Así reacciona Europa ante el ‘no’ griego

Luego de que el pueblo heleno se haya hecho sentir en el referéndum la gran incertidumbre es si habrá Gretix. Las naciones europeas, poco a poco, van dando a conocer su sentir.

Así reacciona Europa ante el ‘no’ griego

Archivo particular

Así reacciona Europa ante el ‘no’ griego

Internacional
POR:
julio 06 de 2015 - 12:06 p.m.
2015-07-06

LA ZONA EURO ESPERA EL MARTES "NUEVAS PROPUESTAS" DE GRECIA

Los ministros de Finanzas de la zona euro esperan que las autoridades griegas acudan el martes a Bruselas con "nuevas propuestas" de reformas y ajustes fiscales, anunció el Eurogrupo en un comunicado.

"El Eurogrupo discutirá la situación luego del referendo que se celebró en Grecia el 5 de julio. Los ministros esperan nuevas propuestas de parte de las autoridades griegas", indica el comunicado.

La reunión del Eurogrupo comenzará hacia las 11:00 GMT en Bruselas, antes de una nueva cumbre extraordinaria de los jefes de Estado y de gobierno de los 19 países de la zona euro.

Entre 18 de los miembros de la moneda única las divisiones son fuertes sobre cómo ayudar a Grecia, cuyo segundo programa de asistencia financiera terminó el 30 de junio y que en todo momento puede salir de la zona euro, un escenario de consecuencias imprevisibles.

El lunes por la mañana Berlín estimó que no se dan las condiciones "para tener negociaciones sobre una nueva ayuda a Grecia" y rechazó discutir una reestructuración de la deuda, como lo pide Atenas.

El ministro de Finanzas finlandés, Alexander Stubb, otro de los representantes del bando de los duros, estimó por su parte que "las negociaciones podrán reanudarse recién cuando el gobierno griego esté dispuesto a cooperar y comprometerse en medidas para estabilizar la economía del país y aplicar las reformas estructurales necesarias a la sostenibilidad de la deuda". "La pelota está ahora del lado de Grecia", afirmó en su blog.

España en tanto, que mantiene un posición más bien dura con Grecia, se mostró abierta a un posible tercer plan de ayuda, como lo pidió Atenas hace una semana. "Tienen derecho a pedir un tercer programa. El gobierno español está abierto a esa negociación", dijo el ministro de Finanzas, Luis de Guindos, estimando que sin embargo era "ineludible que la Grecia haga reformas". En París, el ministro de Finanzas francés, Michel Sapin, recordó que "no se podrá encontrar ninguna solución si no hay entre Angela Merkel y François Hollande" una "conversación profunda, verdadera".

El presidente francés y la canciller alemana tienen prevista una reunión en la noche del lunes en París.

LA CE DICE QUE EL "NO" AMPLÍA LA DISTANCIA ENTRE GRECIA Y SUS SOCIOS DEL EURO

El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) para el Euro, Valdis Dombrovskis, afirmó que la victoria del "no" en el referéndum en Grecia aumenta la distancia entre éste y sus socios del euro.

"La CE toma nota del resultado del referéndum celebrado ayer en Grecia. Respetamos la elección democrática del pueblo griego. El resultado del "no", desafortunadamente, aumenta la distancia entre Grecia y otros países de la eurozona", dijo Dombrovskis en una rueda de prensa.

"No hay una salida fácil a esta crisis. Se ha perdido demasiado tiempo y oportunidades", dijo el vicepresidente, quien mostró la disposición de la CE a comenzar "inmediatamente" nuevas negociaciones con Grecia, aunque recordó que para ello es necesario antes una decisión del Eurogrupo al respecto.

Dombrovskis señaló también que el resultado del referéndum, en el que un 61,3 % de los votantes optó por el "no" a las últimas propuestas de los acreedores de Atenas, "no pone en cuestión la estabilidad del euro".

"La CE y las autoridades de la eurozona estamos dispuestos a hacer todo lo necesario para preservar la estabilidad financiera del euro", dijo Dombrovskis, preguntado por si temía que otros países de la zona del euro, como los del sur, sufrieran un contagio.

