Putin habría intervenido en las elecciones de Estados Unidos

The Washington Post informó que, en agosto de 2016, la CIA le advirtió a Obama de las intenciones del presidente ruso. 

Vladimir Putin

Fue hasta enero de 2017 que Estados Unidos acusó con nombre y apellido al presidente ruso de tratar de desestabilizar el sistema electoral estadounidense.

EFE

Internacional
POR:
afp
junio 24 de 2017 - 10:06 a.m.
2017-06-24

La CIA había advertido en agosto de 2016, al entonces presidente Barack Obama, que el presidente ruso Vladimir Putin ordenó piratear al Partido Demócrata con el fin de perjudicar a Hillary Clinton y ayudar a Donald Trump, en las elecciones presidenciales.

(Lea: Investigan a Donald Trump por posible obstrucción a la justicia

Así lo publicó el diario The Washington Post, en el que además se registran que las sospechas ya pesaban contra Rusia en julio de 2016, cuando mensajes robados del Partido Demócrata fueron difundidos por WikiLeaks en la víspera de la convención demócrata.

(Lea: El demoledor testimonio del exdirector del FBI contra Trump

Pero el diario relata ahora con detalle la advertencia emitida por el servicio de inteligencia de Estados Unidos a la Casa Blanca, varios meses antes de que Washington acusara públicamente, el 7 de octubre de 2016, a los más altos niveles del gobierno ruso de haber fomentado el pirateo informático.

Y no fue hasta enero de 2017 que Estados Unidos acusó con nombre y apellido al presidente ruso de tratar de desestabilizar el sistema electoral estadounidense, para socavar las posibilidades de Hillary Clinton y ayudar al republicano Donald Trump.

Según el periódico, en agosto de 2016, Barack Obama puso a la Casa Blanca en pie de guerra en el mayor secreto, ordenando a sus servicios de inteligencia y de seguridad obtener la máxima información posible y hacer una lista de represalias posibles, desde sanciones económicas hasta ataques cibernéticos.

El Post informa que, además de la advertencia hecha por Obama directamente a Putin al margen de una cumbre en China en septiembre, el director de la CIA, John Brennan, llamó por teléfono el 4 de agosto a su homólogo del servicio de seguridad ruso FSB, Alexander Bortnikov, para advertirle.

Ante esto, Obama se mostró reacio a lanzar una respuesta antes de las elecciones por temor a que Rusia lanzara ataques en la jornada electoral, y también por temor a que cualquier acción fuera interpretada políticamente por los republicanos como que él mismo estaba manipulando la votación.

Finalmente, Obama autorizó las sanciones el 29 de diciembre: la expulsión de 35 espías rusos, el cierre de dos residencias diplomáticas rusas en Estados Unidos, y sanciones económicas contra los servicios secretos rusos.

En secreto, el expresidente demócrata también autorizó una operación conjunta ultrasensible de la CIA, la NSA y el comando cibernético estadounidense: la implantación en la infraestructura rusa de un código malicioso latente que pudiera ser activado en caso de una escalada.

Según el Post, no hay ninguna indicación de que esta orden de Obama haya sido cancelada por su sucesor, Donald Trump.