Venezuela “no es un país quebrado”, aseguró Maduro

El primer ministro de China, Xi Jinping, le prometió al presidente venezolano que invertiría USD 20 mil millones para palear su crisis financiera, acentuada por el derrumbe de los precios del petróleo.

El mandatario venezolano Nicolás Maduro y su colega chino Xi Jinping en el Gran Hall de The People, en Beijing.

EFE

El mandatario venezolano Nicolás Maduro y su colega chino Xi Jinping en el Gran Hall de The People, en Beijing.

Internacional
POR:
enero 08 de 2015 - 12:43 a.m.
2015-01-08

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, reiteró este miércoles que “Venezuela no es un país quebrado”, tras el encuentro que sostuvo en Pekín con su homólogo chino, Xi Jinping.

“A veces hay toda una conspiración internacional para tratar de hacer aparecer en el mundo a Venezuela como un país quebrado. Venezuela tiene un poder económico, con un pueblo productivo, con la máxima reserva petrolera del mundo”, afirmó el mandatario tras la reunión.

Maduro aseguró haber conseguido el compromiso de apoyo del gobierno de China, adonde acudió a solicitar ayuda financiera para paliar las consecuencias de la caída del precio del petróleo.

“Más de 20.000 millones de dólares en inversiones hemos redondeado en el transcurso de estas jornadas de trabajo”, declaró el mandatario en Pekín, tras reunirse con Xi Jinping.

Sin embargo, el mandatario no detalló si en esa suma están incluidos nuevos préstamos del gigante asiático. Tampoco precisó si todo este monto corresponde a inversiones nuevas o en él ya están incluidas inversiones acordadas y anunciadas en los dos encuentros anteriores entre ambos mandatarios, en julio del 2014 en Caracas y en septiembre del 2013 en Pekín.

El Gobierno chino no se ha pronunciado sobre este tema. Tras la reunión, Xi Jinping aseguró que ambos gobiernos avanzan hacia una “cooperación reforzada”.

“Avanzando juntos vamos a reforzar nuestra cooperación en todos los dominios”, dijo Xi al recibir a Maduro en el Gran Palacio del Pueblo, en la plaza Tiananmen.

El mandatario venezolano aseguró que estas inversiones están vinculadas a “proyectos de carácter energético, económico y social” en varios sectores, entre ellos de construcción de viviendas y urbanización en zonas populares.

Aliado estratégico

China es un aliado estratégico de Venezuela, su principal inversor y su segundo cliente petrolero detrás de Estados Unidos con un volumen de 640.000 barriles diarios. El objetivo es pasar a un millón de barriles por día en los próximos años y estimular el comercio bilateral, que se elevó a 20.000 millones de dólares en el 2012.

La visita de Maduro, anunciada a último momento, tiene lugar en momentos en que Venezuela se encuentra en recesión, registró en el 2014 una inflación anual de 64 % y padece una penuria de cerca de un tercio de los productos de primera necesidad. Venezuela estaría al borde del cese de pagos, según numerosos analistas, y su situación se agrava cotidianamente debido al desplome de los precios del petróleo. Eso nos ayudará a “enfrentar la situación a la cual estamos confrontados en este inicio del 2015”, agregó Maduro.

A LA CAZA DEL DRAGÓN CHINO

Entre este jueves y viernes se realiza el foro ministerial entre la Celac y el gigante asiático.

Parece el matrimonio perfecto: América Latina brinda materias primas y recursos energéticos y China, manufacturas. Pero si bien el comercio bilateral se ha multiplicado en los últimos años, la región quiere ahora sacar una mejor tajada de su relación con el gigante asiático. De eso se trata el foro ministerial entre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) y las autoridades chinas que se celebra entre hoy y mañana 9 de enero. El mandatario chino se comprometió a dirigir hacia América Latina préstamos e inversiones en proyectos por unos 70.000 millones de dólares. La cita servirá para definir esos préstamos.

AFP