El político letón señaló además que "una cosa está clara: el lugar de Grecia está y seguirá en Europa", aunque eludió responder claramente sobre la permanencia del país en el euro.

También indicó que la Comisión "sigue dispuesta a encontrar una solución, pero realmente para ello necesitamos el mandato del Eurogrupo", a la vez que pidió "a todas las partes" que trabajen "muy seria y responsablemente" para lograr una solución. Dombrovskis advirtió también que el acuerdo de noviembre de 2012 por el que la eurozona discutiría un posible alivio de la deuda de Grecia estaba sujeto a la conclusión "exitosa" del segundo programa de rescate al país, que expiró el pasado martes sin haberse logrado un consenso. Por ello, "esta oferta ya no está sobre la mesa, igual que el propio programa.

Por lo que tendremos que discutir esto de nuevo", dijo. Dombrovskis insistió en que un "sí" hubiera lanzado una señal positiva a Europa y que la victoria del "no" complica la situación a partir de ahora, de modo que consideró que "va a haber muy pocos ganadores en esta situación".

También recordó que, tal y como advirtió el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, un voto negativo "debilitaría espectacularmente la posición negociadora del Gobierno griego y dificultaría las cosas".

LOS BANCOS ALEMANES CUENTAN CON UNA SALIDA DE GRECIA DE LA EUROZONA

Una buena parte de los bancos alemanes cuenta con una salida de Grecia del euro que el presidente de la Confederación de Cajas de Ahorro, Georg Fahrenschon, considera incluso "consecuente" tras el "no" de los griegos en el referéndum.

"Con el 'no' el pueblo griego se ha pronunciado en contra de los fundamentos y las reglas de un ámbito monetario común. Consecuentemente, Grecia debería abandonar ahora la eurozona", dijo Fahrenschon en unas declaraciones al periódico económico "Handelsblatt".

La gerente de la Confederación de Bancos Públicos de Alemania (VÖB), Liane Buchholz, en unas declaraciones al mismo periódico, fue menos tajante aunque sostuvo que si no hay una perspectiva de negociaciones, el BCE "tendría que suspender pronto los créditos de emergencia a los bancos griegos".

Eso, según Buchholz, "llevaría a la salida irreversible de Grecia de la Unión Europea".

El Deutsche Bank, el banco más grande de Alemania, ve de momento cerrado el camino hacia nuevas ayudas a Grecia.

"El camino hacia nuevas ayudas a Grecia está cerrado, el Eurogrupo no puede hacer la más mínima concesión al Gobierno de Tsipras si no quiere perder su credibilidad", sostuvo el economista jefe del Deutsche Bank, Nicolas Heinen, en unas declaraciones que recoge el canal regional Ndr.

El segundo banco del país, el Commerzbank, cree que el riesgo de un Grexit ha aumentado considerablemente. "La semana pasada estimábamos el riesgo de un Grexit en un 25 %. Ahora lo vemos en el 50 %", sostuvo el economista jefe del Commerzbank, Jörg Krämer, en un análisis después del resultado del referéndum.

"Tras el 'no' de los griegos no hay fundamento para un nuevo programa de ayuda. La pérdida de liquidez de los bancos y las arcas públicas vacías terminarán llevando al gobierno a introducir una moneda propia", agregó.

Para Krämer, un Grexit sería el mal menor frente a un escenario en el que Atenas siguiera recibiendo ayudas sin comprometerse a realizar reformas.

LAS CONVERSACIONES DE TSIPRAS CON SUS PARES

El primer ministro griego y el presidente de la República, Prokopis Pavlópulos, mantuvieron una conversación telefónica con el presidente francés, François Hollande, con vistas a la reunión que el mandatario galo mantendrá esta noche con la canciller alemana, Angela Merkel.

Según fuentes gubernamentales citadas por la televisión pública, Tsipras habría hablado también con el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.

Estas fuentes señalaron que el presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha pedido hablar con Tsipras, conversación que está previsto se lleve a cabo en un receso de la reunión que el primer ministro mantiene desde hace algunas horas con los líderes políticos griegos.

