Sony, la mejor empresa japonesa para las mujeres

La compañía le apuesta a la formación de sus empleadas para convertirlas en ejecutivas. La empresa espera contar en 2020 con el 15 por ciento de mujeres en cargos directivos.

Sony

Archivo Portafolio

Sony

Internacional
POR:
noviembre 27 de 2014 - 12:32 p.m.
2014-11-27

Sony es la empresa japonesa que ofrece las mejores oportunidades y ambiente de trabajo para las mujeres, según una encuesta publicada por el diario Nikkei.

El ránking elaborado entre las compañías que cotizan en bolsa en Japón ha tenido en cuenta aspectos como el número de mujeres en puestos de dirección, la disponibilidad de bajas por maternidad y cuidado de hijos así como las políticas de conciliación de vida familiar y laboral.

Según apunta el diario Nikkei, Sony ofrece “un programa de formación sólida para empleadas que buscan convertirse en ejecutivos” ya que la compañía aspira a contar en 2020 con un 15 por ciento de mujeres en puestos directivos, en contraste con el 5 por ciento actual.

Como parte de sus esfuerzos para conseguir estos objetivos, el periódico recuerda que este año Sony eligió a un grupo de empleadas menores de 30 años en puestos de bajo escalafón para realizar un programa de formación que incluía viajes a Estados Unidos.

Otra tecnológica, NEC, fue la segunda mejor compañía para mujeres según la encuesta mientras que las tercera y cuarta posición recayeron en la empresa de servicios financieros Credit Saison y los grandes almacenes Takashimaya, respectivamente.

Esta última compañía cuenta con mayoría de mujeres en su plantilla y el 18 por ciento ocupa puestos directivos.

Conseguir una mayor integración laboral de la mujer es uno de los principales retos de las autoridades de Japón, un país donde las cuotas se alejan mucho de otros países desarrollados.

En 2013, la participación femenina en el mercado laboral japonés fue del 62,5 por ciento, frente a la masculina del 80,6 por ciento, y la proporción de mujeres en cargos de responsabilidad no llega al 12 por ciento, mientras que otros países occidentales ronda el 30 o 40 por ciento.

EFE