El Vaticano renuncia al secreto bancario

La Santa Sede ha sido largamente criticada por organizaciones financieras internacionales por ser un paraíso fiscal para italianos bien conectados.

El Papa Francisco ha convertido la reforma financiera en un eje central de sus dos años de papado y el banco, conocido oficialme

Archivo particular

El Papa Francisco ha convertido la reforma financiera en un eje central de sus dos años de papado y el banco, conocido oficialme

Internacional
POR:
abril 01 de 2015 - 03:03 p.m.
2015-04-01

El Vaticano e Italia firmaron el miércoles un acuerdo para compartir información financiera, en el que la Santa Sede prometió total cooperación y transparencia.

En particular, el banco Vaticano permitió durante décadas que muchos ciudadanos italianos tuvieran cuentas bancarias.

Esa práctica, que viola la misión de la entidad de administrar el dinero para la iglesia, ayudó a individuos a evadir impuestos y lavar dinero, dijeron funcionarios italianos de aplicación de la ley.

El Papa Francisco ha convertido la reforma financiera en un eje central de sus dos años de papado y el banco, conocido oficialmente como el Instituto para las Obras de Religión, ha estado atravesando cambios.

En julio, el banco ha bloqueado las cuentas de 2.000 clientes y puso fin a unas 3.000 "relaciones con clientes".

El acuerdo, anunciado en dos comunicados separados del Vaticano y el Ministerio de Economía de Italia, llegó después de meses de negociaciones y cubrirá información a partir del 2009.

El ministro de Relaciones Exteriores del Vaticano, monseñor Paul Gallagher, en un escrito publicado en el diario de la Santa Sede, calificó el acuerdo como "un paso significativo de la Santa Sede hacia el objetivo de máxima transparencia en las relaciones financieras".

Los comunicados indicaron que el acuerdo estaba basado en los estándares más recientes y reconocidos internacionalmente, similares a los pactos que Italia firmó con Suiza, Mónaco y Liechtenstein.

Gallagher dijo que el Vaticano le dará a las autoridades italianas toda la información relevante y no rechazará pedidos invocando "el compromiso del secreto financiero". Se espera que el texto completo del acuerdo, que debe ser ratificado por el Parlamento italiano porque el Vaticano es un Estado soberano, se publique el jueves, dijo la Santa Sede.
UNIERON ESFUERZOS CONTRA LA EVASIÓN FISCAL 

"La convención permitirá la plena aplicación, con modalidades simplificadas, de las obligaciones fiscales" de "algunas personas físicas y jurídicas con residencia fiscal en Italia", precisa el comunicado.

El mes pasado, en el semanario L'Espresso, el primer ministro Matteo Renzi indicó que Italia espera "recuperar un poco de dinero del Vaticano" negociando con este Estado un acuerdo basado en los firmados recientemente con Suiza, Mónaco y Liechtenstein para combatir la evasión fiscal.

El portavoz adjunto del servicio de prensa del Vaticano, Ciro Benedettini, señaló que la principal novedad es que las ganancias financieras de las instituciones religiosas que hayan depositado fondos en el banco del Vaticano, el IOR, serán gravadas.

Un representante del IOR explicó a la agencia especializada I.MEDIA que los afectados por el acuerdo son los 4.500 clientes institucionales (congregaciones religiosas, diócesis, asociaciones, etc) que han confiado la gestión de su patrimonio al Instituto para las Obras de Religión.

Las sumas en juego son importantes, ya que las congregaciones religiosas, con sede en la capital italiana, hacen transitar por el Vaticano numerosos haberes vinculados a sus actividades por el mundo entero.

En cambio, no se ven afectados los bienes inmobiliarios de la Santa Sede en Italia, protegidos por los acuerdos de Latrán de 1929 suscritos entre el gobierno de Roma y el Vaticano. Dichos bienes seguirán exentos.

Igualmente seguirán exentos de pagar impuestos en Italia los "dignatarios, empleados y asalariados" del Estado Vaticano. La convención, que incluye las últimas recomendaciones en materia de transparencia de la OCDE, estipula que el intercambio de informaciones fiscales es retroactivo, por lo que concierne el período de imposición a contar a partir de enero de 2009.
AFP/Reuters