Venezuela mejorará trato a inversionistas extranjeros

La escasez agrícola y la inflación llevan al presidente Maduro a replantear la estrategia del país.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, dice que el país ofrecerá estabilidad jurídica a los inversionistas extranjeros.

Agencias

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, dice que el país ofrecerá estabilidad jurídica a los inversionistas extranjeros.

POR:
mayo 22 de 2013 - 11:04 p.m.
2013-05-22

El Gobierno venezolano busca seducir capitales que le ayuden a renovar su producción agrícola y satisfacer un consumo interno golpeado por la escasez y la inflación, prometiendo seguridad jurídica en un país que se ha ganado durante los últimos años una imagen poco amistosa con los inversores.

Con una historia reciente llena de expropiaciones de empresas privadas, estrictos controles cambiarios, de precios y de producción, Venezuela se fue convirtiendo en un destino poco atractivo para los inversionistas.

Ahora, el presidente socialista Nicolás Maduro está dispuesto a ofrecer todo el apoyo a quienes quieran apostar su dinero para producir en el agro, incluyendo un diálogo permanente con empresarios, sostuvo el ministro de Agricultura y Tierras, Iván Gil.

“Aquí hay un mercado nacional en crecimiento. Habría que estar loco para no invertir en Venezuela si fuera empresario. El tema es que a veces notamos que mezclan política con economía”, dijo en el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina.

Venezuela produce petróleo e importa casi todo el resto de lo que consume. El Gobierno quiere aumentar estructuralmente la producción para atacar una inflación que en abril tocó un máximo de tres años. Durante los últimos 12 meses, los precios al consumidor se dispararon casi 30 ciento.

Y el rubro de alimentos subió más aún que el índice general.

Venezuela intenta desesperadamente abastecer sus mercados. En el proceso, busca adoptar tecnologías que le permitan mejorar su producción y dejar en el olvido los periodos de estanterías vacías en los supermercados, una consecuencia de los controles de cambio que retrasan el proceso para importar productos.

Desde que promulgó una polémica ley de tierras en el 2001, el Gobierno expropió unos 2 millones de hectáreas. Según Gil, el 75 por ciento del total está en mejores condiciones, pero otras no han podido levantar producción por mala gestión interna y falta de tecnología.

“Tenemos alianzas en el caso de agricultura con los principales productores del mundo como Brasil, Argentina, Uruguay y China; estas nos permitirán adoptar esas tecnologías”.

PARA EL GOBIERNO, EL FINANCIAMIENTO ES LA CLAVE

A los inversionistas les afecta la falta de dólares por un control de cambios vigente desde el 2003 y que golpea su producción. Según cálculos gremiales se encuentran represados unos US$ 9.000 millones en el sistema oficial de entrega de divisas por la demora en la asignación.

Por eso, el sector privado ha pedido al Gobierno una mayor fluidez en la entrega de divisas. “Ven un Gobierno que está dispuesto a reconocer los problemas y a resolverlos donde haya”, dijo el ministro de Agricultura y Tierras, Iván Gil.

Reuters

Siga bajando para encontrar más contenido