En Venezuela crece el inconformismo

Expresidentes Andrés Pastrana, de Colombia; Sebastián Piñera, de Chile, y Felipe Calderón, de México, no pudieron visitar al opositor Leopoldo López en prisión. Nicolás Maduro los acusó de apoyar ‘planes golpistas’.

Los expresidentes, bloqueados por la fuerza pública venezolana.

EFE

Los expresidentes, bloqueados por la fuerza pública venezolana.

Internacional
POR:
enero 26 de 2015 - 05:39 a.m.
2015-01-26

Venezuela inicia la semana en medio de serias confrontaciones entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición, que considera blandas las medidas anunciadas la semana pasada para sacar al país de la peor crisis económica de las últimas dos décadas.
El mandatario venezolano le puso el fin de semana el acento de gravedad al enfrentamiento con los opositores a su gobierno, al denunciar que en su país existe un “golpe de Estado económico en ciernes”.
El clima de confrontación se produce, a pocos días de haberse anunciado medidas para sacar a esa nación de la recesión técnica en la que cayó al cierre del año 2014.
En ese escenario, los expresidentes Andrés Pastrana, de Colombia; Sebastián Piñera, de Chile, y Felipe Calderón, de México, participarán este lunes en un foro sobre la democracia, organizado por el sector opositor en Caracas.
La visita de los exmandatarios latinoamericanos ha provocado la ira de Maduro, quien los acusó de prestarse a los planes golpistas y ser financiados por el narcotráfico. “Si en Venezuela llegaran a ocurrir eventos graves de golpe de Estado, quedarían ustedes (los expresidentes) manchados de sangre por apoyar a estos grupos terroristas”, dijo Maduro.
Ese tono beligerante del mandatario fue interpretado por algunos analistas como un intento de desviar la atención pública de la grave crisis económica venezolana, signada por una inflación de 64% y la escasez de un tercio de los productos de primera necesidad. El mandatario ha denunciado en sus casi dos años de gestión innumerables complot, planes de magnicidio, de golpes de Estado y de sabotaje económico.
En los últimos días, miles de venezolanos han protestado a cacerolazos las medidas económicas anunciadas por Maduro, en un discurso de presentación de cuentas ante la Asamblea Nacional (parlamento), controlado por la mayoría oficialista de corte chavista. El gobernante apenas delineó su plan de recuperación para enfrentar el grave déficit fiscal, producido por la caída de los precios del petróleo en más de un 60 % desde junio del año pasado.
Maduro optó por decretar un aumento salarial del 15 % y dejar abierta la puerta para una posible alza del precio de la gasolina, que se mantiene congelada desde 1998 y es considerada la más barata del mundo (alrededor de 1 dólar por tanqueada).
Maduro también amenazó con perseguir a comerciantes que acaparen productos.
Reforma cambiaria en ciernes
Se espera que el gobierno socialista implemente reformas a su nuevo mecanismo cambiario, el tercero que estará vigente de manera simultánea en el país, operará con una tasa de fluctuación libre y será operado por las casas de bolsa públicas y privadas.
El ministro de planificación, Ricardo Menéndez, adelantó que serán los responsables del área económica quienes darán más detalles sobre las modificaciones al sistema de cambios del país, que enfrenta un complejo escenario por la disminución del flujo de dólares que entran a su economía por la venta de petróleo, cuyo precio se ha desplomado en los últimos seis meses. Según adelantó el presidente Madurodurante su mensaje anual ante e la Asamblea Nacional, se introducirá modificaciones al sistema cambiario de tres mecanismos, algo visto por analistas como una devaluación.
“(Será) un mercado abierto y se genera una visión de asumir la legalidad que va a tener todo ese tercer mercado para que exista una fluctuación libre a través de las casas de bolsa públicas y privadas”, dijo Menéndez.
Según operadores, este tercer mecanismo revivirá un mercado de permuta de deuda eliminado en el 2010 y reemplazará al paralelo que, a pesar de no ser usado por el grueso de la economía, ha servido de referencia en los últimos años.
Para este lunes, el dólar abre su cotización en esa plaza en 181,68 bolívares por unidad, según portales web, mientras que el tipo de cambio oficial se mantiene en 6,3 bolívares. Este tipo se usará para importar alimentos y medicinas.
El agravamiento de los problemas económicos de Venezuela, en particular la debilidad del bolívar y los restrictivos controles cambiarios, viene afectando las ganancias de empresas.