'Recorte de gasto no resuelve déficit de EE. UU.': Obama

El presidente de Estados Unidos dio un discurso en la Casa Blanca sobre problemas presupuestarios.

Archivo Portafolio.co

Barack Obama

Archivo Portafolio.co

POR:
julio 25 de 2011 - 06:23 p.m.
2011-07-25

Igualmente, dijo que el país no podía enfrentar sus problemas presupuestarios únicamente mediante el recorte del gasto.  "Ambos partidos tienen una responsabilidad de unirse y resolver el problema y asegurar que el pueblo estadounidense no salga perjudicado por este asunto", dijo el presidente en un discurso en el Consejo Nacional de la Raza. 

Los demócratas del Senado estadounidense ofrecieron el lunes un plan de reducción de déficit por 2,7 billones de dólares que incluye grandes ahorros en programas nacionales y de defensa, a fin de romper el estancamiento sobre la elevación del límite de deuda del Gobierno, actualmente en 14,3 billones de dólares. 

La Casa Blanca apoyó el lunes el plan presentado por el líder demócrata del Senado, Harry Reid, diciendo que eliminaría la nube de una posible moratoria de la economía estadounidense durante el 2012. 

"El plan del senador Reid es un enfoque razonable que debería recibir el apoyo de ambos partidos, y esperamos que los republicanos de la Cámara accedan a este plan", indicó el secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, en un comunicado. 

Según un documento sobre el proyecto de ley, la medida también incluye 1,2 billones de dólares en ahorros que, según los demócratas, los republicanos ya aceptaron.

Otros ahorros previstos incluyen programas de agricultura y vivienda, además de menores pagos de intereses. También entrega la suficiente capacidad de endeudamiento para cumplir las necesidades del Gobierno durante el 2012. 

LOS RICOS DEBEN APORTAR SU PARTE

El presidente estadounidense, Barack Obama, insistió en la necesidad de "sacrificios compartidos" en las negociaciones entre republicanos y demócratas para evitar que EE. UU. se declare en suspensión de pagos y elevar el techo de deuda antes del 2 de agosto.

"Los ricos también deben aportar su parte justa", afirmó Obama en un discurso ante el Consejo Nacional de La Raza, la principal organización hispana del país. "¿Somos un país que sólo pide a la gente de la clase media y a los pobres que carguen con el peso? No somos eso, somos mejores, pensamos en el sacrificio compartido", agregó.

El mandatario lanzaba así de nuevo un mensaje a los republicanos que exigen que para elevar el techo de deuda, en la actualidad en 14,29 billones de dólares, se realicen únicamente recortes de gasto público y excluyan cualquier alza en los impuestos.

Obama ha criticado duramente la propuesta republicana y ha reiterado que debe alcanzarse un acuerdo que permita equilibrar las cuentas a largo plazo, ya que pactos de corto plazo pondrían en juego la estabilidad y credibilidad del país.

El cruce de acusaciones ha continuado después de que durante todo el fin de semana ambos bandos sostuvieran diversos encuentros para tratar de acercar posturas y calmar la creciente inquietud ante la posibilidad de que EE. UU. se declare en mora, sin éxito por el momento.

El republicano John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, criticó a su vez la propuesta de Obama como "indefendible y puramente política", al insinuar que lo que quiere evitar el presidente, al insistir en un arreglo de largo plazo, es que el debate en torno a la deuda se repita el próximo año cuando se celebran elecciones presidenciales en EE. UU.

Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca replicó a los republicanos este lunes en su cuenta de Twitter: los acusó de poner "en riesgo nuestra
economía al rechazar el compromiso" y aseguró que Boehner se "había salido de las negociaciones en dos ocasiones ante pactos justos".

"Eso sí que es indefendible", remarcó Carney.

A ocho días de que se alcance la fecha límite del 2 de agosto, los republicanos y los demócratas han decidido trabajar en planes paralelos de reducción del déficit, y se espera que esta tarde revelen sus nuevas propuestas.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó que la pérdida de credibilidad de la deuda estadounidense tendría "amplios y negativos" efectos en otras naciones e instó al país a solucionar de forma urgente el problema.

"El techo de la deuda federal debería aumentarse rápidamente para evitar un grave impacto en la economía estadounidense y los mercados mundiales", afirmó el Fondo en su informe anual sobre la economía estadounidense.

Las conclusiones del estudio, adelantadas a finales de junio por el FMI, llegan en medio de tensas negociaciones entre republicanos y demócratas para incrementar el techo de la deuda.

Rodrigo Valdés, asesor del Departamento para el Hemisferio Occidental del FMI, alertó en ese sentido que una potencial rebaja de la calificación de la deuda estadounidense sería "muy negativa", tanto dentro como fuera de EE. UU. "Hay mucha incertidumbre. Nadie sabe realmente cuáles serían las verdaderas consecuencias", insistió Valdés.

Las principales agencias de calificación de riesgo dijeron la semana pasada estar considerando una rebaja de la nota del país, lo que, de concretarse, podría provocar el desplome de los mercados globales.

El consejo ejecutivo del FMI coincidió en que "la adopción de una trayectoria sostenible para la deuda pública es crítica para la estabilidad de la economía estadounidense y tendrá repercusiones positivas en otros países". Según las proyecciones del Fondo, la deuda pública alcanzará este año el 99 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) estadounidense y aumentará en el 2012 hasta el 103 por ciento.

El FMI prevé que EE. UU. crezca un 2,5 por ciento este año y un 2,7 por ciento en el 2012 y el 2013. La tasa de crecimiento adelantado para el 2014 y el 2015 es del 2,9 por ciento. El organismo adelanta que la tasa de desempleo alcance el 8,9 por ciento este año y que se situé en el 8,4 por ciento en el 2012 para contraerse progresivamente a partir de entonces.

Por otro lado, el ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, dijo este lunes que "el estancamiento en las negociaciones políticas para elevar el tope de la deuda de Estados Unidos podría llevar al mundo a una situación crítica si no se halla una solución".

AGENCIAS

Siga bajando para encontrar más contenido