Supuesto atentado del sábado expone fragilidad de Maduro

Detractores del gobierno consideran que el ataque podría ser usado como distracción en medio de la crisis política y social que vive el país.

Nicolás Maduro

El ataque fue retransmitido en directo por la televisión estatal el sábado mientras Maduro hablaba, flanqueado por su esposa y el ministro de Defensa.

EFE

POR:
bloomberg
agosto 06 de 2018 - 12:54 p.m.
2018-08-06

Tan solo tres horas después de que un dron cargado con explosivos detonara cerca del presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante un desfile el sábado, los primeros sospechosos eran interrogados. Para el domingo por la noche, seis de ellos habían sido arrestados.

Los detractores de Maduro están cuestionando públicamente si su régimen autoritario solo está usando el incidente como una excusa conveniente para reprimir aún más al sufrido pueblo de Venezuela. Y podrían estar en lo cierto. Pero el episodio también pone de manifiesto el frágil control de Maduro sobre el poder a medida que el país se hunde cada vez más en el caos económico.

(Lea: Maduro culpa al gobierno colombiano de atentado en su contra)

Un grupo casi desconocido llamado Soldados de Franela se atribuyó la responsabilidad del ataque. La emergencia del grupo se suma a la presión que Maduro ya enfrenta desde dentro de sus fuerzas armadas.

En mayo, decenas de militares e individuos altamente condecorados conspiraron sin éxito para realizar un golpe de palacio y llevar a juicio al presidente socialista por ignorar la Constitución y destruir la economía basada en el petróleo. Además, Maduro se enfrenta a la creciente presión de países vecinos que tratan de lidiar con los miles de venezolanos que cruzan las fronteras para escapar a la hiperinflación y el hambre.

(Lea: Venezuela permitirá la libre compra y venta de divisas

IMAGEN TERRIBLE

Maduro, de 55 años, ha mantenido que tiene la completa lealtad de su partido y las fuerzas armadas. Pero las imágenes de la retirada de guardias personales y soldados retransmitidas por la televisión estatal suscitaron obvias dudas para muchos venezolanos.

El ataque del sábado podría llevar a otros a tomar medidas similares, dice David Smilde, sociólogo de la Universidad de Tulane en Nueva Orleans. "Los lideres autoritarios como Maduro necesitan hacer que la gente piense que son invulnerables", dijo Smilde. "Pero la imagen era terrible. Creo que definitivamente podría despertar la imaginación de otras personas".

Durante todo el domingo, las autoridades informaron sobre las redadas que tuvieron lugar en todo Caracas. El ministro del Interior, Néstor Reverol, anunció que se había arrestado a seis personas y que se esperaban más detenciones en las próximas horas.

El ataque fue retransmitido en directo por la televisión estatal el sábado mientras Maduro hablaba, flanqueado por su esposa y el ministro de Defensa. El mandatario inmediatamente acusó a la oposición política de participar en el ataque y dijo que los culpables fueron ayudados por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y financieros internacionales afincados en Florida.

En una declaración la noche del sábado el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia dijo que la afirmación era absurda. El ministerio colombiano agregó que estaba acostumbrado a que el líder venezolano acuse constantemente a Colombia de cualquier tipo de situación. Iván Duque, aliado cercano del expresidente Álvaro Uribe -quien frecuentemente chocó con el mentor y predecesor de Maduro Hugo Chávez- asumirá el cargo el martes.

Independientemente de la autenticidad del ataque del sábado, Rocío San Miguel, presidenta del grupo de vigilancia Control Ciudadano, dijo que el incidente probablemente señala una represión de disidentes tanto dentro como fuera del Ejército. San Miguel aseguró que es una excelente distracción para la grave crisis política y social que viven los venezolanos.

El presidente estadounidense, Donald Trump, fue informado acerca del incidente, dijo la Casa Blanca. El domingo, John Bolton, asesor de seguridad nacional de Trump, dijo en Fox News que "inequívocamente, no hay participación del Gobierno de los Estados Unidos en esto".

Siga bajando para encontrar más contenido