Sin acuerdo terminó intensa sesión de la OEA sobre Venezuela

El Secretario General del organismo pidió activar la Carta Democrática en Venezuela. Allí piden su renuncia. 

Luis Almagro, secretario general de la OEA.

Luis Almagro, secretario General de la OEA. 

Internacional
POR:
con agencias
junio 23 de 2016 - 05:26 p.m.
2016-06-23

La Organización de Estados Americanos (OEA) concluyó este jueves su sesión de debate sobre la aplicación de la Carta Democrática a Venezuela sin tomar ninguna decisión y con acusaciones de "golpismo" de Caracas, Bolivia y Nicaragua al secretario general del ente, Luis Almagro.

Los 34 Estados miembros escucharon el crítico informe de Almagro sobre la crisis social y política en Venezuela, pero no se llamó a votación para decidir si se prosigue con el proceso de la Carta, que podría llevar a una misión diplomática o, en último lugar, a la suspensión del país del organismo.

Así, queda en el aire si este debate se retomará y, en caso de hacerse, cuando sería, porque la sesión de este jueves se levantó sin ningún anuncio al respecto.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, ofrecerá en breve una rueda de prensa en el Salón de las Américas de la OEA, tras denunciar que Almagro "ha dado un golpe de Estado" a la organización y a su país con la sesión del jueves.

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, el opositor Henry Ramos Allup, prevé hablar también con la prensa después de no haber podido participar, como deseaba, en el Consejo sobre la activación de la Carta Democrática, cuya aplicación solicitó a Almagro la mayoría opositora en el Parlamento.

Para que Ramos Allup hubiera participado, alguien, un Estado miembro o el secretario general, deberían haber propuesto su participación formalmente al Consejo, que tendría que haber votado acto seguido si lo aprobaba por mayoría de los 34 Estados miembros.

La sesión se realizó porque Venezuela perdió la votación inicial para cancelarla. Venezuela perdió por 20 votos frente a 12, y se produjeron 2 abstenciones, lo que evidenció la influencia mermada de Caracas en una región donde los equilibrios políticos están cambiando.

No obstante, la sesión concluyó sin tomar ninguna decisión, por lo que no se sabe si la OEA proseguirá con el proceso gradual de la Carta Democrática, que podría llevar a una misión diplomática (18 votos de embajadores) o, en último lugar, a la suspensión de Venezuela del organismo (24 votos de cancilleres).

Almagro comenzó su intervención presentando un informe sobre la crisis política y económica que se está registrando en Venezuela.

Almagro les pidió a los 34 países miembros que apliquen la Carta Democrática a Venezuela para "defender a un pueblo que necesita voz" y "para mantenerse del lado correcto de la historia".

"El Consejo Permanente debe mantenerse del lado correcto de la historia y defender a un pueblo que necesita voz. Solo volviendo a un ejercicio legítimo y responsable del poder podrá Venezuela volver a la senda de la paz y de la prosperidad", afirmó Almagro.

Señaló que la situación en el país latinoamericano está “alcanzando un punto crucial” y que el “consejo debería tomar medidas para atender esta crisis humanitaria sin precedentes”.

El Secretario General también agregó: "El Consejo Permanente debería adoptar las medidas necesarias para abordar la crisis humanitaria inédita e innecesaria en Venezuela. Debería expresarse respecto a los presos políticos y los persistentes informes de tortura. Debería apoyar la voluntad del pueblo venezolano en su solicitud de un referendo revocatorio".

Mientras se lleva a cabo la sesión, varias personas se reúnen frente a la sede de la OEA en Washington para exigir la activación de la Carta Democrática en Venezuela.