Revolución millennial llega a Arabia Saudi

El príncipe heredero más joven que se recuerde representa una revolución juvenil más amplia. 

Mohammed bin Salman

Mohammed bin Salman reemplaza a su primo, el príncipe Mohammed bin Nayef.

Reuters

POR:
Portafolio
junio 24 de 2017 - 04:32 p.m.
2017-06-24

La ascensión a heredero del trono del príncipe Mohammed bin Salman, de 31 años, que tuvo lugar esta semana, llamó la atención, pero algunos de sus primos y familiares cuyos padres ocuparon cargos fundamentales en las ultimas décadas se instalaron como asesores en la corte real, fueron enviados a Estados Unidos y Europa como embajadores y nombrados en instituciones públicas en Riad.

(Lea: El príncipe que tomará las riendas del principal exportador de crudo

Juntos, constituyen algunos de los millennials más poderosos del mundo, que controlan cada más un reino del Golfo Pérsico donde dos tercios de la población tienen menos de 35 años.

(Lea: Estados Unidos y Arabia Saudí firman acuerdos comerciales por 380.000 millones de dólares

El desafío será vender la "Visión 2030" del príncipe Mohammed, su hoja de ruta para una economía pos petrolera que exigirá trastornos sociales y sacrificios financieros que esta generación nunca vivió.

"Tener al mando a príncipes jóvenes que entiendan las necesidades de los jóvenes es el mensaje que se está transmitiendo", dijo Sanam Vakil, associate fellow del programa de Chatham House para Medio Oriente y el Norte de África.

"Quizás los príncipes puedan hablar en el mismo idioma que la juventud y escuchar sus inquietudes para poder solucionarlas de forma más efectiva".

Probablemente el príncipe Mohammed termine siendo uno de los reyes más jóvenes de su país y su reinado podría extenderse por medio siglo.

Él se une a una serie de jóvenes más poderosos en otros países. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, tiene 39 años; Jared Kushner e Ivanka Trump, en Estados Unidos, tienen 36 y 35; y el nuevo primer ministro de Irlanda tiene 38. Después está el dictador norcoreano Kim Jong Un, del que se cree que tiene unos 33.

Podría decirse que Arabia Saudita está atravesando los cambios más importantes desde la fundación del reino en 1932. El nuevo príncipe heredero busca romper con gran parte del contrato social que mantiene en el poder a la familia real para crear empleo y modernizar la economía.

Se trata de un intercambio de subsidios estatales por adherencia a una autocracia sostenida en una variante ultraconservadora del Islam. Entre los nuevos nombramientos está el del príncipe Khalid bin Bandar, que irá a Alemania como embajador.

Su padre, el príncipe Bandar bin Sultan, fue uno de los más poderosos enviados saudíes a Washington y luego dirigió la inteligencia. Otro es el del príncipe Abdullah, asesor de la corte real e hijo del príncipe Khalid, que fue viceministro de Defensa.

También está el nuevo ministro del Interior. Nacido en 1983, Abdulaziz bin Saud bin Nayef sucederá a su tío, el ex príncipe heredero desplazado, que logró frenar a al-Qaeda en Arabia Saudita cuando estaba al frente del ministerio.

Con tantas caras jóvenes a cargo, el cambio en Arabia Saudita podría darse más rápido, pero también sin una deliberación cautelosa sobre los efectos en la sociedad, dijo Kristian Coates Ulrichsen, fellow sobre Medio Oriente del Baker Institute de la Rice University. "Durante décadas, el rey Salman ha sido el que 'mantuvo' disciplinada a la familia y preservo sus secretos", dijo Ulrichsen.

Siga bajando para encontrar más contenido