Trump, virtual nominado republicano tras renuncia de Ted Cruz

Tras el retiro del senador, y a falta de 9 primarias, líderes piden unión para enfrentar a Clinton.

Donald Trump, precandidato republicano.

Donald Trump, virtual nominado republicano.

Reuters

Internacional
POR:
Portafolio
mayo 03 de 2016 - 10:53 p.m.
2016-05-03

El magnate neoyorquino Donald Trump aseguró virtualmente este martes la nominación del Partido Republicano para las presidenciales del 8 de noviembre en Estados Unidos al obtener un cómodo triunfo en las primarias de Indiana que forzaron el retiro del senador Ted Cruz, su más enconado rival.

Aunque Trump todavía no alcanza los 1.237 delegados que necesita obtener para lograr la candidatura de manera automática (tenía unos 1.045), el retiro de Cruz le despeja el camino cuando aún faltan nueve jornadas para que concluyan las elecciones primarias en EE. UU.

De hecho, el presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, admitió anoche que Trump posiblemente será el nominado como candidato presidencial en noviembre, y pidió la unión de los conservadores en torno del polémico millonario.

“Donald Trump será probablemente el nominado, todos debemos unirnos y concentrarnos en derrotar a Hillary Clinton”, publicó Priebus en un mensaje en Twitter, poco después de que Cruz anunció el fin de su campaña.

Trump recibió el retiro con júbilo y le dedicó unas palabras respetuosas, a pesar de que los últimos días se cruzaron insultos de alto calibre. “Necesitamos unidad en el Partido Republicano, será mucho más fácil si es así”, dijo. “No esperaba esto, en realidad.

Lo que hizo Ted (Cruz) es algo muy valiente porque queremos darle unidad al partido (...) Sé que esto es muy duro. Lo es. He tenido momentos en los que no todo estaba yendo tan bien y ese no es un gran sentimiento. Así entiendo cómo se está sintiendo Ted junto a toda su hermosa familia (...) Ganaremos en noviembre, y ganaremos a lo grande. Pondremos primero a EE. UU.”.

Alianza fallida

Cruz había dicho la semana pasada que una victoria en Indiana era clave en su esfuerzo de impedir que Trump alcanzara la cifra mágica y así llevar la nominación hasta la Convención Nacional, donde esperaba imponerse. Pero las cosas no le salieron como esperaba.

“Lo dejamos todo en el campo. Hicimos todo lo que estaba a nuestro alcance, pero los votantes eligieron otro camino. Así es que, con el corazón apesadumbrado, debo anunciar que suspendo mi campaña a la nominación del partido”, dijo Cruz poco después de conocerse los resultados finales en Indiana.

Al cierre de esta edición, el magnate obtenía el 52,8 por ciento del voto frente a un distante 36,97 por ciento de Cruz.

Eso, pese a que el senador había anunciado en público una inusual alianza con el gobernador de Ohio, John Kasich, en la que este último se abstendría de hacer campaña en Indiana para no restarle votos a Cruz, mientras el senador se retiraba de las elecciones en el estado de Washington para abrir la puerta a un triunfo del gobernador y robarle algunos delegados más a Trump.

De hecho, y en un intento visto como desesperado, Cruz nombró a una compañera de fórmula (la ex CEO de Hewlett Packard, Carly Fiorina), cuando se trata de una decisión que suele no tomarse hasta tener asegurada la nominación.

Pero ni la alianza ni el nombre de su candidata a la vicepresidencia hicieron mella en un Trump que con Indiana completó siete victorias en serie y 28 estados bajo el brazo –sin contar triunfos en territorios nacionales como Samoa Americana y las Islas Marianas–.

De ahora en adelante la tarea para Trump no será fácil, pues deberá intentar unir a un Partido Republicano que se hizo trizas durante las primarias. Al punto de que ni Cruz, ni Kasich, ni el senador Marco Rubio aseguraron que respaldarían a Trump en caso de ser el nominado.

Así mismo, enmendar sus relaciones con el establecimiento republicano, que quedaron fracturadas por la guerra que le hicieron a su candidatura, y los términos desobligantes que uso Trump para contrarrestar los ataques.

En el lado demócrata, el senador por Vermont Bernie Sanders venció a todas las encuestas que lo daban días atrás como perdedor de las primarias de Indiana y derrotó a Clinton, según las proyecciones de varios medios de comunicación, al cierre de esta edición.

Esta victoria de Sanders tiene una importancia vital en su carrera a la nominación del Partido Demócrata tras duras derrotas frente a la exsecretaria de Estado. Aun así, Sanders sigue necesitando un verdadero milagro para superar en número de delegados a Clinton y quedarse con la nominación.

Dado que los demócratas reparten los delegados de manera proporcional, ambos sumarán delegados, pero sin alterar el curso de la carrera que favorece ampliamente a Clinton.

La exsenadora de Nueva York ya cuenta con 2.165 delegados de los 2.383 que necesita (sin contar los ganados anoche) y es solo cuestión de tiempo para que su triunfo sea declarado de manera oficial.

Sergio Gómez Maseri
Corresponsal de EL TIEMPO
Washignton
En twitter @sergom68