The Varsity, la hamburguesería que 'indigestó' a McDonald’s

No es la cadena de comidas más grande de EE. UU., pero sí la más antigua, pues abrió en 1928.

Archivo Particular

The Varsity

Archivo Particular

POR:
mayo 23 de 2011 - 08:12 p.m.
2011-05-23

The Varsity logró asustar, al menos por una vez, a la gigante Mc Donald's. Ocurrió en 1996 cuando se celebraron los Juegos Olímpicos de Atlanta, cuna de The Varsity, restaurante que tuvo la idea de hacer 2.400 broches conmemorativos en forma de cinco aros de cebolla, uno de sus productos estrella, los cuales eran incluidos en sus cajas de comida.

Los broches no le gustaron para nada a Mc Donald's, pues había pagado 40 millones de dólares por los derechos de exclusividad como patrocinador y proveedor oficial de comidas de la Villa Olímpica, así que le notificó la situación a la policía, que en ese momento tenía un cuerpo que se desplazaba por toda la ciudad en busca de firmas que utilizaban logos olímpicos sin haber pagado presuntos derechos a los organizadores de los juegos.

En consecuencia, The Varsity tuvo que retirar los anillos so pena de verse enfrentada a una demanda por usurpación de marca registrada. "No puedo imaginar cómo nuestros pequeños aros de cebolla puedan ser una amenaza para Mc Donald's y el Comité Olímpico", dijo a la prensa en ese entonces uno de los dueños de la hamburguesería que hoy, a sus 83 años, es el restaurante de comida rápida o ‘drive inn’ más grande del mundo, con una capacidad para 800 personas cómodamente sentadas y 600 parqueaderos, todo ello en un terreno de dos hectáreas que sobresale sobre una de las onduladas avenidas de Atlanta, Georgia, EE. UU.

En su larga historia, The Varsity ha sido visitada, entre otros, por personajes del ‘jet set’ y la política 'gringa', como Elvis Presley, Clark Gable, Burt Reynolds, Franklin Roosvelt, Bill Clinton, George Bush (padre), Bill Cosby y Muhammand Ali.

Se sirven durante el día en el establecimiento, entre otros, perros calientes que si fueran extendidos uno detrás de otro cubrirían 3,2 kilómetros, una tonelada de cebolla 'cabezona' , 2.500 libras de papas, 5.000 tartas de manzana y 300 galones de chili, todo preparado en el mismo lugar porque no se deja nada para el día siguiente.

El sitio también conserva la arquitectura y el diseño de los años 20, lo que se convierte en otros de sus atractivos. La bebida acompañante no puede ser otra que la inventada en la ciudad en 1886 por el farmaceuta Frank Pemberton, la Coca-Cola, y de la que The Varsity es uno de sus más antiguos clientes.

En medio de una atiborrada hora de almuerzo de mayo de este año, la presidenta de The Varsity y descendiente de Frank Gordy, el fundador, Nancy Gordy Simas, afirmó que Mc Donald’s o cualquier restaurante son competencia, pero no le hacen juego a la publicidad sino que es el boca boca y la calidad de los productos lo que trae más clientes.

"Nos preocupamos mucho por el cliente, pero lo más importante es que se aparte del negocio, que si hay algo que va mal, pueden decirlo con toda libertad; tenemos millones de ojos encima todo el tiempo y los empleados son igual, algunos llevan 50 años con nosotros, desde jóvenes, y conocen muy bien el negocio. Entonces somos una familia de empleados y clientes", agregó.

¿Qué opina de las críticas a la comida rápida e inclusive la intención de prohibir la cajita feliz?

"Como aquí todos los días y no tengo problemas de salud. Tampoco tenemos aditivos en nuestras preparaciones porque son saludables. Creo que el problema para la salud es el exceso. Tenemos ingredientes frescos y ensaladas", añadió.

Respecto a por qué The Varsity ha logrado mantenerse como empresa familiar más de ocho décadas, respondió que una de las razones es porque siempre ha estado enfocada al cliente: "Aunque todos los restaurantes hacen lo mismo, lo hacemos diferente", aseveró.

ROLANDO LOZANO / REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS

* El autor de esta nota estuvo en The Varsity por invitación de The Coca Cola Company.

Siga bajando para encontrar más contenido