La reunión, que preside Pavlópulos, se está llevando a cabo en el palacio presidencial y el único líder ausente es el del partido neonazi Amanecer Dorado.

El encuentro, programado desde anoche, coincide con la dimisión del ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, quien anunció hoy que deja el cargo para facilitar un acuerdo con los acreedores.

Tras la abrumadora victoria del "no" en el referéndum celebrado ayer, en el que más del 60 % de los griegos rechazó la propuesta de las instituciones, Varufakis ha decidido "ayudar" a Tsipras a "explotar en la medida que considere acertado, el capital que el pueblo griego nos garantizó ayer en el referéndum".

Tras conocerse su renuncia, Varufakis señaló, a su entrada al ministerio de Finanzas, que la única noticia que importa hoy es el gran "no" que el pueblo envió anoche a Europa y la forma en que fortalecerá a Tsipras en la negociación.

Desde que asumió en enero el Gobierno izquierdista, Varufakis ha sido la figura más controvertida en el extranjero, y en las reuniones del Eurogrupo muchos ministros se quejaban más o menos abiertamente de que era por lo menos difícil colaborar con el titular griego.

Esto llevó a que en abril, Tsipras decidiera reducir su papel en las negociaciones en Bruselas dejando de facto al mando de las conversaciones al viceministro de Relaciones Internacionales Económicas, Euclidis Tsakalotos, quien podría suceder a Varufakis en el cargo.

LONDRES Y ESPAÑA SE PRONUNCIAN

El Gobierno británico pidió a los miembros de la eurozona participar en un diálogo que permita alcanzar una "solución sostenida" al problema de la deuda griega, dijo una portavoz de la residencia oficial de Downing Street.

El primer ministro británico, David Cameron, abordó  la situación en Grecia con el ministro de Economía, George Osborne, y el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, para evaluar el posible impacto que la crisis pueda tener en el Reino Unido.

"La opinión del primer ministro es que este es un asunto que necesita ser analizado entre Grecia y sus socios de la eurozona. Son ellos los que deben trabajar juntos para (conseguir) una solución sostenible", añadió una portavoz de Cameron. Preguntada sobre si el "premier" quiere que Grecia siga en la UE, la portavoz contestó: "nosotros apoyamos a Grecia como miembro (de la UE) y apoyamos una UE de 28".

El Gobierno indicó que tiene planes de contingencia para hacer frente a cualquier eventualidad derivada de la crisis griega. El Reino Unido también ha advertido a los turistas británicos que viajen a Grecia de que los servicios bancarios y las compras con tarjeta de crédito en ese país pueden quedar limitados, por lo que ha recomendado llevar más efectivo.

El gobierno español, por su parte, se mostró abierto este lunes a un "tercer programa de rescate" para Grecia, que en su opinión debe permanecer en la zona euro, declaró este lunes su ministro de Economía, Luis de Guindos.

Atenas "tiene todo el derecho a pedir un tercer programa de rescate", dijo el ministro un día después de que los griegos rechazaran en referéndum un plan de reformas de sus acreedores.

"Desde el punto de vista de los mercados es absolutamente necesario", señaló De Guindos. "No contemplo en absoluto una salida del euro de Grecia", añadió el ministro, el primer miembro del gobierno español en reaccionar al resultado del referéndum, planteado por algunos dirigentes europeos como un referéndum sobre la permanencia del país heleno en la zona euro.

Aunque reconoció "errores" cometidos por la troika de acreedores (Unión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) en la gestión de esta crisis, De Guindos subrayó la necesidad de reformas en la economía griega para beneficiarse de una nueva ayuda europea.

"Creo que se han producido errores por parte de la troika, pero es ineludible que Grecia haga su reformas porque hay países que lo han hecho y están saliendo ya" de la crisis, declaró en referencia, entre otros, al caso español.

Al borde del rescate en 2012, España aplicó un severo plan de austeridad en los últimos años. En 2014, su economía creció un 1,4% del Producto Interior Bruto y este año debería hacerlo al 3,3% según las previsiones del gobierno, aunque su tasa de desempleo (23,78%) es la segunda más alta de Europa después de Grecia.

Agencias