Crisis en Venezuela: no cesan protestas por alimentos

Las manifestaciones han aumentado en los últimos días a raíz del desabastecimiento y de las nuevas medidas de Maduro para distribuir comida.

Las manifestaciones y saqueos se han tomado varios sectores de Caracas.

Las manifestaciones y saqueos se han tomado varios sectores de Caracas.

Archivo particular

Internacional
POR:
efe
junio 11 de 2016 - 05:18 p.m.
2016-06-11

Protestas y reclamos de habitantes se vivieron este sábado en varios puntos de Venezuela en contra del desabastecimiento de productos de la canasta básica.

En la popular zona de Catia, en el oeste de Caracas y considerada un fortín del chavismo, vecinos protestaron en demanda de alimentos e incluso varias personas gritaban arengas de respaldo al referendo revocatorio que busca la oposición contra el mandato del presidente Nicolás Maduro.

Los manifestantes permanecían a las afueras de un supermercado de la zona, que fue rodeada por miembros de la Policía y de la Guardia Nacional Bolivariana.

La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) indicó en Twitter que se "reportan protestas por falta de comida" en Catia, la localidad de Cúa y en el punto conocido como Paracotos, en la Autopista Regional del Centro, la principal del país y que conecta a Caracas con otras ciudades del centro de Venezuela.

Las protestas han aumentado en los últimos días en el país a raíz del desabastecimiento de alimentos y por el malestar de algunos habitantes ante la implementación de los Comités Locales de Abastecimiento y Distribución (CLAP), identificados por la oposición como estructuras vinculadas al chavismo.

Los CLAP, creados por el presidente Nicolás Maduro, son organizaciones populares que se encargan de la distribución de alimentos a las familias que se han registrado en este sistema.

Estos comités son responsables de los registros de familias a las que se les entregará, según la comunidad en la que vivan, una bolsa que contiene varios productos de la canasta básica, generalmente, harina de maíz, pasta, arroz y aceite.

Con este mecanismo, el Gobierno busca evitar las largas filas que se observan alrededor de los comercios y el accionar de los revendedores de productos básicos, conocidos en el país como "bachaqueros".