¿La Unión Europea expulsará a Grecia de la zona euro?

Las opiniones están divididas. Unos prefieren a la nación helena fuera, a otros les parece una muy mala idea. Los líderes del Viejo continente están en París discutiendo el ‘no’ que el pueblo griego hizo escuchar este domingo. ¿Qué pasará con Grecia?

Una bandera griega y una de la Unión Europea ondean junto al Acrópolis de Atenas.

Archivo particular

Una bandera griega y una de la Unión Europea ondean junto al Acrópolis de Atenas.

POR:
julio 07 de 2015 - 12:36 p.m.
2015-07-07

Francia y Alemania convocaron a una cumbre de emergencia de los líderes de la zona euro para este martes, queriendo discutir el referendo del domingo, en el que los griegos rechazaron los términos de un rescate financiero.

Desde entonces, las voces de las distintas entidades se han hecho escuchar y han vislumbrado dos bandos en esta discusión: quienes prefieren a Grecia fuera de la zona euro y quienes consideran que esa no sería una buena idea.

Junto con Alemania, la Comisión Europea también parece molesta por la votación del pueblo griego. El vicepresidente de la Comisión Europea a cargo de la zona euro, Valdis Dombrovskis, estimó que sin un "paquete creíble de reformas" una salida de Grecia de la zona euro "no puede excluirse".

"Claramente Grecia enfrenta desafíos inmensos e inmediatos. Necesitamos ahora una estrategia clara y creíble sobre cómo Grecia va a salir de esta crisis (...) pero si no se construye confianza, sin un paquete de reformas creíble no puede excluirse" una salida del euro, dijo al llegar a una reunión del Eurogrupo en Bruselas antes de una cumbre extraordinaria de la zona euro.

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, mantuvo la misma actitud expectante al llegar a la reunión y estimó que correspondía a Grecia hacer propuestas de reformas y ajustes "concretos, completos y creíbles". "Mucho dependerá del gobierno griego", estimó por su parte el ministro italiano Pier Carlo Padoan.

El ministro alemán, Wolfgang Schauble, se pronunció en el mismo sentido considerando que "todo depende de una decisión del gobierno griego", aunque señaló que "sin un programa no hay posibilidad de ayudar a Grecia en el marco de la zona euro".

"Las antiguas propuestas fueron rechazadas. Será difícil", dijo en tanto el presidente del Eurogrupo y ministro de Finanzas holandés, Jeroen Dijsselbloem.

"Estamos preparados para hacer lo que sea necesario para reforzar la zona euro y mantenernos unidos", añadió.

El ministro eslovaco, Peter Kazimir, se declaró "muy escéptico" sobre la posibilidad de hallar un acuerdo este martes y estimó que alargar "estos debates y discusiones sería perjudicial para Grecia y para la Eurozona".

"Por lo tanto debemos decidir en las próximas horas y semanas en un sentido u en otro", agregó. El ministro español, Luis de Guindos, consideró que se encontraban "en los últimos segundos" y repitió que su país está "dispuesto" a negociar un tercer programa de rescate financiero, esto si Grecia "se ajusta a las reglas".

Por su parte, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, afirmó que el Eurogrupo está preparado para hacer todo lo necesario para mantener a Grecia en el euro, aunque advirtió de que también se necesita que cualquier acuerdo con Atenas se asiente sobre unas bases "creíbles".

"Durante las últimas semanas y meses, el Eurogrupo ha sido muy caballeroso en su postura y ésta significa que estamos preparados para hacer lo que sea necesario para reforzar la zona del euro y mantenerla unida", aseguró Dijsselbloem a su llegada al Eurogrupo extraordinario que se celebra hoy en Bruselas.

Dijsselbloem también defendió: "no podemos tener un resultado en este proceso que dañe nuestra credibilidad", lo que, aseguró, son las "las bases de los criterios para cualquier paquete" que acuerden "con los griegos". "Tiene que ser creíble, tanto para el futuro de la zona del euro como para la credibilidad de la zona del euro en su conjunto. Y en eso es en lo que vamos a trabajar hoy y, esperemos, lograr una solución", añadió.

Otra fue la reacción del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien reprendió en el Parlamento Europeo a los gobiernos de Grecia y Alemania, enfrascados en una amarga disputa por el financiamiento de emergencia para Atenas, y dijo que trabajaría para evitar que el país heleno abandone la zona euro.

En un discurso en Estrasburgo antes de una cumbre extraordinaria, Juncker advirtió que "hay algunos en la Unión Europea que abiertamente o en secreto están trabajando para excluir a Grecia de la zona euro".

El funcionario no nombró a Alemania ni a su ministro de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, que sugirió que la zona euro podría estar mejor sin Grecia. Sin embargo, dejó claro su enfado con sus propios críticos en Alemania, principalmente aquellos que dijeron que él no tenía derecho a negociar en nombre de los estados de la UE.

Juncker inició sus comentarios desechando las acusaciones de la prensa germana de que se había "puesto a cubierto" al no hablar en público desde que los votantes griegos ignoraron sus peticiones y respaldaron a su Gobierno de izquierda en el referéndum del domingo, rechazando una oferta de rescate.

El expresidente del Eurogrupo de ministros de Finanzas renovó sus críticas al primer ministro griego, Alexis Tsipras, y a los ministros que aseguró que habían llamado "terroristas" a los altos funcionarios de la Comisión Europea. Juncker afirmó además que no está claro qué mensaje respaldaron los votantes griegos al rechazar un acuerdo que había expirado días antes del plebiscito del domingo.

"No es un 'no' a Europa, me dicen. No es un 'no' al euro, me dicen. No puede ser un 'no' a las propuestas de las instituciones porque no están sobre la mesa", dijo, asegurando que es un "error muy grave" de Tsipras romper las negociaciones. "La pelota está ahora en el tejado del Gobierno griego", añadió.

Luchando contra la evidente impaciencia entre algunos de los acreedores de la zona euro, Juncker insistió en que Europa sólo puede resolver sus problemas a través de negociaciones.

"Esta solución no se puede hallar hoy", dijo. "Si así fuera, sería demasiado simple". "Tenemos que dejar de lado nuestros egos - también mi gran ego- y lidiar con la situación mientras la buscamos", añadió. "

Mi determinación es evitar la salida de Grecia del euro. Estoy en contra del 'Grexit'", añadió. "Nadie debería querer echar fuera a los griegos", dijo. "Si los países europeos dejan de hablar entre ellos, nos llevará al final de la Unión Europea", concluyó.

Agencias

Siga bajando para encontrar más contenido