UE etiquetará lo que se produzca en colonias de Israel

Aunque el gobierno israelí condenó la decisión, la entidad asegura que no es un 'boicot' en su contra y que la medida responde a que considera que los territorios ocupados no forman parte del territorio soberano de Israel y que por ende todo lo que provenga de (los asentamientos) no puede ser etiquetado como producto hecho en Israel".

Israel

Archivo particular

Israel

Internacional
POR:
noviembre 11 de 2015 - 02:46 p.m.
2015-11-11

La Comisión Europea (CE) adoptó hoy las directrices para el etiquetado en la Unión Europea (UE) de productos procedentes de los asentamientos judíos en territorios ocupados, después de años de trabajo y con el mensaje a Israel de que no se trata de una medida política, ni de un "boicot".

"Esto ha estado ahí durante mucho tiempo y ahora se ha finalizado el trabajo. No es una medida política, sino técnica, que tiene que ver con la legislación comunitaria", señalaron fuentes comunitarias.

La medida tiene que ver con el hecho de que "la Unión Europea (UE) considera que los territorios ocupados no forman parte del territorio soberano de Israel y que por ende todo lo que provenga de (los asentamientos) no puede ser etiquetado como producto hecho en Israel, es tan simple como eso y no hay nada más detrás", dijeron.

Tampoco es un "boicot" ni lleva a un medida similar, recalcaron las fuentes para contrarrestar las informaciones en este sentido en medios de comunicación y círculos políticos de Israel.

La UE afirma que la medida no afectará negativamente el comercio con Israel, porque así se ha visto en el Reino Unido y en otros dos países que ya han actuado en este frente -como Bélgica e Dinamarca- y donde las cifras han aumentado. La Comisión destaca además que la medida no afectará el derecho al régimen arancelario preferencial de los productos de Israel.

La UE importa de Israel productos por 13.000 millones y exporta por 17.000 millones. Los productos de los asentamientos se calculan en menos del 1 % del valor total del comercio de la UE con Israel.

El documento sirve para aclarar la interpretación jurídica de una legislación comunitaria existente sobre protección del consumidor, a fin de garantizar que la aplicación del etiquetado se aplique de manera uniforme en todos los Estados miembros.

La CE ha considerado necesario actuar porque ya hay directrices nacionales en tres Estados miembros y además hubo una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE de 2010 que sirvió de guía, cuando éste declaró que los productos originarios de Cisjordania no tenían derecho al régimen arancelario preferencial del acuerdo de asociación suscrito entre la Unión e Israel.

La nota tiene 12 párrafos, y el primero describe el contexto general de la política de la UE hacia los asentamientos y en los demás se delinean de manera más práctica las reglas para la indicación del origen, que pueden ser obligatorias o voluntarias.

La indicación del origen en la UE es obligatoria para la mayoría de productos agrícolas y en los productos industriales solo lo es para los cosméticos.

Para el resto de productos, básicamente alimentos procesados y otros productos industriales, se aplica una indicación "voluntaria del origen", de manera que el productor o el comercio minorista puede decidir si quieren indicar el origen del producto.

En el caso de asentamientos, "tiene que ser explícitamente indicado" al consumidor que los productos vienen de colonias, ya sea entre paréntesis o de otra manera, según elijan los países miembros o los operadores económicos, pero siempre teniendo en cuenta que la indicación no puede llevar a engaños.

"No puede decirse únicamente que proviene de Cisjordania o de los Altos del Golán", explicaron las fuentes, porque la CE considera que podría llevar a confusión entre los consumidores.

Si el productor israelí se niega a poner un etiquetado correcto, el importador o el comercio debe aplicarlo.

Por otra parte, si parte del producto se produce en territorio israelí y parte en asentamientos dependerá de si el valor añadido se ha producido en Israel para ser calificado como "hecho" allí.

La CE considera que Israel y los operadores económicos, pese a las protestas, "se irán adaptando" a la medida, al igual que ocurrió en 2013 con las directrices de la UE que impidieron la concesión de subvenciones, premios y programas de financiación a entidades israelíes establecidas en los territorios ocupados.

Israel participa de hecho actualmente en el programa Horizonte 2020 de investigación e innovación, recordaron las fuentes.

La CE también defiende que la UE no "discrimina" a Israel porque exige las indicaciones "a todo el mundo", en respuesta a las voces que afirman que no aplica las mismas medidas a la anexionada Crimea o a la autoproclamada República Turca del Norte de Chipre (RTNC).

Las fuentes indicaron que el único caso que "podría ser algo similar" es el de Crimea y que ahí la UE ha impuesto una prohibición para los productos que no cuentan con un certificado ucraniano, porque en el caso de Chipre todo el territorio pertenece a la UE, según consta en los Tratados.

EFE