Silicon Valley ofrece detener el reloj biológico

La noticia de que Facebook y Apple ofrecerán congelar los óvulos a las empleadas que decidan postergar la maternidad refleja la creciente batalla en Silicon Valley para atraer y retener el talento técnico femenino.

La estrategia se plantea como un incentivo para atraer y mantener la mano de obra femenina en Silicon Valley.

Archivo particular

La estrategia se plantea como un incentivo para atraer y mantener la mano de obra femenina en Silicon Valley.

Internacional
POR:
octubre 15 de 2014 - 03:07 p.m.
2014-10-15

Facebook empezó a ofrecer en enero, y Apple comenzará a hacerlo a principios del próximo año, hasta 20.000 dólares para la congelación y almacenamiento de óvulos.

Cada ciclo de estimulación ovárica ronda los 10.000 dólares, a lo que se suman los alrededor de 500 dólares anuales para el almacenamiento de los óvulos.

Este incentivo se suma a la larga lista de beneficios extra que ofrecen las empresas tecnológicas, como los 4.000 dólares que regalan a las parejas que tienen bebés, pero ninguno había atraído la atención, ni generado el debate, como la oferta de financiación para la congelación de óvulos.

"Cuando cumplí 30 años tenía la idea de que mi reloj biológico seguía corriendo pero no sabía cuáles eran mis opciones", dijo a la cadena de televisión NBC News, Jennifer Tye, responsable de marketing de Glow, una empresa sobre salud reproductiva.

Para Tye, la congelación de óvulos da a la mujer "un mayor control" al evitar tener que decidir entre la maternidad y la carrera profesional.

Brigitte Adams, fundadora del foro virtual Eggsurance, en el que las interesadas en el procedimiento comparten información sobre las mejores alternativas, señaló en un comunicado que compaginar una carrera exitosa con la maternidad "resulta todavía muy difícil".

En su opinión, la oferta de Facebook y Apple respalda a las mujeres a la hora de decidir qué es lo mejor para ellas. No falta quien alerte, con todo, de que el todavía novedoso procedimiento no implica que la maternidad esté garantizada.

De hecho la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva desaconseja el depender de la congelación de óvulos para garantizar la extensión de la fertilidad, aunque indica que cuanto más joven se realice el procedimiento mayores son las posibilidades de éxito.

Lo novedoso de la tecnología hace que no haya suficientes datos para evaluar su eficacia. El Hospital Mount Sinai de Nueva York sostiene, con todo, que la tecnología que se utiliza para la congelación de óvulos ha mejorado mucho en los últimos años y las posibilidades de que el procedimiento se traduzca en el nacimiento de un niño son más altas que en el pasado.

La fertilidad femenina se reduce de forma gradual a partir de los 30 años y sufre una gran caída a partir de los 35. La idea es que el congelar los óvulos a los 20 años ofrece una mejor posibilidad de embarazo que a finales de la década de los 30 o a los 40 años.

No falta quien muestre cierto escepticismo. Glenn Cohen, codirector del Centro de Biología y Bioética de la Escuela de Derecho de Harvard, escribió en un blog el año pasado que las mujeres que reciban ese beneficio pueden interpretarlo como una señal de que las empresas que las contratan consideran que el embarazo y su trabajo en esas firmas es "incompatible".

La recolección y congelación de óvulos requiere varias rondas de inyecciones hormonales para estimular la producción de óvulos por parte del organismo.

La noticia de la oferta por parte de Apple y Facebook llega en medio de un gran debate por la falta de diversidad de género en Silicon Valley.

Los últimos datos de diversidad publicados por las grandes firmas del sector de la tecnología muestran que las mujeres representan, en el mejor de los casos, alrededor del 30 % de su fuerza laboral, una cifra que las empresas buscan ahora aumentar.

Para lograrlo, compañías como Google han lanzado iniciativas como "Make with Code" (Hecho con código), en la que invertirá 50 millones de dólares durante los próximos tres años para enseñar a niñas y adolescentes a programar y obtener así una cantera para el reclutamiento futuro.
EFE