130 países de todos los continentes, Total tuvo en 2013 un volumen de negocios de 189.500 millones de euros, emplea a 100.000 personas y es de lejos la primera empresa francesa por la talla de sus actividades.

El grupo es además la quinta compañía petrolera y gasífera del mundo cotizada en bolsa, en términos de capitalización.

“Total debe seguir su camino” tras la muerte de su presidente, declaró el martes el secretario general del grupo, Jean Jacques Guilbaud.

Margerie murió sin haber designado a un sucesor, pero estaba rodeado de lugartenientes capaces de tomar la sucesión, según fuentes de la empresa.

Nacido el 6 de agosto de 1951, Christophe de Margerie creció en una familia de diplomáticos y dirigentes empresariales.

Estaba casado y tenía tres hijos. Se convirtió en presidente de Total hace cuatro años tras toda una vida en el seno del gigante petrolero, donde subió peldaño a peldaño hasta entrar en el comité directivo en 1992, antes de convertirse en director general para Oriente Medio tres años después.

Bajo su égida, Total aceleró en los últimos años las inversiones en exploración, para cumplir los objetivos ambiciosos de crecimiento de su producción petrolera, al tiempo que se deshacía de otras actividades.

Sin embargo, la imagen del grupo se ha visto afectada por varias catástrofes, como el naufragio frente a las costas francesas del petrolero “Erika” en 1999, y la explosión de su filial de abonos AZF en 2001 en Toulouse, en el sur de Francia, o su implicación en el escándalo "petróleo contra alimentos" en Irak.

La imagen de Total también se ha degradado en Francia, donde los franceses se quejan de que el grupo no pague impuestos en su propio país -donde es deficitario- pese a sus muy importantes beneficios globales.

Con agencias