Strauss-Kahn, en celda aislada y bajo vigilancia de suicidio

El director del FMI viste un traje de presidiario y duerme en una diminuta celda.

POR:
mayo 18 de 2011 - 05:47 p.m.
2011-05-18

La celda de 3,3 x 3,9 metros se encuentra en el área oeste de la prisión de Rikers Island, ubicada en una isla del East River en Manhattan. Allí, Strauss-Kahn, quien apenas unos días atrás se alojaba en una suite de 3.000 dólares la noche del Sofitel en Times Square, espera que llegue el viernes para saber si deberá someterse a un juicio bajo cargos de haber intentado violar a una empleada del hotel.

 

El jefe del Fondo Monetario Internacional -y el hombre que antes de este escándalo se perfilaba como candidato socialistas a la presidencia de Francia- está considerado en riesgo de suicidio y ha sido puesto bajo vigilancia especial.

Por lo general, un sospechoso a la espera de juicio, considerado inocente hasta que se demuestre lo contrario, tiene algunas licencias durante su detención, como el derecho a vestir su propia ropa.

Pero no es el caso de Strauss-Kahn. Una fuente policial, quien habló bajo el anonimato, dijo a AFP que el magnate de 62 años ha sido ubicado en un área normalmente reservada a detenidos con enfermedades contagiosas.

Esto se debe a la disposición de la cárcel, con celdas diseñadas para aislar prisioneros, un requisito indispensable en este caso. En este diminuto espacio, Strauss-Kahn tiene, además de su cama, una ducha, un inodoro y una mesa para comer.

Y está completamente solo. O casi. "No hay nadie más excepto los guardias. En este caso, hay un guardia a muy pocos pasos de él", indicó la fuente. En lugar de tener permiso para vestir uno de sus trajes elegantes, Strauss-Kahn ha estado usando un uniforme gris de preso diseñado especialmente para minimizar riesgos de suicidio.

"Con esto, existen menos posibilidades de esconder cosas, por ejemplo", explicó la fuente. Además, tiene que usar calzado sin cordones -muy distintos a los zapatos de cuero que utilizan líderes mundiales- por temor a que los use para ahorcarse. Estos son "zapatos estándar del caso, con suela de goma y material de lona", detalló la fuente.

El político francés, que niega todos los cargos, tiene permiso para ejercitarse una hora fuera de la celda cada día. Tiene, además, autorización para ir a un salón donde puede ver televisión, incluso seguir la cobertura permanente de noticias sobre su caso.

La fuente sostuvo que había celdas más pequeñas aún en Rikers Island, un edificio sombrío comparable a la legendaria prisión de Alcatraz en San Francisco. Pero reconoció que las celdas del ala donde se ubica la de Strauss-Kahn eran bastante compactas.

"La idea es que si los presos tienen enfermedades contagiosas puedan ser encerrados en celdas aisladas", dijo. Funcionarios de Rikers Island no quisieron hacer comentarios acerca del estado de ánimo de Strauss-Kahn o sobre si se encuentra bajo vigilancia de suicidio.

Un portavoz del departamento de Corrección de Nueva York dijo que todos los reclusos tienen el mismo protocolo de seguridad. "El protocolo dicta que cada presidiario es evaluado sobre el riesgo de daños que se pueda infringir a sí mismo y a otros", dijo en un comunicado. "Todos los registros de salud de un preso son confidenciales según la ley".

Escándalos sexuales siguen salpicando a Strauss-Kahn

Una reportera afirma que el director del FMI le pidió sexo a cambio de una entrevista. 

Una periodista de un diario europeo afirma que el responsable del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, acusado de delitos sexuales contra una camarera en Nueva York, le propuso concederle una entrevista a cambio de favores sexuales.

En declaraciones que publica  el periódico británico "The Times", esta reportera relata cómo el exministro de Finanzas francés, detenido el sábado pasado en Nueva York por presuntos abusos sexuales a una camarera del hotel en el que se alojaba, se fijó en ella tras haber mantenido una entrevista en grupo.

