Medidas de Trump hacen que Wall Street llegue a niveles máximos

Estímulo fiscal, reducción de impuestos y flexibilización bancaria han conseguido que el Dow Jones repunte en los últimos meses.

Trump firmó este jueves una orden ejecutiva para reforzar el sistema de vigilancia de la frontera. Además, autorizó medidas estrictas contra la inmigración ilegal.

Dow Jones acumula en el último año un alza de 29,07% a 20.504,41 puntos, mientras que el Nasdaq, presenta un avance en los últimos 12 meses de 27,97%.

Trump firmó este jueves una orden ejecutiva para reforzar el sistema de vigilancia de la frontera. Además, autorizó medidas estrictas contra la inmigración ilegal.

Internacional
POR:
Rubén López Pérez
febrero 14 de 2017 - 10:17 p.m.
2017-02-14

El impulso de lo que ya se conoce como el ‘Efecto Trump’ entre los analistas del mercado parece no tener freno. Este martes llevó la cotización de los índices de Wall Street, por cuarta jornada consecutiva, a máximos históricos.

(Lea: Con la llegada de Trump a la Casa Blanca cae el interés por viajar a Estados Unidos)

¿Qué razones explican este inusual optimismo? El jueves de la semana pasada fue un punto de inflexión, cuando el presidente Donald Trump aseguró que hará un “importante anuncio en materia fiscal en las próximas semanas”. Esto, le aportó a los inversionistas la confianza necesaria para incrementar sus compras en la bolsa estadounidense.

Sin embargo, esta no es la única ‘pólvora’ de Wall Street. A esto se suma el plan de infraestructura que propuso Trump, el cual algunos ya descuentan que podría tener un valor mucho más elevado que los US$550.000 millones que se plantearon inicialmente y podría acercarse más al billón de dólares.

Asimismo, las expectativas de que Trump ejecutará planes de recortes de impuestos a compañías y posiblemente a los ciudadanos, o que llevará a cabo desregulaciones en sectores como el bancario, se han convertido en el caldo de cultivo perfecto para el mercado estadounidense.

No hay que olvidar tampoco que, desde que llegó a la Presidencia, el funcionario ha efectuado numerosas reuniones con empresarios y ejecutivos de las principales empresas del país.

“Los principales avances que hemos visto en los últimos días se explican por los planes de estímulo y de recortes que ha anunciado Trump. La posibilidad de que haya un plan de infraestructura que se aproxime a los tres puntos del PIB ha generado un gran optimismo. Al tiempo, la expectativa de los menores impuestos genera un incremento en el valor de las compañías ya que libera flujo de caja”, explicó Daniel Velandia, director de Investigaciones Económicas de Credicorp Capital.

Sin embargo, el optimismo que respira Wall Street no solo viene del lado del ‘Efecto Trump’. Tal como asegura Munir Jalil, economista Jefe de Citibank Colombia, “Nunca se había dado un comienzo de año tan benigno: se espera que el mundo crezca más, que la inflación se acelere en los países desarrollados y se reduzca en los emergentes, etc. Todo esto ha creado una euforia colectiva en el mercado”.

Y no solo eso, sino que, como agrega Jalil, “no se está viendo una correlación entre los datos económicos y los de mercado. Mientras que los buenos resultados generan optimismo, los factores creadores de incertidumbre como los conflictos, sorpresas políticas o aceleración de políticas monetarias, no están teniendo ningún tipo de efecto”.

OPTIMISMO

En esta misma línea, Bank of America Merrill Lynch publicó este martes un estudio en el que afirma que el optimismo entre los inversionistas está a su nivel más alto desde 2011. Según el documento, un 23% de los inversionistas esperan un importante auge del mercado, mientras que menos de la mitad cree que el crecimiento va a ser “insignificante”.

Aun así, pese al impulso que han tomado los índices de Wall Street, diversas instituciones internacionales o gobiernos han pedido cautela al aplicar este tipo de medidas. El último ejemplo fue el que protagonizó este martes el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäeuble, quien apuntó que se debería tener cuidado y no revertir la regulación que ha surgido tras la crisis, “no abogo a que hablemos irreflexivamente sobre eliminar la regulación que hemos creado a nivel global como una lección de la crisis financiera y bancaria”.

Con todo esto, los tres índices de la Bolsa de Nueva York tienen hoy en día sus índices de cotización más elevados de su historia. El Dow Jones acumula en el último año un crecimiento de 29,07% hasta llegar a los 20.504,41 puntos, mientras que el Nasdaq, presenta un avance en los últimos 12 meses de 27,97% y cerró la sesión de ayer en 5.782,57 unidades.

El S&P 500, por su parte, ha crecido un 24,53% en el último ejercicio, lo que le ha llevado a ubicarse en los 2.337,58 puntos, lo que supone que su valor ya ha superado los US$20 billones. Su avance desde la elección de Trump como presidente de Estados Unidos ha sido de alrededor del 9%.

En cuanto a las empresas que más se han beneficiado del optimismo, destacan las bancarias, las cuales han aprovechado las expectativas por la desregulación. “Si se flexibiliza o se tumba parte de la regulación, esto incentiva la toma de riesgos de los bancos, lo que ha llevado siempre a buenas rentabilidades”, asegura Velandia.
En este sentido, Goldman Sachs encabeza las valorizaciones del último año en el Dow Jones, con un avance de 70,61%, seguido por JPMorgan, de 55,88% y Caterpilar, con un 55,15%.

En cuanto al terreno negativo, solo hay dos compañías que han generado pérdidas en el último año: Coca-Cola, que ha caído en su cotización 6,53% y Verizon, un 3,71%.

Este comportamiento es el mejor síntoma para ver que algo no está bien”, destaca Jalil.

Frente al futuro, los analistas aseguran que es muy difícil prever hacia dónde irá el mercado, aunque dejan claro que en algún momento habrá un retroceso, posiblemente impulsado por las barreras que encontrará Donald Trump en el momento en el que quiera implementar sus medidas.

Rubén López Pérez
rublop@eltiempo.com