El suplicio del mercado en Venezuela

Los venezolanos viven haciendo mercado todos los días ante la escasez de alimentos.

Archivo Portafolio.co

Plaza de mercado

Archivo Portafolio.co

POR:
mayo 09 de 2011 - 12:18 a.m.
2011-05-09

No hay aceite, se acabó la leche, el pescado está caro: comprar los víveres del mes se ha convertido en un suplicio cotidiano para muchos venezolanos, que tienen que lidiar con la inflación más alta de América Latina, así como con la escasez cíclica de productos.
Los esfuerzos del Gobierno por enfrentar esa agobiante combinación para los hogares no logran calmar la desesperación en los supermercados, donde la gente se queja porque no encuentra lo que busca o porque se sale de su presupuesto.
“¿Que si conseguí todo? Apenas la mitad: no hay aceite, no hay mantequilla. ¡Hacer la compra es un viacrucis!”, exclama, alterada, Zulaida Rivas, de 62 años, al salir de un supermercado.
En abril, la inflación en Venezuela alcanzó un 1,4 por ciento y en los últimos 12 meses, los precios subieron 22,9 por ciento, una cifra récord en América Latina en el periodo. En 2010, la inflación venezolana fue de 27,2 por ciento.
“Duro tres días haciendo mercado, tengo que ir a diferentes negocios. En unos encuentro carne barata y en otros las legumbres. Hoy, por ejemplo, no hay aceite”, coincide Argelia Allende, de 36 años, terminando de comprar en un mercado ubicado en una zona popular del oeste de Caracas.
Estas mujeres gastan entre 348 y 465 dólares al mes para alimentar a seis personas. Como ellas, varios clientes de supermercados se fijan detenidamente en los precios antes de poner un producto en su cesta. “Hay grandes diferencias en los precios entre diferentes supermercados”, dice Rivas.
Venezuela, primer productor de petróleo sudamericano, importa la mayoría de los bienes que consume y no logra superar el modelo económico rentista e incentivar la producción nacional.
El presidente Hugo Chávez decretó dos incrementos en el salario mínimo, que a partir del primero de mayo subió 15 por ciento para ubicarse en 327,43 dólares y volverá a aumentar un 10 por ciento en septiembre, hasta llegar a los 360 dólares. Pero según el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores, el precio de la canasta básica alimentaria mensual para una familia es de 612,47 dólares. 

Chávez culpa a los especuladores por falta de alimentos

 

El presidente venezolano Hugo Chávez, que aspira a ser reelecto en el 2012 para un tercer periodo de seis años, afirma que la inflación se debe a la crisis mundial de alimentos y a la especulación de empresas privadas.
Con miras a proteger los ingresos de los venezolanos, el Gobierno fija desde hace años los precios de los alimentos básicos como leche, aceite o azúcar, pero estos productos siguen escaseando de forma cíclica.
"Compro lo que puedo. Yo sólo veo que todo es más caro, que nunca las cosas bajan de precio", se lamenta Margarita Pérez, venezolana con una familia de cinco personas.

Siga bajando para encontrar más contenido