Senado de EE. UU. debatirá programa que tiene frenado el TLC

Ese legislativo inicia las discusiones para renovar el 'TAA', un programa que ha sido el principal obstáculo del TLC con Colombia.

Archivo Portafolio.co

Senado de EE. UU. debatirá programa que tiene frenado el TLC

Archivo Portafolio.co

POR:
septiembre 20 de 2011 - 04:51 p.m.
2011-09-20

El Senado estadounidense dará esta semana un paso en firme hacia la aprobación de los TLC con Colombia, Corea del Sur y Panamá al iniciar las discusiones para renovar el programa que brinda asistencia a trabajadores de EE.UU. desplazados por el comercio y que se había convertido en el principal obstáculo del pacto con nuestro país.

La Cámara Alta tiene previsto incluir hoy el TAA como una enmienda a otro proyecto de ley que fue aprobado hace dos semanas por la Cámara de Representantes y que extiende por dos años más el llamado Sistema General de Preferencias (o GSP por su sigla en inglés).

Si la enmienda del TAA es aprobada, como se espera, se daría un voto definitivo para el GSP y TAA combinados posiblemente este jueves. El proyecto pasaría entonces a la Cámara de Representantes, donde debe ser considerado. 

El paso es clave pues el presidente Barack Obama ha dejado claro que no enviará al Congreso los TLC hasta que exista garantía de que el TAA también será aprobado. “Con estas votaciones en el Senado quedaríamos un paso más cerca de la aprobación de los TLC”, dijo ayer en un comunicado el Consejo Nacional para el Comercio Exterior, que agrupa a importantes empresarios.

Aún no es claro, sin embargo, qué pasará una vez el GSP-TAA aterricen en la Cámara Baja, donde la oposición al programa de asistencia a los trabajadores es mucho más grande que en el Senado. 

Obama quiere que primero aprueben el TAA y luego él enviaría los tratados. Pero en la Cámara Baja pretenden lo contrario: que el Presidente presente los tratados para acto seguido considerarlos “en conjunto” con el GSP- TAA.

Aunque suena absurdo, el tema de fondo a estas alturas es uno de confianza pues ambos temen que el otro no cumplirá con su palabra.

Desde hace varias semanas ambos partidos negocian un procedimiento bajo el cual o todo se aprueba o todo se cae. Pero no ha sido fácil. El liderazgo republicano en la Cámara viene siendo presionado por los miembros del Tea Party –republicanos nacionalistas- que se oponen con vehemencia a la renovación del TAA. 

Para estos el programa, que constaría unos 900 millones de dólares, es un subsidio que el país no se puede permitir pues solo le añadirá al déficit fiscal.

En otras cosas, el TAA brindaría seguro de desempleo por 130 semanas a unas 250.000 personas que puedan demostrar que perdieron sus empleos como consecuencia del comercio exterior. Así mismo, ofrece reentrenamiento para ingresar a otros sectores de la economía y ampliación del cubrimiento de salud. 

Pero según los republicanos, a estas personas se les estaría dando un trato preferencial sin justificación dado que el seguro de desempleo para la población general–al que también podrían aplicar- cubre solo 99 semanas.

Los demócrata alegan que se trata de un programa que lleva más de 50 años en funcionamiento y que es vital para compensar los efectos de la globalización en la economía estadounidense.

SERGIO GÓMEZ MASERI

Corresponsal de EL TIEMPO
Washington

Siga bajando para encontrar más contenido