Rey de España se va ‘lanza en ristre’ contra calificadoras

El rey Juan Carlos de Borbón las criticó y dijo que "que tienen ganas de darnos en la cabeza".

Rey Juan Carlos, de España, durante una visita a India

EFE

Rey Juan Carlos, de España, durante una visita a India

POR:
octubre 27 de 2012 - 09:13 p.m.
2012-10-27

El monarca hizo estas declaraciones a un grupo de periodistas en un viaje oficial a India en el que estuvo acompañado por altos cargos gubernamentales y una docena de empresarios españoles que buscan entrar en un mercado de 1.200 millones de habitantes.

"Desde fuera, España se ve mejor, sales más contento de la imagen de España. Dentro, dan ganas de llorar, todo son penas, pero tenemos que sobrellevarlas", dijo el soberano a los periodistas, según recogen el sábado varios medios.

El viaje a India es el cuarto que emprende el Rey fuera de España desde julio, en un intento de promocionar la llamada "marca España" que ayude al país a remontar la peor crisis económica de las últimas décadas.

El monarca, cuya imagen se ha visto deteriorada recientemente por un viaje de placer a Botsuana del que se disculpó ante la opinión pública, arremetió contra las agencias de calificación que han situado a la deuda española al borde del bono basura.

"Hay gente que quiere darnos en la cabeza, como las agencias de calificación. Y encima tenemos que callarnos. Yo hablo con muchos jefes de Estado y lo sé", dijo el monarca.

Pese a aplicar en los últimos meses duros ajustes de gastos y reformas sin precedentes en la historia reciente, la economía española sufre su segunda recesión en tres años con una tasa de desempleo del 25 por ciento y numerosas dudas sobre su capacidad de cumplir con la consolidación fiscal exigida por la Unión Europea.

Sin embargo, el Rey, de 74 años, se mostró convencido de que el país, que trata de evitar una petición de ayuda internacional que tendría condiciones muy estrictas, saldrá adelante "con el cuchillo en la boca y una sonrisa".

MANIFESTACIONES EN MADRID

Entre tanto, miles de manifestantes desfilaron el sábado por la noche en el centro de Madrid hacia el Congreso de los diputados españoles, a gritos de "dimisión", para protestar contra los presupuestos para el 2013 y la política de austeridad del gobierno conservador.

Convocados en las redes sociales por el movimiento de los "indignados", los manifestantes estaban flanqueados durante su recorrido por decenas de furgones de la policía, dado que el desfile no había sido anunciado oficialmente. "No nos representan", "más educación, menos policía", "no nos mires, únete" o "dimisión" gritaba la multitud concentrada tras una gran pancarta blanca en la que se podía leer "No a los presupuestos de la deuda". "Soy de abajo, del pueblo. Estoy aquí porque nos quitan todo, la sanidad, la educación, las casas", cuenta Sabine Alberdi, una manifestante de 50 años, quien se refiere a los recortes presupuestarios que estrangulan a una gran parte de la población y el aumento de las expulsiones de propietarios demasiado endeudados en el país en el que uno de cada cuatro activos está desempleado.

"La situación es insostenible", añade. "Trabajo como autónoma, me afectan muchísimo los recortes porque si la gente no tiene dinero, tengo menos clientela". Desde hace un mes, el movimiento de los "indignados" acostumbra a manifestarse en los alrededores del Congreso de los diputados, con la consigna de rodear el congreso, en protesta por los presupuestos de 2013 que están siendo examinados en el Parlamento y prevén ajustes por 39.000 millones de euros.

En total, el gobierno de Mariano Rajoy prevé ahorra 150.000 millones de euros entre 2012 y 2014 para sanear las cuentas públicas.

Esta política incluye reducciones de salarios y de las prestaciones por desempleo, una subida de impuestos, entre ellos del IVA, recortes en sanidad y educación.

"Seguiremos así para defender nuestros derechos, contra los recortes, contra los presupuestos", asegura Rosa Romero, quien viajó varios cientos de kilómetros en autobús desde Granada, en Andalucía.

Con 21 años, está acabando sus estudios de traductora y se prepara para sumarse al raudal de jóvenes españoles que emigran porque no encuentran trabajo en su país: "Estoy luchando por mis amigos, mi hermana. Pero sé que a la hora de buscar trabajo, tendré que salir del país".

Con información de REUTERS Y AFP

Siga bajando para encontrar más contenido