Tsipras ofrece negociar alivio a la deuda griega

Tras un contundente triunfo en las elecciones del domingo, el jefe de la izquierda juró nuevamente como primer ministro de Grecia.

Tsipras ofrece negociar alivio a la deuda griega

EFE

Tsipras ofrece negociar alivio a la deuda griega

Internacional
POR:
septiembre 22 de 2015 - 01:55 a.m.
2015-09-22

Alexis Tsipras asumió este lunes un nuevo mandato como primer ministro de Grecia, con la promesa de revivir la golpeada economía del país y la misión de conseguir un alivio a la deuda, en la que calificó como su “primera gran batalla”, horas después de una contundente victoria electoral.

Tsipras solidificó su posición como la figura política dominante del país, pero afronta una larga lista de cuestiones por resolver, que incluye implementar políticas de austeridad y lidiar con los migrantes que llegan a las costas griegas.

El domingo pasado, los votantes griegos volvieron a dar una sólida victoria a Tsipras, garantizando que el carismático líder seguirá siendo la figura política dominante en Grecia, pese a que tuvo que ceder a las exigencias de austeridad europeas para asegurar un nuevo acuerdo de rescate financiero, mantener a flote al país y evitar su salida de la zona euro.

Gracias a la magnitud de su triunfo, en vez de necesitar de varios socios, Syriza podrá gobernar con un aliado único, los griegos independientes. Con cerca de un cuarto de los votos escrutados, el partido de izquierda Syriza de Tsipras se aseguró un 35,3 % de las preferencias, con lo que superaba holgadamente el 28,1 % de su rival principal, los conservadores de Nueva Democracia. El Ministerio del Interior informó que ese porcentaje le asegura a Tsipras 144 asientos de los 300 del Parlamento griego, solo 5 menos que en enero, cuando se impuso en las elecciones anticipadas.

Tras proclamar su victoria y asegurar que las elecciones le dan a él y a su partido Syriza un nuevo y claro mandato de cuatro años, Tsipras dijo ante entusiasmados simpatizantes en la plaza central de Atenas que se sentía “reivindicado”.

LO PENDIENTE

La primera tarea será atender mañana miércoles una cumbre de emergencia de líderes europeos para discutir la crisis migratoria. “Lamentablemente Europa no ha dado los pasos necesarios para proteger a los países receptores de una ola (migratoria) que ha tomado dimensiones descontroladas”, sostuvo Tsipras.

Grecia ha sido el principal puerto de entrada para decenas de miles de migrantes que llegan a sus costas por mar y siguen a través de su territorio para tratar de alcanzar países más ricos.

Grecia es una de las tres naciones, junto a Italia y Hungría, que recibiría ayuda para reubicar 160.000 refugiados bajo un plan respaldado por Bruselas y Alemania, pero al que naciones del este de Europa se oponen.

El primer ministro prometió una nueva fase de estabilidad en un país que ha celebrado cinco elecciones generales en seis años y que afronta una revisión del rescate por 86.000 millones de euros. Tsipras quiere construir un consenso más amplio, mientras intenta aplicar las duras reformas que necesita Grecia, exigidas por la zona euro en el acuerdo de rescate, el tercero del país.

Como la primera revisión al programa de rescate será el próximo mes, Tsipras debe trabajar rápido para supervisar la recapitalización de los bancos del país, e intenta impedir una recesión y enfrentar la crisis de los inmigrantes.

PERSISTEN RIESGOS PARA EL RESCATE 

La agencia de calificación Fitch afirmó ayer que la victoria del izquierdista Syriza en las elecciones de en Grecia reduce la incertidumbre política, pero señaló que aún existen riesgos para la aplicación del programa de rescate. Fitch destacó que la salida de Syriza de su facción más radical y el mandato renovado que recibió el domingo su líder, Alexis Tsipras, reba- jan “la incertidumbre polí- tica que se había generado con la decisión de convocar elecciones anticipa- das”. Pero Fitch advirtió que, aunque Syriza se comprometió en agosto a aplicar el plan firmado, “es probable" que su postura en las negociaciones sea “impredecible” ya que no cree en el programa “de todo corazón”.

Reuters
Atenas