Presión sobre el BCE aumenta por caída de bolsas

El Euro estuvo a sus niveles más bajos desde enero y subieron los intereses de la deuda italiana.

POR:
diciembre 14 de 2011 - 11:41 p.m.
2011-12-14

 

Las acciones del mundo cayeron ayer por la ansiedad de los inversores sobre la situación de la economía europea, en una jornada en que el euro anotó fuertes bajas y los rendimientos de los bonos italianos trepaban a un rendimiento históricamente alto en la era del euro de un 6,47 por ciento para venta de bonos a cinco años.

El euro perdió el nivel de los 1,30 dólares por primera vez desde el pasado mes de enero.

Por su parte, el Banco Central Europeo (BCE) se veía cada vez más presionado a intervenir con mayor decisión luego de que los mercados financieros juzgaran que la última cumbre de la Unión Europea no logró resolver la crisis de deuda de la zona euro.

Pero el jefe del poderoso banco central alemán, Jens Weidmann, una voz influyente en el BCE, dejó en claro su oposición a un aumento de las compras por parte del banco de bonos gubernamentales de la zona euro.

También dijo que el Bundesbank sólo podría entregar nuevos aportes al Fondo Monetario Internacional (FMI) para ayudarle a combatir la crisis de la zona euro si otros países fuera de Europa también lo hacían.

La ministra de Asuntos Europeos de Irlanda, Lucinda Creighton, dijo que el acuerdo de la cumbre de la semana pasada entre 26 países de la Unión Europea, con el disenso de Gran Bretaña, de renegociar un nuevo pacto fiscal para poner en práctica medidas presupuestarias más estrictas no detendría la crisis.

“Tener la unión fiscal en rigor para marzo es deseable, pero no creo que vaya a salvar al euro”, dijo durante una visita a París.

“Idealmente (me gustaría ver) una declaración muy clara del BCE indicando que está preparado para hacer lo que sea necesario para salvar a la divisa, y es el último apoyo”, indicó Creighton.

“No creo que estemos allí todavía, pero tengo la sensación de que terminaremos allí”.

Otro encargado de políticas del BCE, Yves Mersch de Luxemburgo, dio una mordaz respuesta a esos llamados, diciendo que el banco sólo podía hacer lo que estaba en su mandato.

“Hay países que dicen que deberíamos ir a nuestras bodegas e imprimir dinero, pero entonces tienen que encontrar la mayoría para implementarlo”, agregó Mersch.

Creighton señaló que el mandato del BCE a mantener la estabilidad de precios implicaba que debería actuar para evitar el riesgo de deflación e inflación.

Irlanda y Francia se enfrentaron sobre la necesidad de que el BCE actúe como financista de último recurso, pero no había consenso al respecto por el momento, indicó.

París ha bajado el tono de llamados a que el BCE actúe, destacando que respeta la independencia del banco parcialmente debido a su cercana alianza con Alemania.

Creighton advirtió que la crisis podría acelerarse cuando países como Italia y España fueran al mercado en enero y febrero para recaudar fondos.

“Serán desafiados. Aún queda por ver la escala de ese desafío”, indicó.

Weidmann dijo que el mandato del BCE evitaba que la institución se embarque en compras de bonos ilimitadas y que la experiencia demostraba que esto lleva a la inflación.

Siga bajando para encontrar más contenido