Oposición pedirá investigar acuerdos del Gobierno venezolano con empresas brasileñas

La intención es averiguar si existe "corrupción, tráfico de influencias y 'ventajismo'" en los contratos.

Caracas

Las interminables filas para poder abastecerse de alimentos en Venezuela ya son 'pan de cada día'.

Reuters

Internacional
POR:
efe
febrero 23 de 2016 - 06:12 p.m.
2016-02-23

Diputados opositores venezolanos pedirán a las autoridades brasileñas investigar los acuerdos establecidos en 2015 entre el Gobierno de Venezuela y empresas de Brasil del sector alimentario y farmacéutico, según anunciaron en Sao Paulo dos congresistas del vecino país.

El diputado Williams Dávila, que encabezó este martes una visita de legisladores venezolanos a la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP) señaló a periodistas que "es muy importante investigar y saber el nivel del convenio" suscrito en junio del año pasado con la fabricante de medicamentos Hypermarcas y la cárnica JBS.

"En Venezuela hay carestía. No tenemos ahora carne, hay escasez, no hay medicamentos" a pesar de los acuerdos suscritos, aseveró Dávila, exgobernador del estado de Mérida y quien detalló que JBS provee el 50 % de la carne bovina que se consume en Venezuela y una quinta parte del pollo.

De acuerdo con el legislador, la "Asamblea Nacional, en uso de sus atribuciones constitucionales", tiene la obligación de averiguar si existe "corrupción, el tráfico de influencias y el 'ventajismo'" en este tipo de contratos.

Según Dávila, JBS recibió en un plazo de 90 días los 3.000 millones de dólares fijados en el contrato, mientras que a las empresas venezolanas el Gobierno les "debe más de 28.000 millones de dólares".

"Queremos saber qué otras empresas existen en Brasil, diferentes de JBS, y no están participando de este monopolio (y puedan suministrar a Venezuela)", añadió el político del partido Acción Democrática.

50
%
de la carne bovina que se consume
en Venezuela la provee la brasileña JBS.


Dávila recordó que paralelo al acuerdo, Diosdado Cabello, el entonces presidente de la Asamblea Nacional, se reunió con el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

Un día antes del encuentro con Lula, Cabello y la delegación ministerial que lo acompañaba estuvieron el pasado 9 de junio en la ciudad paulista de Amparo, a unos 150 kilómetros de Sao Paulo, visitando plantas de producción de carne de pollo de las gigantes brasileñas JBS y BRF.

"No fue una visita secreta y queremos saber hasta qué punto el entonces presidente de la Asamblea Nacional, que no tiene facultades constitucionales, vino a establecer este tipo de convenio que era atribución del poder Ejecutivo", subrayó.

En ese sentido, el también diputado Luis Florido, del Partido Voluntad Popular y presidente de la Comisión Permanente de Política Exterior de la Asamblea, indicó que "todos los convenios internacionales suscritos por la República tienen que tener constitucionalidad para poder tener una legalidad".

Una legalidad, subrayó Florido, que debe establecerse "dentro del país y fuera de él".
"Estos acuerdos deben revisarse para ver si existen situaciones poco claras para denunciarlas", agregó.

Los diputados venezolanos se desplazarán el miércoles a la capital Brasilia, donde la delegación sostendrá reuniones con diputados y senadores brasileños.
El jueves, los congresistas venezolanos serán recibidos en una audiencia pública en el Senado de Brasil y se entrevistarán con el canciller brasileño, Mauro Vieira.

Al ministro de Relaciones Exteriores, afirmó Florido, "vamos a hablarle sobre la grave crisis institucional que hay en Venezuela y del desconocimiento de un Tribunal Supremo mediatizado por el mismo Gobierno que ha impedido el buen desenvolvimiento de una Asamblea Nacional que fue electa democráticamente".

"La posición de Brasil ha cambiado bastante y hoy tiene una posición más activa, porque la grave crisis de Venezuela dejó de ser política y ahora es una crisis social de pronóstico reservado y por eso Brasil es puntal para la solución de esta crisis", resaltó.