Sube la tensión en campaña presidencial de Brasil

Los militares dijeron que Silva es “un hilo de esperanza” y la calificaron como una “figura mesiánica”.

El equipo de campaña de la presidenta brasileña acusó a la opositora Marina Silva de ‘plagio’ de ideas.

EFE

El equipo de campaña de la presidenta brasileña acusó a la opositora Marina Silva de ‘plagio’ de ideas.

Internacional
POR:
septiembre 07 de 2014 - 09:40 p.m.
2014-09-07

La campaña electoral en Brasil se avinagró, cuando falta menos de un mes para la cita en las urnas, con constantes ataques que tienen como blanco a la favorita en las encuestas, a la opositora y ecologista Marina Silva, y quien ha puesto en duda la reelección de la presidenta Dilma Rousseff.

Marina Silva ha pasado en tres semanas de ser nombrada candidata, tras la muerte del líder socialista Eduardo Campos en un accidente, a liderar los sondeos, que le otorgan una victoria en la segunda vuelta y a convertirse en el centro de la campaña electoral, en torno a la que giran todas las polémicas.

Ante la intensidad de los ataques, la abanderada del Partido Socialista Brasileño (PSB) afirmó la semana pasada que sus principales rivales, la presidenta Rousseff y el socialdemócrata Aécio Neves, viven una “situación de casi desespero” y por ello han iniciado “una verdadera persecución a todos los niveles” para dañarla.

“Ahora el (ex) gobernador Aécio y la presidenta Dilma hacen un frente contra mí. Es un frente contra la sociedad brasileña, que se está movilizando conmigo”, dijo.

PIDEN INVESTIGACIÓN

El Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff pidió el jueves a la justicia electoral que investigue las cuentas de Marina Silva, para averiguar si cometió alguna irregularidad y no declaró al fisco los ingresos que recibió en los últimos años por dar discursos sobre ecología, algo que ella niega.

Las campañas de Rousseff y de Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), también han acusado a Silva de “plagiar” en su programa electoral tramos de documentos usados por los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Fernando Henrique Cardoso.

Sus adversarios políticos señalan a Silva por la supuesta vaguedad de sus ideas y de propuestas; le echan en cara el carecer del apoyo de una amplia coalición de partidos y han intentado retratar su opción como una “aventura” política, frente a la que se presentan como las únicas opciones de Gobierno seguras.

También han usado como munición la reciente retirada de apoyo al matrimonio entre parejas homosexuales del programa de Gobierno del PSB, que ha sido sustituido por un apoyo a la unión estable.

EFE
Río de Janeiro, Brasil