Temor al populismo latinoamericano es exagerado y mercados podrían ofrecer gangas

Es poco probable que las elecciones en Brasil y en México generen las políticas populistas que temen los inversionistas.

Andrés Manuel López Obrador es el favorito para ser el presidente de México.

Andrés Manuel López Obrador es el favorito para ser el presidente de México. “Una victoria a su favor alarmaría a los mercados”.

Reuters

POR:
Portafolio
enero 26 de 2018 - 08:12 p.m.
2018-01-26

La economía mundial está disfrutando de un avance sincronizado y los mercados le están sacando provecho. Pero una región se lo está perdiendo: América Latina.
Este pudiera ser un año crucial para toda la región.
Brasil, México, Colombia, Costa Rica y Paraguay tienen elecciones presidenciales este año, al igual que Venezuela (aunque existe cierta duda acerca de si esta elección se llevará a cabo). Incluso Cuba tendrá un nuevo jefe de Estado cuyo apellido no será Castro.

(Lea: Alemania confirma la tendencia populista)

Esto pudiera ser importante, ya que los inversionistas extranjeros tienen una larga e indiscriminada historia de tener reacciones excesivas ante los acontecimientos políticos latinoamericanos. La llegada de un autócrata populista al poder a veces conduce a un colapso de la confianza (y la triste historia de Venezuela durante los últimos 20 años muestra por qué pudiera ser así).

(Lea: ‘Los populismos de Latinoamérica son un mal de las democracias frágiles’

La mayoría de las veces, sin embargo, los populistas, que suenan enojados tienden a comportarse con más sensatez una vez que están en el poder. El ejemplo más espectacular fue sin duda el repunte del mercado en Brasil después de que Luiz Inácio Lula da Silva fuera electo por vez primera a fines de 2002. Tratado de antemano como un escenario apocalíptico, resultó ser que Lula da Silva era pragmático en el poder, mientras que el auge de las materias primas llevó a las acciones en Brasil a alturas inusitadas. Desde noviembre de 2002, cuando el mandatario sudamericano ganó la presidencia, hasta diciembre de 2007, el índice MSCI Brazil ganó más de 1.000%. Esto representó el triple del aumento en los mercados emergentes en conjunto.

(Lea: Populismo y globalización

¿Cuáles son las posibilidades de que la continua relación de amor y odio del continente con los caudillos populistas cree una oportunidad de compra como ésa este año? No se puede descartar, aunque es difícil imaginar algo tan dramático como el repunte después de la elección del Lula da Silva en 2002. Latinoamérica no es irresistiblemente barata en la actualidad, cotizando a una relación precio-ganancias (P/E, por sus siglas en inglés) de 17,7, según MSCI. El P/E para los mercados emergentes en conjunto es de 15,1. Brasil ya ha atravesado por lo peor de los horrendos desbarajustes políticos, que incluyeron la destitución de la expresidenta Dilma Rousseff, y ha iniciado una recuperación económica, pero esto ha sido recibido con demasiada euforia en los mercados. El haber invertido a principios de 2016 habría dado lugar a una ganancia de 160% hoy.

Los países al sur del Canal de Panamá están casi todos expuestos a China, por lo cual el crecimiento continuo favorecerá las percepciones de Brasil y de las economías andinas, mientras que otra desaceleración sería perjudicial. México sigue estando intensamente expuesto, en más de un sentido, a EE. UU. , particularmente al riesgo actual de que EE. UU. pudiera decidir retirarse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Cualquier movimiento en las principales economías del mundo podría reprimir acontecimientos políticos en la región.Pero la región se está perdiendo del entusiasmo existente en otros lugares. Desde que la elección de Enrique Peña Nieto en México en julio de 2012 generara la última ola de optimismo, México y Brasil han caído un 11% y un 14% respectivamente, mientras que los mercados emergentes han aumentado un 32%.

Existe cabida para que avancen un largo trecho rápidamente, y cabida para confusión y volatilidad de sobra durante los próximos meses, ya que las dos elecciones más importantes son imposibles de predecir en este momento. México tiene una elección de una sola ronda, razón por la cual los presidentes pueden y de hecho ganan las elecciones con el apoyo de menos de la mitad del electorado. El favorito Andrés Manuel López Obrador, un exalcalde de la Ciudad de México y el campeón de la izquierda, anteriormente derrotado dos veces por un escaso margen. Él es carismático y mesiánico, y una victoria a su favor alarmaría a los mercados.

Él se enfrenta al poco popular y anteriormente hegemónico partido en el poder, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el cual tiene a un experimentado tecnócrata en la carrera presidencial: José Antonio Meade; y en un extraño desarrollo forzado por el sistema electoral, los partidos tradicionales de derecha y de izquierda han nombrado conjuntamente a Ricardo Anaya Cortés, de 38 años. Los tres candidatos son capaces de ganar un tercio de los votos cada uno y, por lo tanto, cualquiera de los tres pudiera ganar.

México ha sido un modelo de probidad fiscal y monetaria desde su última gran crisis financiera en 1994, por lo cual la victoria de López podría atemorizar a los mercados. Sin embargo, él tiene una trayectoria en el gobierno, habiendo sido el alcalde de la Ciudad de México durante seis años, y habiéndose demostrado competente y pragmático en el cargo; además, la situación a la que actualmente se enfrenta es muy similar a la de 2006, cuando él parecía estar a la delantera y al final perdiera por un estrecho margen después de que convirtiera las elecciones en un drama centrado en él mismo. Es posible que no gane, pero, si lo hiciera, no sería tan aterrador como muchos suponen.

Mientras tanto, las elecciones de Brasil están completamente abiertas. ya que su escándalo de corrupción ha eliminado a un sinnúmero de potenciales candidatos. Los principales candidatos son el propio Lula da Silva, siempre que pueda anular la condena a prisión por corrupción, aunque un tribunal brasileño ya desestimó una apelación; y Jair Bolsonaro, quien ha llegado a la cima de las encuestas con una agresiva retórica de extrema derecha. Esto no es saludable. Pero, de nuevo, las posibilidades de que Brasil emerja con un presidente viable –con algún tipo de mandato para actuar, el cual ha estado ausente casi completamente durante los últimos cuatro años de agitación política– parecen ser buenas.

En la actualidad, los mercados mundiales están produciendo entusiasmo, pero pocas gangas. Para aquellos con una constitución robusta y con una disposición para ser oportunistas, un año dramático en la política de la región les ofrecería el enfoque más cercano a una ganga.

Siga bajando para encontrar más contenido