Reñida puja por el poder en Grecia

Dan ligera ventaja a Syriza en las elecciones dominicales.

En Grecia el voto es obligatorio, con excepciones que dependen de una serie de factores, pero en la práctica no se multa al que

AFP

En Grecia el voto es obligatorio, con excepciones que dependen de una serie de factores, pero en la práctica no se multa al que

Internacional
POR:
septiembre 19 de 2015 - 03:02 p.m.
2015-09-19

A pocas horas de que los griegos vuelvan a las urnas, este domingo, nadie da por sentado quién será el nuevo primer ministro de este país mediterráneo, que deberá aplicar un estricto tercer rescate financiero, para evitar su bancarrota.

Las últimas encuestas señalan que ni el izquierdista Zyriza del ex primer ministro Alexis Tsipras ni su principal contrincante conservador, Nueva Democracia de Vanguelis Meimarakis, tienen la mayoría necesaria para formar gobierno.

Eso sí, los sondeos le dan una ligera ventaja al partido de Tsipras, quien busca regresar al poder, luego de haber renunciado hace seis semana para llamar a elecciones legislativas adelantadas, de la nación helena, que cuenta con un régimen parlamentario.

Las encuestas publicadas dan a Syriza entre un 0,5 % y un 3 % más que a Nueva Democracia, lo que inclina algo la balanza a favor del partido izquierdista, que hasta último momento ganaba en unos sondeos y perdía en otros.

Como tercera fuerza se mantiene estable el partido neonazi Amanecer Dorado, con algo más del 6 %, seguido de los socialdemócratas de Pasok, los centristas de To Potami y los comunistas de KKE, que rondan entre un 4 % y un 6 %. Además, la mayoría de los sondeos da a la Unidad Popular –partido escindido de Syriza– justo dentro del arco parlamentario.

Los nacionalistas Griegos Independientes –el socio del Gobierno izquierdista– y la Unión de Centristas –formación que desde que se fundó hace más de dos décadas nunca logró un escaño– están en algunas encuestas ligeramente por encima y en otras justo por debajo del 3 % mínimo para acceder al Parlamento.

Las encuestadoras señalan que no se puede dar una imagen fiable del comportamiento que tendrán los electores en las urnas porque hay demasiadas incógnitas.

Las más importantes son el nivel elevado de los indecisos, que en ningún sondeo es inferior de 10 %, y la abstención, sobre la cual no hay estimaciones.

En Grecia el voto es obligatorio, con excepciones que dependen de una serie de factores, pero en la práctica no se multa al que infringe la ley. Los institutos demoscópicos coinciden en que una elevada abstención perjudica sobre todo a Syriza, que tiene un arraigo de voto mucho más bajo que la conservadora Nueva Democracia.

Desde Bruselas, sede de la Comisión Europea, miran con inquietud los resultados que salgan de la jornada dominical. Según analista, las esperanza están puestas en que el nuevo gobierno, sea cual sea su inclinación política, ejecute el programa sin generar nuevos conflictos.

TSIPRAS ANTE EL DESAFÍO DE RECUPERAR LA CONFIANZA

Con una retórica vibrante, Alexis

Tsipras sedujo a los griegos en las elecciones de enero y se convirtió en el primer dirigente de izquierda radical de Europa. Ocho meses y un rescate financiero más tarde, deberá echar mano de toda su habilidad para recuperar una confianza dañada. Desgastado por siete meses de negociaciones agotadoras con los acreedores de la zona euro y el Fondo Monetario Internacional, para mantener al país a flote y dentro del euro, el ex primer ministro ha ganado peso últimamente, señal de un cierto cansancio. Abandonado por el ala izquierda de Syriza, que ha creado otro partido y milita por salir del euro,

Tsipras se quedó sin mayoría y forzó las legislativas anticipadas, presentan- do su dimisión el 20 de agosto. Su desafío será recuperar la legitimidad y el impulso político.

MEIMARAKIS, LÍDER DE LA DERECHA GRIEGA POR ACCIDENTE

Conocido por su lenguaje directo, el abogado Evangelos Meimarakis se convirtió en julio por sorpresa en el líder del principal partido conservador griego. Meimarakis, de 61 años, se vio al frente de Nueva Democracia el 6 de julio, tras la dimisión del ex primer ministro Antonis Samaras, que decidió retirarse ante la victoria aplastante del ‘no’ en el referendo de la víspera, promovido por Alexis Tsipras.

Este veterano de la derecha griega se ha convertido rápidamente en una fuerza unificadora entre los conservadores, y los sondeos colocan a su partido codo a codo con el izquierdista Syriza. Abogado e hijo de un diputado de derecha, Meimarakis, que dice estar “en el ala izquierda de los conservadores”, ha sido diputado sin interrupción desde 1989, y ejerció durante cinco años como secretario general de Nueva Democracia.

Con información de agencias