"Consiguió mi número de teléfono a través de su embajada o del Instituto Francés y me empezó a llamar diciéndome: 'Si sales conmigo, tendrás tu entrevista", señala esta mujer, a la que el rotativo llama, de forma ficticia, "Martina". La periodista indica que el responsable del FMI quiso ir a su lugar de trabajo, a lo que ella se negó, y añade que Strauss-Kahn "casi suplicaba" y le colgó el teléfono.

El pasado noviembre, dos años después de ese primer encuentro con  Strauss-Kahn, estando ella embarazada, el responsable del FMI se presentó en la ciudad en la que la periodista residía, según esta versión, y le dijo que le concedería una entrevista, aunque para ello "tenía que pasar un fin de semana con él en París o en otro lugar".

"Fue increíblemente insistente... Dijo casi de forma explícita que me tenía que acostar con él para poder entrevistarle", afirma la mujer

Abogado de camarera afirma relación sexual no fue consentida  

Jeffrey Shapiro, el abogado de la camarera que acusa de presunto abuso sexual e intento de violación al director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, aseguró hoy que hubo relación sexual consentida entre su cliente y el político francés.

"Creo que sus alegaciones de que hubo sexo consentido no son ciertas", afirmó Shapiro, que representa a la empleada del hotel de lujo neoyorquino en que ocurrió ese incidente el pasado sábado, en declaraciones este miércoles a la cadena de televisión NBC.

Shapiro subrayó que "no hubo nada de mutuo acuerdo en la habitación de ese hotel", en respuesta a las declaraciones de la defensa de Strauss-Kahn que han dejado entrever la posibilidad de que durante el proceso judicial su cliente declare que hubo una relación sexual de mutuo acuerdo.

El mediático abogado del político francés, Benjamin Brafman, ya señaló el martes a la prensa que, a su parecer, algunas de las pruebas presentadas por la acusación "no concuerdan con un encuentro por la fuerza".

Mientras tanto se van conociendo detalles sobre la presunta víctima de  Strauss-Kahn, como que vive en el barrio de El Bronx, en un edificio que solo alquila a adultos que padecen del virus VIH-Sida, y que con anterioridad residió en otro apartamento gestionado por la organización Comunidad de Harlem Unida contra el Sida, según publica  el diario The New York Post.

Ese rotativo indicó también que debido a la ley de confidencialidad médica estadounidense no ha podido verificar si la mujer de origen africano tiene sida o está infectada por el virus VIH, pero recoge un testimonio de un trabajador de esa organización que afirma que para habitar en uno de esos apartamentos, se tiene que ser seropositivo.

"El apartamento no está alquilado a su nombre", indicó esa persona al Post, ya que la organización alquila las viviendas bajo su nombre y luego ubica a los beneficiarios de sus programas. El diario revela también que la mujer "dijo a la Policía que después de haber sido sodomizada, escupió el semen al suelo y que los investigadores están haciendo pruebas sobre el ADN de esa muestra". En sus declaraciones a la NBC, Shapiro indicó también que su cliente "tiene mucho miedo y se siente superada" por la situación, que considera como "una pesadilla", pero que también está dispuesta a colaborar con la policía y la fiscalía neoyorquina.

"No tiene una agenda. Lo está haciendo porque considera que es su responsabilidad", dijo Shapiro a la NBC sobre esta mujer, una inmigrante africana de origen guineano, de 32 años, musulmana, viuda y madre de una adolescente, que llegó hace siete años a Estados Unidos como asilada. La mujer, que según la prensa francesa se llama Nafisatu Dialo, trabaja en el hotel neoyorquino en que ocurrió el incidente desde hace tres años, pero todavía no ha sido capaz de reincorporarse a su actividad laboral.

Siga bajando para encontrar más contenido