Los suizos le dijeron no al mínimo más elevado del mundo

Los helvéticos rechazaron este domingo en un referéndum instaurar en el país un sueldo mínimo único equivalente a 3.300 euros.

Los suizos salieron a votar este domingo.

EFE

Los suizos salieron a votar este domingo.

POR:
mayo 18 de 2014 - 05:05 p.m.
2014-05-18

El ejercicio de la democracia directa en Suiza, único país del mundo donde se aplica este modelo político, determinó el domingo que los trabajadores en este país seguirán sin tener derecho a un sueldo mínimo legal y bloqueó una importante compra para la renovación parcial de su flota aérea de combate.

Los suizos participaron en un referéndum en el que se les preguntó sobre la instauración de un salario mínimo de 4.000 francos (3.470 euros) o 22 francos (18 euros) la hora, que rechazaron con el 76 por ciento de votos en contra.

También se opusieron, aunque por un margen muy estrecho -53,4 por ciento- a la adquisición de 22 aviones de caza Gripen, de fabricación sueca, un gasto de 2.500 millones de euros para el cual el Parlamento helvético ya había dado su aval hace ocho meses.

Los temas sometidos a consulta popular concitaron en esta ocasión la atención de los ciudadanos, como lo demuestra que la tasa de participación (56 por ciento) haya sido una de las más elevadas en los últimos diez años. Los suizos son convocados a las urnas cuatro veces al año para pronunciarse sobre las cuestiones más diversas, de alcance federal o cantonal.

Tras conocerse los resultados definitivos, el ministro de Economía de Suiza, Johann Schneider-Ammann, se declaró aliviado por el rechazo a la iniciativa de un salario mínimo, que había sido impulsada por los sindicatos con el apoyo de partidos de izquierda.

"Es una señal clara en favor de nuestra plaza económica, de nuestro mercado de trabajo y de nuestra (forma de) convivencia social" comentó.

Insistió en que la aceptación de una remuneración mínima hubiese llevado a la supresión de empleos, particularmente en las regiones periféricas, y defendió que "el trabajo es el mejor antídoto para la pobreza".

Los medios económicos se habían unido en la campaña contra la iniciativa del salario mínimo, que advirtieron repetidamente que perjudicaría a quienes intentaba proteger: los trabajadores con los salarios más bajos.

Entre los opositores más activos estuvieron representantes del ramo de la hostelería y de la restauración, que aseguraban que tal medida afectaría el ya estrecho margen de rentabilidad que tienen y les obligaría a reducir sus plantillas de empleados.

Tradicionalmente, los suizos son muy reticentes a apoyar cambios o medidas que puedan suponer un límite a la libertad empresarial o amenazar la competitividad del país.

OPORTUNIDADES ANTERIORES

Esta no es la primera vez que la ciudadanía es convocada a las urnas para pronunciarse sobre una cuestión directamente relacionada a la remuneración por el trabajo. El año pasado, los suizos aceptaron ampliamente una iniciativa para prohibir las millonarias indemnizaciones previstas para los altos ejecutivos llegado el momento de su partida.

En cambio rechazaron, también por amplio margen, la iniciativa "por salarios equitativos", que establecía que el sueldo más alto en una compañía no podía ser más de doce veces mayor que el más bajo. También es habitual en el sistema suizo que los ciudadanos decidan sobre cuestiones relacionadas con la defensa, como ocurrió hoy al votar contra la compra de los aviones Gripen.

Esto obligará a anular la operación pactada con Suecia y que tenía por finalidad reemplazar una flota de otro tipo de aviones de combate que, con treinta años de funcionamiento, son considerados obsoletos.

El Gobierno indicó que examinará, junto con el parlamento, las "soluciones de reemplazo" para cubrir las "lagunas de seguridad" que se han creado tras este resultado. "Vamos a poner todo en obra para resolver esas lagunas en un tiempo apropiado en este contexto difícil.

En los próximos meses, evaluaremos las diferentes opciones para encontrar la mejor" para el ejército, dijo el ministro de Defensa, Ueli Maurer.

Asimismo, los suizos se pronunciaron el domingo a favor de la propuesta de que se prohíba de por vida a las personas condenadas por abuso sexual de niños ejercer cualquier actividad en la que estén en contacto con menores. Esta iniciativa recibió un 63,5 por ciento de votos a favor y triunfó en la totalidad de los 26 cantones de Suiza.

Según los que hicieron este planteamiento, muchos pedófilos son reincidentes y su presencia en escuelas, organizaciones de discapacitados o entidades deportivas constituye un peligro permanente.

Al comentar este resultado, la ministra suiza de Justicia, Simonetta Sommaruga, anunció que presentará en los próximos meses un proyecto de ley para aplicar la voluntad popular, pero advirtió de que la iniciativa transgrede la Constitución y que su implementación será difícil.

Una de las cuestiones más difíciles a resolver es que la iniciativa no prevé excepciones y la medida debe aplicarse independientemente de la gravedad de la pena, con lo que un joven de 19 años que hubiese mantenido relaciones sexuales con su novia de 15 años también resultaría afectado, indicó la ministra.
EFE

Siga bajando para encontrar más contenido