Ford canceló planta de US$ 1. 600 millones en México

Anunció que pondría impuestos para evitar que empresas de EE. UU. abran fábricas en países extranjeros. Amenazó a General Motors.

Donald Trump, presidente electo de EE. UU.

Donald Trump, presidente electo de EE. UU.

archivo

Internacional
POR:
Portafolio
enero 03 de 2017 - 01:09 p.m.
2017-01-03

El presidente electo anunció que impondría un “alto impuesto fronterizo" a la compañía de automóviles estadounidense General Motors porque fabrica en México un modelo de Chevrolet que luego vende en Estados Unidos sin pagar impuestos.


"General Motors entrega automóviles Chevy Cruze, fabricados en México, a sus concesionarios de Estados Unidos sin pagar impuestos. Fabriquen en Estados Unidos o paguen un alto impuesto fronterizo", tuiteó el presidente electo, que entrará en funciones el 20 de enero.

Tras la campaña electoral, Donald Trump criticó los acuerdos comerciales negociados por sus predecesores y los acusó de ser responsables de la pérdida de millones de empleos industriales en Estados Unidos.

Había prometido, en particular, retirarse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que vincula a Estados Unidos con Canadá y México. Es este acuerdo el que le permite a General Motors fabricar en México e importar a Estados Unidos libre de impuestos.

Ford suspende construcción de planta en México

El compacto Focus de próxima generación será fabricado en una planta existente en Hermosillo, Mexico, y Ford cancelara los planes de construir una planta en San Luis Potosí, dijo Mark Fields, máximo responsable de Ford.

La segunda automovilística más grande de Estados Unidos producirá dos modelos en una fábrica en Wayne, Michigan, en donde ensambla el Focus ahora, con lo cual protegerá unos 3.500 empleos.

Fields dijo que Trump influyo en la decisión de la empresa de seguir fabricando el MKC en una planta de Louisville, Kentucky, donde también produce el vehículo utilitario deportivo Ford Escape SUV.

Ford fue blanco de Trump durante su campaña electoral por los planes de la empresa de trasladar la producción de autos compactos de Estados Unidos a México. La compañía, con sede en Dearborn, Michigan, cambio de curso sobre el plan de transferir la producción del vehículo utilitario deportivo Lincoln MKC al sur de la frontera.