¿Por qué urge recapitalizar la banca griega?

Bolsa de valores de Grecia se hundió ayer, en primer día de reapertura, tras cinco semanas cerrada.

El golpe bursátil contamina el acercamiento entre Tsipras y sus acreedores por el tercer rescate.

EFE

El golpe bursátil contamina el acercamiento entre Tsipras y sus acreedores por el tercer rescate.

Internacional
POR:
agosto 04 de 2015 - 12:42 a.m.
2015-08-04

La urgente necesidad de recapitalizar la banca griega quedó evidenciada ayer, luego de que la Bolsa de valores del país mediterráneo sufriera un grave descalabro, bautizado como el nuevo ‘lunes negro’.

Los analistas preveían que la reapertura de la banca griega podría ser traumática, tras cinco semanas de cierre por el control de capitales. La caída, que en la apertura rozó los 23 puntos porcentuales, se quedó en algo más de un 16 %. Se trata del peor descalabro en 28 años.

La última gran caída de este tenor se remonta a 1987, con unas pérdidas del 15,3 %. El descalabro afectó sobre todo a los bancos, que perdieron en torno al 30 %.

El golpe bursátil de ayer se dio justo cuando el gobierno del izquierdista Alexis Tsipras parecía lograr algunos avances en sus negociaciones contra reloj con los representantes de los acreedores de cara a un tercer rescate.

El presidente de la Comisión del Mercado de Valores, Kostas Botópulos, ya había advertido que la jornada de ayer podría convertirse, como en efecto ocurrió, en lunes negro. Esto refleja la gran vulnerabilidad del sector, que necesita urgentemente una recapitalización tras la retirada de más de 40.000 millones de euros desde diciembre.

Después del difícil acuerdo alcanzado el 13 de julio entre Atenas y los acreedores, las negociaciones se han reanudado “y vamos en la buena dirección”, dijo el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici. El presidente de la Comisión de los Mercados griego recomendó “esperar hasta el final de la semana para ver con más serenidad cómo se llevará a cabo esa reapertura”.

Las operaciones bursátiles se reanudaron con limitaciones para los inversores locales, que no pueden financiar la compra de títulos con dinero de sus cuentas bancarias en Grecia, sujetas al corralito en vigor. En cambio, pueden utilizar sus cuentas en el extranjero o efectuar transacciones en metálico. Por su lado, los inversores extranjeros, que cuentan con cerca del 60 % de la capitalización bursátil en el parqué griego, no están afectados por estas restricciones.