Hasta dentro de tres días se conocerían resultados de elecciones en Ecuador

El candidato opositor, Guillermo Lasso, se quejó de la lentitud del sistema electoral y acusó al gobierno de Correa de cambiar resultados.

El candidato opositor, Guillermo Lasso, durante la rueda de prensa de este lunes.

El candidato opositor, Guillermo Lasso, durante la rueda de prensa de este lunes.

El candidato opositor, Guillermo Lasso, durante la rueda de prensa de este lunes.

Internacional
POR:
Portafolio
febrero 20 de 2017 - 05:50 p.m.
2017-02-20

El candidato opositor Guillermo Lasso, quien, a tenor de los resultados oficiales parciales, asegura que disputará en segunda vuelta la Presidencia de Ecuador con el oficialista Lenín Moreno, opinó que "huele mal" el anuncio de la autoridad electoral de entregar en tres días resultados definitivos.

"Huele mal eso. ¿Cómo se van a demorar tres días por un 12 por ciento, cuando ayer en dos horas, o en media hora, ya tenían escrutados un 12 por ciento", dijo Lasso en una comparecencia ante sus simpatizantes en la ciudad costera de Guayaquil. Reaccionó así al anuncio del presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Juan Pablo Pozo, que se comprometió este lunes a presentar en tres días los resultados definitivos de las elecciones a la Presidencia, ya que los datos existentes no permiten determinar si se celebrará una segunda vuelta entre Moreno y Lasso.

Pozo dijo que existe un 12,22 % de las actas que todavía están pendientes de incluir en el cómputo de votos, entre ellas las que presentan "inconsistencias".


La ralentización que experimenta el escrutinio en esta fase, según explicó, obedece al tiempo que toma procesar ese 12,22 % de actas pendientes, un plazo mayor que el del resto de las actas ya incluidas en los resultados, que rondan el 88 %. Con el escrutinio al 88,77 %, el candidato del movimiento oficialista Alianza País (AP), Lenín Moreno, tiene el 39,13 % de los votos, mientras que el centroderechista Guillermo Lasso, del Movimiento CREO, cuenta con el 28,31 %.

Con los resultados que se conocen, Moreno sostiene que con toda probabilidad su candidatura vencerá en primera vuelta, mientras que Lasso se muestra seguro de que habrá una segunda ronda de votaciones e incluso ha pedido a las demás fuerzas de oposición que se sumen con él a un pacto por la gobernabilidad del país.

En Ecuador, para ser elegido presidente en primera vuelta, es necesario tener como mínimo el 40 % de los votos y una diferencia de al menos diez puntos porcentuales respecto al segundo candidato más votado.

"Que no jueguen con la voluntad del pueblo ecuatoriano. (...) si juegan saldremos a las calles y que asuman la responsabilidad", apuntó. Y añadió: "Imagínense ustedes la sinvergüencería de venirnos a decir que les va a tomar tres días escrutar el 12 por ciento, no señor, eso es, evidentemente, el intento de meterle mano al proceso electoral", consideró.

Lasso insistió en que habrá una segunda vuelta y reiteró hoy su llamamiento a la oposición para establecer una mesa de gobernabilidad donde estén presentes líderes políticos, sociales, gremiales y representantes de varios sectores de la sociedad. De su lado, Jaime Nebot, el opositor alcalde de Guayaquil, una de las ciudades más pobladas de Ecuador, dijo que se debe "evitar la mínima posibilidad de que un fraude electoral se consume".

"Este el momento de defender el pronunciamiento popular de ayer que determinó que habrá segunda vuelta", escribió Nebot en su cuenta de Twitter, en la que añadió: "más del 60% del país no quiere ser Venezuela. Hemos estado y estamos en contra de todo lo que significa Soc. (socialismo) del SXXI desde el año 2007".

Añadió que "los rumores de fraude electoral están por doquier, pero el fraude aún no se ha consolidado, ni permitiremos que se consolide".

Nebot apuntó que desde hoy mismo promoverán "una gigantesca movilización para, de ser necesario, defender la democracia en las calles" y digirió a todos quienes tengan liderazgo en las ciudades, "prepararse de la misma manera".

"¡A perder el miedo! Guayaquil no lo ha tenido nunca y el país no tiene por qué tenerlo", dijo al agregar que "el que vive con miedo es como el que vive con odio: pierde la capacidad de servir y hacer realidad los sueños de sus conciudadanos".

EFE