Silva anuncia que apoyará a Neves en su duelo con Rousseff

Silva se ha convertido en un inesperado árbitro del apretado duelo por la presidencia entre la candidata a la reelección, Dilma Rousseff, y su rival del Partido Socialdemócrata de Brasil, Aecio Neves

Silva respondió a las insinuaciones de Neves exigiéndole que incluya en su programa puntos clave defendidos por su partido,

AFP

Silva respondió a las insinuaciones de Neves exigiéndole que incluya en su programa puntos clave defendidos por su partido,

Internacional
POR:
octubre 12 de 2014 - 04:54 p.m.
2014-10-12

La ecologista Marina Silva, excluida hace una semana de la lucha por la presidencia de Brasil en la primera vuelta de la elección presidencial, anunció este domingo su posición para el balotaje, un día después de que el socialdemócrata Aecio Neves aceptara parte de sus condiciones.

La comparecencia de Silva fue finalmente este domingo en Sao Paulo a las 10H30 locales (13H30 GMT).

Convertida en un inesperado árbitro del apretado duelo por la presidencia entre la candidata a la reelección, Dilma Rousseff (PT, izquierda), y su rival del Partido Socialdemócrata de Brasil (PSDB), Aecio Neves, la decisión de Silva puede tener una gran influencia en la elección del próximo presidente de la República.

Aferrada a su propuesta por el cambio y de crear una "nueva política" en Brasil, Silva respondió a las insinuaciones de Neves exigiéndole que incluya en su programa varios puntos clave defendidos por su partido, en vez de intercambiar su apoyo por cargos políticos, como es tradicional en la política brasileña.

Neves le respondió este sábado desde Recife (noreste), donde se reunió con varios líderes del Partido Socialista Brasileño (PSB), que ya le dio su confianza, así como con la familia de Eduardo Campos, el candidato a la presidencia y compañero de fórmula de Marina Silva que falleció en un accidente aéreo en agosto.

Allí leyó un documento en el que aceptaba parte de las peticiones que le hizo llegar Marina Silva para movilizar a los 22 millones de brasileños (21,3% de los votos válidos) que optaron por ella el 5 de octubre.

El único de los principales puntos que obvió Neves fue el de no bajar la edad de imputabilidad penal de 18 a 16 años para los delitos más graves. El PSDB es uno de los grandes defensores de la baja, que de ser aceptada por Silva supondría una fuerte contradicción con la ideología izquierdista de ésta.

En cambio Neves sí que afirmó su compromiso de que, si es elegido el 26 de octubre, incorporará a su programa cuestiones relacionadas con la demarcación de las tierras indígenas y ampliará la reforma agraria, además de desarrollar una política ambiental sostenible.

También se comprometió a presentar al Parlamento una reforma política que prohíba a varios cargos, entre ellos el presidente, concurrir a un segundo mandato.

SILVA, CONTRA SU ANTIGUO PARTIDO

El partido de Marina Silva, Red Sustentabilidad, hizo un primer llamado a sus seguidores a votar por Aecio Neves, en blanco o nulo. Silva, una exmilitante del PT y ministra de Medio Ambiente en el primer gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), descartó cualquier apoyo a Rousseff aludiendo a los deseos de cambio que expresó la sociedad brasileña en el primer turno.

Según las primeras encuestas publicadas para el balotaje, el 64% de los electores que votaron a Marina Silva en la primera vuelta optarán en la segunda por apoyar a Aecio Neves, mientras que un 18% votará por Dilma Rousseff.

En esos mismos sondeos desvelados este jueves por Datafolha y el Instituto Ibope, Neves aparecía vencedor sobre Rousseff por 46%-44%, lo que teniendo en cuenta el margen de error, se considera un empate técnico.

DOS DÉCADAS DE BIPARTIDISMO

Los 142,8 millones de electores de Brasil están divididos en sus preferencias, sobre todo en la clase media, que ahora es mayoría en este país continental de 200 millones de habitantes.

Una mayoría, especialmente en los barrios populares y regiones pobres del noreste, votaron por Rousseff, que fue la más apoyada en el primer turno con un 41,59% de los votos, seguida por Neves (33,55%).

Los avances socioeconómicos favorecidos por la izquierda desde su llegada al poder en 2003 con Luiz Inácio Lula da Silva permitieron que 40 millones de personas salieran de la pobreza y se acercaran a la clase media.

Pero con el PT sacudido por varios casos de corrupción y Brasil sumido en su cuarto año de crecimiento económico moderado, hay muchos votantes que ven en Neves una alternativa y confían en sus recetas liberales para reactivar la economía.

Bajo esa ola de cambio que propone Aecio Neves se han cobijado partidos tan equidistantes como del Partido Verde, el Partido Social Cristiano del evangélico Pastor Everaldo o el Partido Popular Socialista.

Rousseff, cuyo Partido de los Trabajadores está en el poder desde 2003, cuenta con el apoyo de una amplia alianza de 10 partidos que le garantiza mayoría en el Congreso, entre estos el gigante Partido del Movimiento Democrático (PMDB, centro).

En las últimas dos décadas, la segunda vuelta de las elecciones brasileñas ha sido siempre un duelo entre el PSDB, que gobernó con Fernando Henrique Cardoso entre 1995 y 2002, y el PT, que llegó al poder en 2003 de la mano de Luiz Inacio Lula da Silva.

AFP