Todos los venezolanos reclaman el legado de Bolívar

Ambos lados evocan el espíritu del libertador del siglo XIX antes del voto crucial de mañana. 

Marcha Venezuela 29 de mayo

Al caminar por las calles de Caracas, te encuentras con la cara de Bolívar en todas partes, desde numerosos murales y carteles.

EFE

Internacional
POR:
Portafolio
julio 28 de 2017 - 06:48 p.m.
2017-07-28

El hecho de que el único hombre capaz de unificar al país falleció hace casi 200 años, es una clara señal de la polarización de la actual sociedad venezolana.

(Lea: Las razones por las que Avianca suspende sus vuelos a Venezuela

Simón Bolívar, el libertador de la mayor parte de América del Sur, quien nació en Venezuela, se ha convertido en un símbolo tanto para Nicolás Maduro y su seguidores socialistas, como para sus oponentes más acérrimos.

(Lea: Desafío máximo a Maduro: la oposición venezolana sigue en las calles

Pero conforme Venezuela se prepara para el voto crucial del 30 de julio después de tres meses de violentas protestas que han dejado más de 100 muertos, cada lado tiene una versión diferente de lo que representó este héroe.

(Lea: Gobierno colombiano niega llegada masiva de venezolanos

La izquierda describe a Bolívar como un revolucionario que liberó a los oprimidos en América del Sur de la tiranía colonial de España a principios del siglo XIX. Mientras tanto, los de derecha lo consideran como un faro de esperanza y libertad, como un símbolo de todo lo que han perdido durante las últimas dos décadas bajo el Gobierno de izquierda.

Al caminar por las calles de Caracas, te encuentras con la cara de Bolívar en todas partes, desde numerosos murales y carteles. La moneda venezolana lleva su nombre y su imagen aparece en los billetes. Hugo Chávez, el predecesor de Maduro nombró una revolución en su honor.

“Él es, sin excepción, el venezolano más notable de nuestra historia”, afirma José Castellín, un ingeniero de la industria petrolera, quien estaba entre cientos de activistas que asistieron a una ceremonia en Caracas el lunes para marcar el 234 aniversario del nacimiento de Bolívar. “Bolívar nos pertenece a todos”.

Mercedes León de Acevedo, una maestra de 62 años de edad, señala que la imagen de Bolívar se había resucitado en estas últimas décadas.

“Cuando yo estaba en la escuela, nos enseñaban la información básica sobre Bolívar: que había sido un soldado y un político, la fecha de su nacimiento y de su muerte y nada más”, dice. “Pero gracias a Chávez, ahora sí conocemos la verdadera historia de Bolívar”.
No obstante, a menudo esa historia se exagera y la gente suele omitir las partes con las que no están de acuerdo.

Los izquierdistas tienden a ignorar el hecho de que Bolívar, nacido en Caracas en 1783, provenía de una familia adinerada que era dueña de plantaciones de azúcar y minas de cobre. Los libertarios de derecha ignoran sus tendencias autocráticas: él creía que los presidentes deberían de ser vitalicios y que los escaños del senado deberían de heredarse.

Durante su propia vida, Bolívar, al igual que Chávez y Maduro, fue una figura polémica. Sobrevivió a un intento de asesinato en 1828 y, según sus oponentes, en sus últimos años se convirtió en un dictador que ansiaba tener poder absoluto.

Maduro ha presentado a Bolívar como una inspiración para la votación del domingo para los candidatos a la nueva asamblea constituyente de Venezuela, un órgano que tendría poderes para disolver el Parlamento, reescribir la Constitución y cambiar las leyes del país. Bolívar, después de todo, convocó varias de estas asambleas durante su vida y ayudó a crear varias constituciones sudamericanas.

Pero los oponentes del presidente lo perciben de otra manera.

“El Gobierno ha utilizado la imagen de Simón Bolívar para sus propios fines”, considera Scarlett González, quien se encontraba en una manifestación de la oposición. “Bolívar fue un libertador que liberó a Venezuela y a las Américas. Este Gobierno no tiene nada que ver con la libertad. Si él estuviera vivo actualmente, estaría de nuestro lado, en el lado correcto de la historia”.

Mariela Hernández Silva, una abogada que llevaba un cartel con la imagen de Bolívar, lo describió como “un hombre inteligente que tenía buenos valores pero que también cometió errores”.

“Deberíamos de celebrar el aniversario de su nacimiento, pero también deberíamos prometer que será la última vez que lo vamos a hacer sin una democracia”, añadió.
Frente a un voto que podría cambiar el futuro de su país, algunos venezolanos tal vez debieran recordar el último discurso de Bolívar en 1830, cuando inauguró el último congreso constitucional en su vida.

Respeten el Congreso, declaró, o “se ahogarán en un océano de anarquía, dejándoles a sus hijos un legado de crimen, sangre y muerte”.

Menos de un año después, Bolívar había fallecido y su sueño de una Gran Colombia — que abarcaba a Venezuela, Colombia, Ecuador y Panamá — estaba en ruinas.