El 'turismo rojo', una tendencia que renace en China

Los sitios que marcaron la revolución comunista en el gigante asiático se han convertido en destinos atractivos para miles de visitantes.

786 millones de turistas visitaron los lugares revolucionarios el año pasado.

Archivo Portafolio.

786 millones de turistas visitaron los lugares revolucionarios el año pasado.

Internacional
POR:
julio 14 de 2014 - 09:49 p.m.
2014-07-14

Estallan explosiones que ensordecen los oídos y columnas de humo gris flotan sobre la árida zona rural de Shaanxi en el noroeste de China. Variopintos soldados comunistas de uniforme azul disparan sus rifles ante el avance de un tanque nacionalista mientras los aldeanos corren a buscar cobijo. Finalmente, se impone la justicia; la bandera roja del Partido Comunista Chino ondea orgullosa mientras los campesinos festejan bailando.

Es una escena que se repite todos los días a las 11 de la mañana cuando 350 actores representan la “Defensa de Yan'an”, famosa batalla contra las fuerzas nacionalistas del Generalísimo Chiang Kai-shek que fue crucial para la fundación de la República Popular en 1949, informa 'Bloomberg Businessweek' en su número del 14 de julio.

“Al venir aquí, entendemos cómo se sacrificó el partido, fundó la nueva China y construyó para nosotros un hermosísimo país”, dijo Deng Yi, de 13 años, que llegó de Wenzhou con su padre y su madre, cada uno de los cuales desembolsó 150 yuanes (US$24) para ver el espectáculo.

Eso es lo que los dirigentes chinos quieren oír conforme divulgan el 'turismo rojo' en más de cien lugares de toda China. Su objetivo: fomentar el patriotismo y el apoyo al Partido Comunista Chino.

“Debemos aprehender estos dos conceptos: bases rojas y educación patriótica por un lado y desarrollar el 'turismo rojo' por otro”, dijo en marzo el presidente Xi Jinping.

El 'turismo rojo' no es nuevo en China. Millones de personas visitaban sitios rojos como la cuna de Mae Zedong en Shaoshan, provincia de Hunan, durante la Revolución Cultural de 1966 a 1976. Las visitas a los lugares revolucionarios llegaron a su apogeo en 2011, cuando China se preparaba para festejar el 90° aniversario del partido. Si los dirigentes chinos se salen con la suya, el 'turismo rojo' tendrá un renacimiento monumental.

VISITAS REVOLUCIONARIAS

Ya el año pasado, 786 millones de turistas visitaron los lugares revolucionarios, un aumento del 17,3 por ciento respecto del año anterior, generando ingresos por valor de 198.600 millones de yuanes, lo que representa un incremento del 19,1 por ciento, según la Administración Nacional de Turismo.

Uno de los más populares es Yan'an, la “cuna de la revolución”, donde Mao, el general Zhu De y otros revolucionarios pasaron más de una década viviendo en cuevas a partir de 1936. Es allí también donde el presidente Xi, siendo adolescente, vivió siete años entre los campesinos durante la Revolución Cultural.

Jinggangshan, en la provincia de Jiangxi, donde los rebeldes se escondieron a fines de la década de 1920 y principios de la de 1930, y Zunyi, en la provincia de Guizhou, un alto clave en la Larga Marcha, también son destinos muy concurridos.

Para prepararse para las avalanchas de turistas con cámaras fotográficas, el Ministerio de Asuntos Civiles de China el año pasado gastó 2.800 millones de yuanes en construir monumentos recordatorios, mientras que la oficina del Estado a cargo de las reliquias culturales destinó 487 millones de yuanes para restaurar los sitios rojos. Otros 1.500 millones de yuanes se invirtieron en 66 “carreteras de turismo rojo” de todo el país.

La iniciativa de desarrollar el 'turismo rojo' es parte de una campaña más amplia iniciada en diciembre para inculcar a los ciudadanos lo que Xi denomina valores socialistas, que tienen como objetivo hacer realidad el “Sueño Chino”. Estos comprenden el patriotismo, la dedicación, la cortesía y la armonía.

Bloomberg