Rescates en Europa siguen causando dolor

El parlamento de la UE afirma que la troika debió ser más responsable y no causar tanto desajuste económico-social.

Rescates en Europa siguen causando dolor

EFE

Rescates en Europa siguen causando dolor

POR:
enero 17 de 2014 - 03:24 a.m.
2014-01-17

Los países de la Eurozona rescatados están enfrentando retos “dolorosos” con consecuencias de ajuste económico más graves de lo esperado, como un alto desempleo y un bajo crecimiento, dijeron los bancos centrales y los ministerios de Finanzas.

En respuesta a un cuestionario de los legisladores de la Unión Europea (UE) publicadas ayer, funcionarios y ministros de Grecia, Irlanda, Portugal y Chipre describieron que la emergencia en sus países fue seguida por dificultades sociales y problemas económicos persistentes.

El plan de rescate tuvo “un impacto peor que el esperado tanto en la producción como en el empleo”, dijo el Ministerio de Finanzas de Portugal. En Chipre, el programa fue “riguroso y doloroso”, según el banco central de la isla. El ajuste en Grecia, después de cuatro años de recortes y esfuerzos para que la economía sea más competitiva, se produjo a “un costo socioeconómico extremadamente alto”, dijo ayer Yannis Stournaras, el ministro de Finanzas griego.

Estos son los testimonios habiendo transcurrido tres años y medio desde que Grecia se convirtiera en el primer país rescatado de la Eurozona, con préstamos de la UE y del Fondo Monetario Internacional.

Desde entonces, la vía de ayuda encabezada por Alemania a cambio de reformas y reducciones de deuda significó que se destinaran a las cuatro economías más frágiles de la región 396.000 millones de euros, con 100.000 millones adicionales comprometidos para la banca de España. El bloque ha soportado la recesión más prolongada de su historia y el desempleo alcanzó niveles récord.

Los legisladores de la UE se preguntaron si la llamada troika, que fija las condiciones para los países que reciben los rescates, debió ser más responsable y haber evitado los efectos más dolorosos de la austeridad.

BLOOMBERG

Siga bajando para encontrar más contenido