Sudáfrica, marcada por el orgullo nacional y los problemas económicos tras el Mundial de fútbol

El Mundial ha dejado una profunda huella en el país, los ciudadanos cuentan con un renovado orgullo

Archivo Portafolio.com.co

Mundial Sudafrica 2010

Archivo Portafolio.com.co

POR:
diciembre 15 de 2010 - 06:25 p.m.
2010-12-15

Sin duda, la que ha resultado más beneficiada  ha sido laimagen internacional de Sudáfrica, país que tiene una elevada tasade violencia y es considerado como uno de los más peligrosos delplaneta. Según una encuesta realizada por la FIFA, un 99 por ciento de losaficionados que viajaron a Sudáfrica valoraron los estadios en losque se disputaron los encuentros del Mundial de forma muy positiva,un 98 por ciento estaba encantado con el ambiente y un 84 por cientomejoró la opinión que tenía sobre el país.

 

Esta ola de optimismo no afecta sólo a los turistas que acudierona Sudáfrica, sino también a los propios sudafricanos, de los que 9de cada 10 afirmaron tras el Mundial que su autoestima había crecidoy un 87 por ciento dijo estar más seguro que nunca de la capacidaddel país.

 

Sin embargo, pocos meses después del Mundial, Sudáfrica yaempieza a encontrar dificultades para conseguir que las los estadiosconstruidos para el torneo resulten rentables. En total, para las infraestructuras del Mundial, sobre todoautopistas y aeropuertos, además de los estadios, el Estadosudafricano invirtió al menos 42.500 millones de euros.

 

El estadio de Ciudad del Cabo, que costó 450 millones de euros,se ha convertido en el centro de la polémica después de que laempresa Sail Stadefrance, que se ocupó de su administración duranteel Mundial, diera marcha atrás en su compromiso de alquilarlo para

30 años.

 

Aunque en algunos estadios se han celebrado importantes eventosdeportivos tras el Mundial, en especial en el Soccer City, en otros,como el de Polokwane o el de Port Elizabeth, no se ha registradoactividad alguna desde la Copa del Mundo, por lo que ya seencuentran en una situación económica insostenible.

 

Para solucionar este problema, el Gobierno está instando a losequipos de rugby y cricket, dos deportes que en Sudáfrica mueven másdinero que el fútbol, a que celebren partidos en los nuevos estadioso que se trasladen a ellos para asegurar su viabilidad.

 

Por su parte, analistas como Piet Coetzer, del Boletín deInteligencia del Liderazgo, destacan que "lo que estaba más ausenteen la planificación de la construcción de estos ostentosos

monumentos (...) era cómo se pagarían las facturas después de quelos equipos internacionales y los aficionados se hubieran marchado".

 

En cuanto al nuevo sistema de transporte público, sólo unaminoría de sudafricanos se beneficia del Gautrain, considerado elestandarte de la modernización de las comunicaciones en Sudáfrica,puesto que pocos pueden pagar los 10 euros que cuesta un billetedesde el centro de Johannesburgo hasta el aeropuerto.

Siga bajando para encontrar más contenido