Venezuela, ¿sin luz al final del túnel?

Analistas explican que el gobierno de Nicolás Maduro se radicalizará más hacia el autoritarismo mientras que la oposición y la comunidad internacional poco podrán hacer para evitarlo.

Nicolás Maduro

Nicólas Maduro, presidente de Venezuela, ya vetó a los principales partidos de oposición para las elecciones presidenciales del año entrante.

Foto: EFE

POR:
Portafolio
diciembre 11 de 2017 - 11:04 a.m.
2017-12-11

La crisis económica, social, política y humanitaria de Venezuela sigue sin solución a la vista. A medida que se deteriora la situación, se piensa que ya llega un punto de retorno, pero la realidad demuestra que el país sigue rodando por un abismo sin fondo.

Lea: (Principales partidos opositores quedan excluidos de elecciones presidenciales, Maduro).

Y aunque se adelantan negociaciones para tratar de resolver la dramática situación en República Dominicana entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición, lo cierto es que los analistas no les ven mucho futuro, tal y como ha ocurrido en el último par de años.

Lea: (Venezuela en default al incumplir pago de bonos soberanos).

Raúl Gallegos, analista de Control Risk, autor del libro ‘Cuándo se jodió Venezuela’ y una de las personas que más conoce la situación del vecino país, asegura que lo más importante en este caso es tener presente que “no todo problema tiene una solución, o por lo menos una inmediata. A veces este tipo de cosas toman tiempo, nadie se pregunta en estos momentos cómo solucionar el tema de Cuba”.

Lea: (Inflación en Venezuela supera por primera vez los cuatro dígitos).

Por esto cree que las negociaciones que se adelantan en República Dominicana no son más que la "misma pantalla de siempre de Maduro" para dar la sensación de que se está tratando de llegar a un acuerdo, cuando en realidad no están tratando de manera genuina de lograrlo, pero todo con el objetivo de neutralizar a la oposición para mantenerse en el poder por tanto tiempo como le sea posible.

Ronal Rodriguez, investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, afirma que la mayoría de la gente cree que en Venezuela no se pude llegar más bajo pero la evidencia demuestra que sí, como por ejemplo, que hace dos años el bolívar continuaba siendo una moneda que tenía más valor que el peso y ahora vale unos pocos centavos. Piensa que con las negociaciones en República Dominicana, Maduro no está negociando su rendición o salida como un actor perdedor, porque tiene suficiente poder para presionar y hacer casi lo que quiera.

Lea: (El bolívar se cotiza a cinco centavos de peso en la frontera).

Gallegos explica que además la oposición no tiene absolutamente nada qué ofrecer, “no tiene ningún poder en este momento, está más débil que nunca. Los han ido silenciando poco a poco como a Leopoldo López y a su esposa. No tienen un liderazgo mediático, sólido y que perdure en el tiempo. Solamente en su reconocimiento internacional con la Asamblea Nacional y el poder que le da para renegociar la deuda externa del país”.

Para Rodríguez, es claro que las bases opositoras no se sienten representadas por esos líderes en la mesa de negociación, lo que va a suceder es que las dos fuerzas políticas terminen instrumentalizando la situación para desviar la atención de la crítica situación interna.

Y como si fuera poco, Gallegos cree que la comunidad internacional poco puede hacer más de lo que hasta ahora ha hecho, “¿Estados Unidos está listo para imponer sanciones similares a las de Cuba, Irak o Corea del Norte? No, porque perjudicaría a algunas de sus empresas”.

Y eso le da aún más poder al régimen de Maduro que, según su opinión, sabe que la comunidad internacional no puede hacer absolutamente nada para presionarlo a salir del poder y por esto inhabilitan a los miembros de la oposición, los meten y los sacan de la cárcel y se roban elecciones.

Para el futuro cercano, opina que el régimen chavista se va a radicalizar aún más y por esto en las últimas elecciones a la Asamblea Constituyente y de gobernadores violaron las leyes electorales inhabilitando a la oposición, inflaron resultados electorales y lo harán sin duda el año entrante en las presidenciales, o como ayer domingo cuando después de las elecciones de alcaldes, que Maduro vetó a los principales partidos políticos opositores a participar en las elecciones presidenciales del año entrante, después de que estos hicieran lo mismo con los comicios locales.

Gallegos piensa que la asesoría directa del gobierno cubano ha llevado al régimen chavista a realizar las mismas prácticas de inclinarse por el autoritarismo. “Es un Gobierno que no solo está en una posición que se puede aprovechar del apoyo de las Fuerzas Armadas, de la indecisión de la comunidad internacional, de la debilidad de la oposición, que no tiene escrúpulos y que está convencido que tiene que amarrarse a la silla sin importar lo que haya que hacer”, enfatiza el analista de Control Risk.

Cree que la única forma de que Maduro salga del poder es que haya una implosión dentro del chavismo, una fractura determinante que desestabilice al Gobierno, pero hasta el momento no se ha visto y parece que no se verá en un futuro próximo.

De la misma manera, Rodríguez asegura que lo crítico de todo lo que sucede en Venezuela es que es un Gobierno que está dispuesto a sacrificar a todo un pueblo para mantenerse en el poder, haciéndole creer que es por orgullo para evitar el yugo antiimperialista.

Pedro Vargas Núñez.
Editor Portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido