Ni el terrorismo ni los costos afectan estudios en Europa

La Unión Europea destina una importante partida anual para que estudiantes de América Latina visiten sus aulas.

Internacional
POR:
Portafolio
febrero 11 de 2016 - 10:18 a.m.
2016-02-11

A partir del 3 de diciembre, cuando la visa Schengen para turistas colombianos será eliminada, se espera que incremente el número de nacionales que visiten el viejo continente, en busca de planes turísticos o cursos cortos de idiomas, pues la exención del visado permite esta posibilidad.

Estas capacitaciones no pueden superar los tres meses que es el lapso habilitado para permanecer dentro de los límites europeos. Es mejor que tyenga claro que, una vez allí en calidad de turista, muchos de los países no permiten tramitar visas para estudiar.

Sin embargo, Europa no es ajena al deseo de miles de personas en el mundo de estudiar en su región y por eso facilita la situación mediante la asignación y financiación de becas.

LAS ALTERNATIVAS

Desde el año 2004, el espacio Schengen cuenta con un programa de becas para ciudadanos de varios países. Se trata del programa Erasmus Mundis, un proyecto que desde 2014 se titula Erasmus Plus, y espera sumar en el 2020 unas 135 mil becas para estudiantes de más de 150 países.

Aunque aparentemente los cupos son amplios, los interesados no la tienen fácil. ¿La razón? La Unión Europea reconoce que se presenta alta demanda global por estos cupos académicos, y que los colombianos llevan un buen récord compitiendo por estas oportunidades. Entre 2004 y 2013, 335 estudiantes de nuestro país realizaron estudios de maestría en el espacio Schengen y 21 cursaron doctorados en instituciones europeas.

“Colombia es uno de los mayores beneficiarios en temas de becas. Sus estudiantes se destacan por tener el nivel que se exige”, aseguró una fuente de la Delegación de la UE en Colombia consultada por Portafolio.co.

¿EL TERRORISMO CERRARÁ PUERTAS?

Tras los recientes ataques terroristas en París surge la duda sobre si el cierre fronterizo a inmigrantes sirios afectaría a los latinoamericanos. La respuesta es no.

Primero, porque provienen de regiones distintas y, segundo, porque cada miembro de la comunidad mantiene relaciones diferentes con los países socios.

Sin embargo, el representante de la Delegación europea en Colombia reconoce que, aunque la UE no obliga a los estudiantes que se acogen a sus programas a regresar a su país de origen cuando los finalizan, su retorno sí es lo más “deseable”.

“Erasmus Plus pretende la movilidad de estudiantes, no promover fuga de cerebros. La idea es formar a los mejores profesionales para que regresen a sus países de origen y apliquen lo aprendido”, explica.

Las becas ofrecidas aplican para programas de distintas disciplinas que se imparten a lo largo del continente europeo. Los estudiantes son los responsables de gestionar la admisión con la universidad que les llame la atención.

Es ahí cuando las cosas se complican: cada país del espacio Schengen tiene requisitos diferentes. Portafolio.co escogió Alemania, uno de los destinos más frecuentados por colombianos, para contarle ‘cómo es la movida’ si usted está interesado en estudiar en el viejo continente.

ALEMANIA: EL TERCER FAVORITO

La tierra de la cerveza y las salchichas hace alarde de porqué es la economía más fuerte del mundo: para los teutones, la educación e investigación son prioridad. Los alemanes se toman tan enserio las aulas que es una política del Gobierno generar intercambio educativo. “Trabajamos por un sistema conectado con el mundo”, explica Reinhard Babel, director del centro de información del Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD, por sus siglas en alemán). No en vano, cerca del 15 % de quienes asisten a sus campus son extranjeros.

Las ventajas de su sistema no pasan desapercibidas: allí, las universidades no se clasifican por privadas o públicas. Sus tipos de claustros son aquellas que se especializan en doctorados, las que no suelen ofrecer posgrados y preparan a los estudiantes para salir a la vida laboral en cuanto terminan de estudiar y las escuelas superiores de arte y música.

De hecho, muchas de sus universidades son públicas, lo que nos lleva a la segunda atracción alemana: estudiar allí es muy económico – tanto para nacionales como extranjeros-, pues no cobran la matrícula.

Por un año se puede llegar a pagar menos de tres millones de pesos. Eso explica que el 95 % de la población estudie en estas instituciones.

Su calidad también se debe a que articulan el sistema con sus centros de investigación y la industria nacional.

Para quienes aprender alemán no es tan atractivo, el país cuenta con una oferta superior a 1.500 programas en inglés, que no exigen dominar el alemán, ni siquiera tener conocimientos básicos. Claro, sí tendrá que aprobar un nivel superior en inglés.

Para los que están interesados en cursos que se imparten en alemán, Babel ahuyenta los temores sobre los altos puntajes que exigen las universidades en el TestDaf, que es el equivalente al TOEFL, pero alemán.

“Es cierto que piden entre B2 y C1 – entre los tres niveles más elevados -, pero el examen está hecho para extranjeros que quieran probar su alemán, es decir, no se necesita un manejo del idioma nativo”, explica.

Su compromiso con el hecho de que estudiantes de todo el mundo puedan disfrutar de las posibilidades que ofrecen es tal que hace 90 años crearon la que es hoy la institución pionera en intercambio: el DAAD. Esta asociación de universidades alemanas financia más de 120 mil becas en alrededor de 1.700 programas, de las cuales disfrutaron 821 colombianos el año pasado.

ASÍ SE TRAMITAN LAS VISAS

Igual que las demás embajadas europeas, la alemana cuenta con un sistema de citas que le indica desde qué fechas y en qué horarios tiene disponibilidad para recibir sus papeles.

Estos serán enviados al país en el que usted desea estudiar – en este caso, Alemania – en donde decidirán si le conceden la visa.

Ojo, no espere hasta tener todos los documentos que requiere en regla. En estos momentos – por ejemplo – se está admitiendo agendar citas desde el 25 de enero de 2016*.

Además, recuerde que tiene la opción de cancelarlas siempre que quiera. Usted podría reservar con cierto tiempo de antelación y terminar de organizar los papeles mientras se llega el día.

El costo para la mayoría de visas suele ser de 180.000 pesos, no importa qué tipo de permiso quiera tramitar. El monto depende de con cuál gobierno quiere realizar el proceso.

En el caso de Alemania, existen dos tipos de visas para estudiantes: la que permite estudiar un idioma y la que da el aval para ingresar a una universidad. Los tiempos que se concedan depende de cuánto tarden los programas y de lo que consideren las autoridades alemanas.

Las diferencias, básicamente, es que la primera no le permite trabajar mientras que la segunda sí contempla esta posibilidad: se permite laborar al año 120 días -tiempo completo- o 240 medio tiempo. La visa para idiomas también exige que los programas sean de mínimo 18 horas semanales.

Aunque para la visa de idiomas no se exigen certificados de estudios previos, varias agencias recomiendan presentarlos. Otros requisitos particulares de este país para otorgar permisos a estudiantes son:

- Hoja de vida en alemán

- Carta de motivación en alemán

- Comprobante de alojamiento o invitación

- Cuenta bancaria bloqueada en Alemania con 660 euros por cada mes que se pretende establecerse allí o un compromiso financiero.

- Carta de la institución en la que va a estudiar notificando que sí lo ha aceptado.

Ojo con los tiempos. La embajada alemana lo advierte: se están demorando hasta cuatro meses en responder las solicitudes de visas.

Sin embargo, Portafolio.co habló con algunas agencias que ofrecen programas de estudios en el país alemán y estas dicen que, en los procesos que han llevado a cabo con sus clientes, la embajada alemana no ha superado las nueve semanas en dar respuesta.

EL DINERO NO TIENE POR QUÉ TRUNCAR SU FUTURO

La oferta de becas del Servicio alemán es bastante nutrida: son alrededor de 50 clases de financiación para pregrados, cursos para perfeccionar el alemán, visitas grupales para conocer la industria del país, maestrías, doctorados e investigaciones. En el único tipo de estudios en el que no ofrecen una cobertura completa es en los pregrados.

Aunque cada beca ofrece tiene sus propias especificaciones, la mayoría ofrece lo mismo – además de cubrir los estudios -: tiquetes, seguro médico, 750 euros para manutención mensual, 460 euros anuales extra y un curso de alemán previo intensivo hasta de seis meses.

Los requisitos varían más que los beneficios, pues dependen de lo que demande la universidad. En este aspecto, es claro que el candidato deberá certificar el nivel del idioma que le exigen, una carta de la institución certificando haber sido ya admitido y contar con los certificados de estudios posteriores correspondientes, apostillados y traducidos por un alemán nativo.

*Este dato puede variar todos los días, dependiendo de las solicitudes que se hagan o se cancelen.